Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 12.10.2012 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.352 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 12415 8 424499 000013 EL PULSO DEL PLANETA La casa libre de plásticos Lo que empezó como un pequeño reto se ha convertido en una forma de vida para una familia austriaca, que ahora relata su experiencia en un libro VISTO Y NO VISTO POR IGNACIO RUIZ- QUINTANO PILAR ara la España laica de 2012 el Pilar no es más que el equinoccio de otoño en Zaragoza, y en el resto de España, el santo de Pilar Bardem, Pilar Urbano y Ana Belén, que se llama Mari Pili Cuesta. Pero durante casi cien años el Pilar fue el Día de la Raza, con sus cosas. La cosa hoy es el ministro Wert hablando de españolizar a los niños catalanes, con la consiguiente escandalera de los gansos de corral. ¿Quién puede imaginar al gobierno francés intentando afrancesar a los niños de Biarritz? A todo esto, ¿cómo serán los niños catalanes? El futbolista Pepe, que debe de leer el WSJ, ha llamado teatreros a los chicos del Barça, e Iniesta, que es de Albacete, anda hecho un basilisco. En Madrid, desde luego, todos los teatreros son catalanes. Y en Barcelona, todos los catalanes deben de ser teatreros, vista esa performance nacionalista de TV 3 en que una tal Bibiana, apoteosis del nominalismo, y un tal Domínguez, apoteosis de la calabaza, desgranan conceptos a tiros sobre las caricaturas de un periodista y el Rey. Misterios de la raza. El 14 de abril los madrileños abrazaban a los curas al grito de ¡Viva la raza latina! Quince días después los quemaban vivos. -Yo quiero ser racialmente español. Es la raza lo que yo quiero decía Eugenio Noel, que, sin embargo, combatía a los toros. Al iluminar nuestros rincones con su linterna de Diógenes, el peruano Guillén nos sorprendió, en síntoma de decadencia, despreciando a chulos y a toreros, mantillas y peinetas. No sé si produjo o no el atraso de España, pero la plaza de toros es el monumento de la raza: la prueba de que la religión de la sangre, del heroísmo y de la muerte se perpetúa, bellamente, en nuestras venas. Es un símbolo. España no tiene otro. P Sandra Krautwaschl, su marido y sus hijos posan con todos los objetos plásticos a los que han renunciado JOSÉ- PABLO JOFRE CORRESPONSAL EN BERLÍN A llá por el año de 1860 el fabricante estadounidense de bolas de billar Phelan and Collarder realizó un concurso en el que se premiaba con diez mil dólares a quien consiguiera un sustituto del marfil natural. Uno de los que compitieron fue el inventor John Wesley Hyatt, quien desarrolló el celuloide disolviendo celulosa (material de origen natural) en una solución de alcanfor y etanol. Si bien no ganó el concurso, Hyatt consiguió el origen de un producto que se encuentra muy cerca de estas páginas, en nuestros pies o sobre nuestras cabezas: el plástico. Parecen imprescindibles: el ordenador, el teléfono, las tarjetas de crédito; el plástico es parte de nuestro paisaje que reemplaza así a la naturaleza por un material sintético, material del que una familia austríaca intenta deshacerse: llevan tres años limitando al máximo el uso del plástico en sus vidas. Tres años que Sandra Krautwaschl, una fisioterapeuta de 40 años que vive cerca de Graz con su marido y tres hijos, ha relatado en el libro Plas- tikfreie Zone Zona libre de plástico car a la calle todos los productos de en alemán) plástico: juguetes, fiambreras, mueTodo comenzó en el verano de 2009, bles de jardín, electrodomésticos y cuando durante unas vacaciones en ropa, objetos tan presentes que casi se Croacia sus tres hijos le preguntaron habían convertido en invisibles. Adecontinuamente sobre el origen de toda más empezó a escribir un blog en inla basura de plástico que flotaba en el ternet en el que relata su experiencia mar y que se acumulaba en la orilla. y que se convirtió en la base de su liFue con esas preguntas rondándole la bro. El problema no es el plástico en cabez como Krautwaschl sí, sino la forma derro No hemos vio el documental Plaschadora en que lo utilitic Planet, que alertaba perdido calidad zamos recalca Krautsobre el efecto tóxico de waschl sobre el uso de un de vida, la esta sustancia tanto para material que tarda siglos hemos el organismo como para en degradarse. Cepillos mejorado. el planeta. Werner BooUsamos menos de dientes de madera con te, el director de la pelícerdas naturales, jabones cula, alertaba en su obra productos, pero en vez de geles de baño... son mejores de que ya hay más par No hemos perdido calitículas diminutas de dad de vida, la hemos plástico en el océano que el plancton, mejorado. Los alimentos y los producindispensable en la cadena trófica. Por tos que usamos son menos numeroeso, los humanos también tenemos ya sos, pero son de mejor calidad trazas de ese material sintético en la Reconoce que no han podido renunsangre sin que sepamos cuál es su efec- ciar a todos los productos plásticos: to sobre la salud a largo plazo. siguen utilizando un coche, que comparten con otra familia, y tienen tam Debíamos cambiar bién un teléfono móvil, entre otras co Todo eso me llevó a decidir que de- sas. Seguimos utilizando cosas de bíamos cambiar algo en nuestras vi- plástico, pero en la medida de lo posidas explica Krautwaschl. Después ble tratamos de no comprar cosas nuede que su marido y sus tres hijos acep- vas. No queremos un móvil nuevo solo taran el proyecto, en principio de un porque lo regalen remata Krautmes, los Krautwaschl decidieron sa- waschl.