Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 CULTURA VIERNES, 19 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es cultura ABC Retrato de hombre de Velázquez (óleo sobre lienzo, hacia 1630- 35; 68,6 por 55,2 centímetros) Entró en 1949 en el Metropolitan de Nueva York, procedente de la colección Jules Bache, como un Velázquez. Se le retiró la autoría. La recuperó en 2009 Thomas Campbell, director del Metropolitan Museum, visitaba en 2009 el Prado. En la imagen, señalando la figura que aparece a la derecha de Las Lanzas de Velázquez, la misma del Retrato de hombre que redescubrió el museo que dirige Histórico reencuentro en el Prado del misterioso hombre de Las Lanzas El Metropolitan de Nueva York presta al museo español Retrato de hombre de Velázquez, el mismo personaje que aparece en La Rendición de Breda NATIVIDAD PULIDO MADRID Yo le llamo Diego En una entrevista concedida en noviembre de 2009 por Michael Gallagher a la entonces corresponsal de ABC en Nueva York, Anna Grau, hablaba del redescubierto Velázquez del Metropolitan: ¡Es increíblemente bello! Yo le llamo Diego... Es tentador que pudiera ser este el autorretrato inacabado de Velázquez que se citaba en el inventario que se hizo tras su muerte. Pero sea quien sea, es una presencia imponente. Nadie puede evitar reaccionar con fuerza ante esta pintura. Es tanta la intensidad de la mirada, la sensación de inmediatez... El experto que en 1949 dijo que esto era un Velázquez acertó. Y el que dijo que no lo era en 1979 se equivocaba Thomas P. Campbell, director del Metropolitan Museum de Nueva York, expresaba en 2009 un deseo: el reencuentro del Retrato de hombre que el museo acababa de atribuir a Velázquez, con La rendición de Breda donde el hombre del retrato neoyorquino aparece pintado. Lo que hace tres años era solo un deseo es ya una hermosa realidad. Hoy se presentará en el Museo del Prado, con los honores que merece, tan insigne huésped. Veremos a este hombre de mediana edad, de medio cuerpo, vestido de riguroso negro, con el semblante serio, generoso bigote y cabello despeinado, en el cuadro del Metropolitan. Y a su lado, también con el mismo gesto, en la misma posición, pero con traje claro y amplio sombrero, en la esquina superior derecha de Las Lanzas El Retrato de hombre es la nueva obra invitada del Prado, que llega por primera vez a España. Un nuevo Velázquez en la Casa de Velázquez. Una excelente noticia, aunque solo se quede un tiempo. El redescubrimiento de este Velázquez en el museo neoyorquino fue todo un bombazo. Saltó en 2009. El buen ojo de Jonathan Brown, que anoche participaba en la Cátedra del Prado, hizo que, nada más echar un vistazo al cuadro restaurado, en apenas unos segundos, felicitase al museo por el hallazgo. No tenía ninguna duda: se trataba de un auténtico Velázquez. Y decimos redescubrimiento, porque el cuadro entró en la colección del MET en 1949 como obra de Velázquez, pero años más tarde los expertos rechazaron tal atribución. Durante tres décadas quedó como obra del taller del maestro. Hasta que en 2008 la obra llegó al Departamento de Conservación para la catalogación de la colección de pintura española del museo. El jefe de Pintura Europea del MET, Keith Christiansen, tuvo una corazonada y alertó al conservador jefe, Michael Gallagher. Creía que bajo los gruesos repintes y barnices aparecería una sorpresa. Y así fue. La identidad del retratado sigue siendo un misterio. Brown descarta que sea un autorretrato de Velázquez. El Retrato de hombre se sumaba al pequeño pero exquisito grupo de obras de Velázquez que atesora el Metropolitan, junto a joyas como el Retrato de Juan Pareja Solo un año después, en 2010, el museo redescubría otro Velázquez en su colección. En este caso se trataba del retrato de un joven Felipe IV que el museo adquirió en 1914 como obra de Velázquez, pero al que también se le retiró la atribución. Tras su limpieza y restauración, y de nuevo de la mano de Michael Gallagher, el lienzo volvió a brillar.