Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL LUNES, 27 DE AGOSTO DE 2012 abc. es internacional ABC Arriba, tumba de Hafez Al Assad en la localidad de Qardaha. A la derecha, imágenes del presidente Bashar Al Assad y su hermano Maher en las calles Los alauíes cierran filas con el régimen y rechazan la división de Siria Los supuestos planes para convertir Latakia en Estado independiente para la secta alauí son rechazados por la mayoría MIKEL AYESTARAN ENVIADO ESPECIAL A QARDAHA (SIRIA) El vicepresidente no ha desertado Que un mandatario del régimen sirio no tenga visibilidad pública es ya suficiente motivo para que arrecien las especulaciones sobre si se ha pasado al lado rebelde o ha abandonado el país. El vicepresidente Faruk Al- Chareh trató ayer de poner fin a los rumores sobre su lealtad al presidente Bashar Al Assad al aparecen en público después de más de un mes sin hacerlo. Operado de corazón hace tres años en Líbano, Chareh parece débil de salud, según los periodistas que pudieron verlo antes de que se reuniera este domingo con un mandatario iraní en Damasco. U n día más de luto en Qardaha. Ammar Someya, de 28 años, fue abatido el jueves en el puesto principal de acceso a Tadamón, barrio de Damasco con fuerte presencia de grupos opositores armados. Los vecinos acuden a arropar a la familia y saludan a Samir, el padre del mártir número 190 de la localidad de donde provienen los Al Assad. Tres retratos enormes de Hafez Al Assad, presidente del país entre 1970 y 2000 y cuyo cuerpo descansa en un mausoleo de mármol blanco que preside la ciudad, Bashar y su hermano Maher, responsable de la IV División del Ejército, dan la bienvenida a los re- cién llegados a este velatorio donde tenemos una mezcla de tristeza y alegría porque el deber de nuestros jóvenes es defender la patria contra esos bandidos que los occidentales tratáis como héroes denuncia Samir, que lamenta haber tardado dieciocho meses en ver al primer periodista occidental en la ciudad. Qardaha, conocida como la cuna de los leones (Assad significa león) se encuentra a 340 kilómetros al norte de Damasco y es la puerta de entrada a la cadena montañosa que conforma el auténtico bastión de la secta alauí en el país. Los alauíes (antiguamente nusairis, y que no tienen relación alguna con la dinastía homónima marroquí) representan apenas entre 12 y el 15 por ciento de los 24 millones de sirios y en las últimas cuatro décadas han dejado atrás una historia marcada por la persecución y el sometimiento a la gran ma- yoría suní, entre el 70 y el 75 por ciento de la población actualmente. Su creencia mezcla valores del cristianismo y, sobre todo, del chiismo, para conformar una religión marcada por el secretismo a la que muchos expertos del Islam no dudan en calificar de herejía En Qardaha nació y descansa el cuerpo de Hafez Al Assad, creador de la Siria moderna repiten los vecinos, y toda la familia es venerada. Cuesta dar un paso por las calles sin encontrar un cartel con la foto de uno de ellos. El padre del actual presidente marcó el ascenso a los puestos clave del régimen y del partido Baaz de miembros de esta confesión que hoy lideran las fuerzas del orden, la inteligencia mujabarat y los paramilitares de la shahiba (literalmente matones o fantasmas) encargadas de la primera línea de combate en la lucha contra la oposición armada. Primero van los alauís, luego drusos y cristianos y después los suníes es el orden oficioso en el campo de una batalla que aquí todos saben de me- La patria antes que nada