Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 26.5.2012 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. DiarioABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.212 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555. 12216 8 424499 000013 EL PULSO DEL PLANETA Españoles en Pyongyang Enamorados del estalinismo, Josep María Gallén y Alejandro Cao de Benós son fervientes defensores de la dinastía Kim que reina en Corea del Norte PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN VISTO Y NO VISTO POR IGNACIO RUIZ- QUINTANO MADRID E C orea del Norte, la última frontera que queda de la Guerra Fría en el país más hermético y aislado del mundo, ejerce la poderosa atracción de lo desconocido. Para la mayoría, es un cruel régimen represor que mantiene a su pueblo muerto de hambre mientras se gasta una millonada en armas nucleares y cohetes que no vuelan. Pero también tiene fervientes defensores por todo el globo, muchos de ellos en España. Nacido en Sabadell hace 44 años, Josep María Gallén se confiesa enamorado de la utopía comunista En los tiempos del Telón de Acero, conoció la Albania socialista y, desde hace 17 años, vive en Vietnam, donde se dedica al muy capitalista negocio de la importación- exportación, la consultoría de empresas y el turismo a la carta en Asia. Desde 2000, ha visitado Corea del Norte en cinco ocasiones. Sobredosis de excusas La primera vez viajé con empresas de restauración y productos farmacéuticos y la última fue a principios de año, cuando fui el primer europeo en entrar en el país tras la muerte del Querido Líder Kim Jong- il asegura Gallén. A pesar de las críticas internacionales contra este régimen por su falta de libertades y violación de los derechos humanos, se define como pronorcoreano y apoya a la dinastía Kim porque el aberrante sistema capitalista estaba cogido con alfileres y se ha caído con el estallido de la burbuja inmobiliaria Cuando se le pregunta por la situación y las carencias que sufre Corea del Norte, replica que EE. UU. es el supuesto paraíso de los derechos humanos, pero alberga un Guantánamo donde retiene prisioneros de forma ilegal, mientras que en España no hay hambre, pero Cáritas tiene a sus puertas colas de necesitados A su juicio, la culpa de la precariedad en Corea del Norte la tiene el embargo internacional, no su régimen. Se vive con lo básico y cada persona dispone de entre 300 y 400 gramos de arroz al día. Es cierto que un microondas y un televisor son artículos de lujo, pero no hay analfabetismo se defiende Gallén, quien en su último Arriba, Josep María Gallén en Pyongyang. Abajo, el embajador Alejandro Cao de Benós ABC viaje ha visto los ánimos más relajados porque los norcoreanos tienen más información del exterior que antes, aunque internet sigue filtrado Entre esos cambios, destaca que ya hay un millón de teléfonos móviles que operan con la red egipcia Orascon, se ve más tráfico por las calles y el rascacielos más alto de Pyongyang, que tiene 105 pisos, ha sido terminado por fuera No hay hambruna como en los años 90. De hecho, hasta me bebí una Coca- Cola en la cafetería Pyolmuri, donde un café de importación cuesta tres euros porque los productos se encarecen debido al embargo relata por teléfono desde su casa en España. ¿Y qué futuro le aguarda a Corea del Norte? En su opinión, nadie estaba preparado para la muerte súbita del Querido Líder, pero hablando con los militares en la frontera del Paralelo 38 me contaron su adoración por la familia Kim y le darán una oportunidad a su sucesor, el joven Jong- un Junto con Josep María Gallén, otro español que tiene estrechos vínculos con Pyongyang es el también catalán Alejandro Cao de Benós, una especie de embajador internacional del régimen que dirige la Asociación de Amigos de Corea del Norte y organiza viajes al denominado Reino Eremita Aunque nació en el seno de una familia aristocrática de Tarragona en 1974 y sirvió en el Ejército español, aparece en la televisión estatal cantando patrióticos himnos comunistas y ataviado con un uniforme militar, orgulloso de su nuevo nombre: Chosun Il (Corea es una) P. M. DÍEZ El régimen norcoreano tiene en el mundo fervientes defensores, también en España l otro día, en los toros, un mexicano con sombrero, de los muchos mexicanos con sombrero que vienen a la Feria de San Isidro, sacó pecho como el gallo de Los Tres Caballeros de Disney y soltó en medio del silencio (ese silencio de dormir la siesta arrullados por una fuente y un canario) un vibrante y sostenido ¡Viva España! Casi se le cae el pelo. En Madrid. A otro mexicano en trance de perplejidad le expliqué la teoría castrista (de Américo, no de Fidel) de nuestra vividura ese vivir en honda insatisfacción con el curso de la propia vida y también con la de los antepasados, privativa del pueblo español. Y aquí estamos, sembrando en temporal para cosechar tupidito. Un orate del periodismo del balón (el Lyssenko del único periódico que leía Rajoy) al hilo de la final Barcelona- Athletic en el Manzanares, ha ido a la prensa extranjera a condenar en términos chocarreros la desviación fascista de los madrileños. Asimilar al fascismo las ideas que difieran de las propias es el recurso común del progre destartalado, con lo cual todo el mundo, antes o después, es fascista, como los madrileños, cuyo fascismo exacerbado, al decir de este orate, ha hecho que los vascos, que disponen de Amaiur como garantía contra el fascismo, tuvieran ayer miedo de bajar a Madrid. Por Barcelona, siempre tan cosmopolita, para solidarizarse con la lucha de Cataluña frente a Madrid, ha pasado Springsteen, bardo de la socialdemocracia más cani Y entre una cosa y otra ya podemos celebrar otra conquista mundial, formulada por Cristina Losada: Pitar el himno, derecho humano