Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 27 DE AGOSTO DE 2012 abc. es madrid MADRID 55 Los otros templos Este templo se encuentra en el interior del Metropolitan Museum, dentro de una galería acristalada con vistas a Central Park preparada exprofeso para exponerlo de forma protegida. Este monumento egipcio se expone en el interior del Rijksmuseum van Oudheden de la localidad holandesa de Leiden, bajo techo. El Templo de Ellesiya también se ha instalado dentro de un edificio: en el Museo Egipcio de la ciudad italiana de Turín, donde puede ser visitado por los interesados en este arte. Alemania recibió, como agradecimiento por colaborar en la conservación de estos monumentos, el pórtico del Templo de Kalabsha, que se expone en el interior del Museo Egipcio de Berlín KALABSHA, EN BERLÍN ELLESIYA, EN TURÍN TAFFA, EN HOLANDA DENDUR, EN NUEVA YORK El puzzle de los 2.200 años El monumento se dividió en piezas, viajó en 1.359 cajas y aquí se reconstruyó SARA MEDIALDEA MADRID De Asúan a Madrid El Templo de Debod fue construido por orden del rey nubio Adijalamani de Meroe, en honor del dios Amón, padre de todos los dioses. Tres reyes de la dinastía ptolemaica lo completaron con nuevas estancias, y los emperadores romanos Augusto, Tiberio y los Antoninos culminaron su construcción. Cuando el gobierno egipcio decidió construir la gran presa de Asuán, muchos monumentos de la zona corrían el peligro de desaparecer para siempre bajo las aguas. La Unesco pidió ayuda al resto de países del mundo para salvarlos, colaborando en su traslado. España fue uno de los que ayudaron, y en agradecimiento, Egipto le donó este templo en 1970. Debod había sufrido bastante antes de llegar a España: la primera presa de Asuán (1908) lo condenaba a pasar cerca de nueve meses al año prácticamente sumergido en el agua. Por ello, el estado de su piedra arenisca era bastante delicado, y la policromía había desaparecido. Traerlo desde su emplazamiento original, a 16 kilómetros de Asuán, hasta España fue toda una odisea. El monumento fue desmontado pieza a pieza, éstas numeradas y conservadas en cajas, que fueron trasladadas a la isla de Elefantina, desde donde llegó por el río hasta el puerto de Alejandría, y de ahí en barco al de Valencia. Los gastos del transporte del templo por mar, desde Alejandría hasta Valencia, y por tierra, hasta Madrid, supusieron cinco millones de pesetas de 1970, que abonó el Ayuntamiento de Madrid, según explicaba el director del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto, Francisco Martín Valentín, en el año 2000. El viaje supuso transportar 1.359 cajas que contenían 1.724 bloques, cuyo peso rondaba las mil toneladas. Madrid tuvo que competir con Elche, Almería y Barcelona, que también querían que el templo se reconstruyese en sus términos municipales. Pero Carlos Arias Navarro, alcalde de Madrid, fue el que se llevó el gato al agua. Los bloques quedaron depositados en el solar del Cuartel de la Montaña entre los días 20 al 28 de junio de 1970. Y entonces comenzaron los Desmontado y en cajas to. La postura municipal parece clara. Pero cualquier acción en torno al templo deberá contar con el permiso manifiesto de la Comunidad de Madrid. Esto es así porque Debod fue declaradoBien de Interés Cultural en abril de 2008. Desde ese momento, cualquier acción sobre el monumento necesita la autorización expresa del Gobierno regional. Competidoras Una complicada operación En la fotografía superior, el Templo de Debod en su primitiva ubicación, en el sur de Egipto. Centro, las cajas en que se transportó el monumento, ya en Madrid. Abajo, tareas de reconstrucción llevadas a cabo en la capital FIRMA FOTO trabajos de reconstrucción, que no fueron sencillos: cerca de cien de los bloques perdieron su numeración, y cuatrocientos fragmentos llevaban una signatura incorrecta. Para completar el edificio, se utilizaron sillares de las canteras salman- tinas de Villamayor, que se unieron a las areniscas de Asuán que procedían de la primera construcción del monumento- -tres cuartas partes del total- -y otras piedras, también de Asuán, utilizadas en reconstrucciones a comienzos del siglo XX.