Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN AD LIBITUM PUEBLA VIERNES, 19 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es opinion ABC MANUEL MARTÍN FERRAND HUELGAS La esencia del esperpento que Ramón del Valle Inclán aportó a nuestra expresión literaria es parte del espíritu nacional E ESPAÑA es un país en el que los bichos raros son los más comunes. Tanto es así que la Academia debiera revisar las acepciones que le atribuye al adjetivo. En cualquier otro Estado miembro de la UE parecería raro, inhabitual, que el responsable del Ejecutivo permaneciese en silencio, sin explicarse ante la ciudadanía, cuando las circunstancias adversas nos tienen amedrentados ante el futuro, inquietos en el presente y perplejos con las versiones que se nos suministran del pasado próximo, del que hemos sido testigos. Acabamos de asistir, sin mayores escándalos a una huelga de estudiantes. No entro en las razones que pudieran motivarla; pero sí convendría dejar claro, para que no cundan las rarezas, que la huelga es un incuestionable derecho de los trabajadores. ¿Son trabajadores los estudiantes? Dado que no pueden, por su propia condición, renunciar al trabajo para manifestar su enojo a lo que renuncian es a aprender. Si es así, dejarán de ser estudiantes. Ese derecho, por otra parte, ¿alcanza también a los menores de edad No pueden votar, ni comprar tabaco, ni beber una cerveza; pero, ¿pueden ir a la huelga Cuando, además, cuentan con el apoyo de sus padres para no ir a la escuela y protestar por un nuevo plan de enseñanza que, en el mejor de los casos, está por venir, ¿en qué convertimos la mal llamada huelga? ¿Contestación colectiva, boicot, pataleo? Ese gusto nacional por lo raro y extravagante suele inducir a la confusión y, cuando no invierte los valores éticos tradicionales, le da la vuelta a las exigencias del mérito y la oportunidad. Nuestros grandes sindicatos, lo que queda de ellos, perpetran una huelga general para el próximo 14 de noviembre. Sería algo raro de no ser, como es, acostumbrado. Apenas han pasado seis meses desde la última. Quiénes dicen ser agentes sociales son muy dueños de holgar cuando se les antoje; pero, ¿un mínimo de sensibilidad política y cívica no debiera desaconsejarles el interrumpir un proceso electoral tan significativo como el de las autonómicas en Cataluña? Ignoro si la Junta Electoral tendrá algo que decir al respecto. El respeto a la representación parlamentaria de los ciudadanos desaconseja cruzar procedimientos participativos y de expresión colectiva. La deformación sistemática de la realidad, la esencia del esperpento que Ramón del Valle Inclán aportó a nuestra expresión literaria, es parte del espíritu nacional. De ahí que lo que debiera ser raro sea frecuente. Desde una democracia sin Parlamento efectivo hasta una representatividad encomendada a las siglas y los emblemas, no a la personas. Puestos en pedante debiéramos hablar de la raridad como elemento vertebrador de la Nación. ¿Qué sería de nosotros instalados en la normalidad? Los mamíferos no tienen branquias. MONTECASSINO HERMANN EL COLAPSO EDUCATIVO Lo prioritario es construir una educación pública que podamos pagar y no nos avergüence en el mundo C REO que sí es cierto que, como dicen algunos, entonces solía nevar más a menudo en Madrid. Cuando era niño aquellos amaneceres nevados eran un maravilloso regalo. Por lo bonito que estaba todo, porque nos fascinaba jugar con la nieve y porque no teníamos colegio. A mi padre le enfadaba invariablemente que, por unos cuantos centímetros de nieve, nos dejaran siempre algún día sin clase. Entonces repetía, los niños nos mirábamos resignados ante la manida batallita, que él en su infancia austriaca iba con esquís a clase y pocas nevadas impedían que llegara al colegio. Su padre había sido profesor y catedrático. El mío consideraba la hora lectiva un bien sagrado. Recordaba esto ayer al escuchar a padres que imponían a sus hijos una huelga y la perdida de clases lectivas para intentar imponer sus propias opiniones al gobierno. Para ejercer presión a favor de su rocambolesca demanda de que dimita el ministro de educación por franquista ¡Olé! Y que se adhieren a una movilización mantenida durante ¡tres días! por unos mozalbetes que sólo saben ondear banderas de ideologías criminales y retratos de sanguinarios dictadores del siglo pasado. Cada vez más ignorantes, cada vez más agresivos, henchidos de exigencias de derechos, tiranuelos en casa y en la calle, jóvenes iracundos intoxicados de lemas del odio. El pleno colapso educativo. Si algo demuestra la huelga convocada por ese sindicato fantasmal ultraiz- quierdista y secundada por los socialistas de esa asociación de padres, es la urgente necesidad de una reforma educativa que ponga patas arriba todo el sistema existente. Y que acabe de una vez por todas con un sistema que genera actitudes tóxicas hacia la formación, la educación, la excelencia, el respeto, el mérito y el sentido común. Sin todo esto, España no tiene futuro y se nos hunde en el peor tercermundismo que asoma rampante desde el fracaso y el absentismo en la escuela y no sólo en Andalucía. El sistema mismo y el ejército de interesados en su perpetuación son enemigos de toda sociedad desarrollada, moderna y libre. Porque la reacción de tantos padres e hijos lo que demuestra es que este sistema educativo es una mierda. Ni más ni menos. Y que lo es desde que iban esos padres al colegio. Con el resultado evidente. Los recortes son una cosa. Los impone la miserable situación económica. A la que tanto han contribuido estos padres y sindicatos con su apoyo a Zapatero y con su silencio cómplice durante un lustro de mentiras y disparates económicos. Y hay recortes asumibles. Porque nuestra educación gasta mucho más que la mayoría de las europeas. Pero ninguna saca peores resultados. Lo dicen todos, de la Unesco a Pisa u OCDE. Nuestra educación es más cara y la peor. Y tienen el terrible lastre del izquierdismo atrincherado en sus estructuras. Treinta años de sistema fracasado, ideologizado y tóxico unido a nombres como Solana, Rubalcaba y Maravall. Pensamiento socialista, es decir, castración sistemática del talento, la excelencia, el mérito y la iniciativa. Fomento del resentimiento, el odio ideológico, la lógica asistencial y clientelar, el gregarismo, la sumisión, la delación y el miedo. Los recortes son necesarios, pero secundarios. Lo prioritario es construir un sistema de educación pública económicamente viable y eficaz. Una educación pública que podamos pagar y no nos avergüence en el mundo. Y de la que surjan individuos libres, formados y emancipados que asuman las riendas de una sociedad adulta. Es decir una educación pública radicalmente distinta a la que defienden quienes, atrincherados en la actual, pretenden secuestrar a la sociedad española en las garras del resentimiento, ideologías del resentimiento, la mediocridad y el atraso.