Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es toros Suspendida por el mal tiempo la novillada en Las Ventas abc. es toros TOROS 73 Espectáculo de Rafaelillo con miuras FERIA DE ABRIL REAL MAESTRANZA DE SEVILLA. Domingo, 29 de abril de 2012. Última corrida de la feria. Tres cuartos de entrada. Toros de Miura, bien presentados pero flojos y deslucidos, bueno el 5 un sobrero del Conde de la Maza (4 bis) con genio. JOSÉ LUIS MORENO, de verde y oro. Estocada delantera (saludos) En el cuarto, cuatro pinchazos y estocada caída (saludos) RAFAELILLO, de grana y oro. Estocada trasera y descabello (saludos) En el quinto, pinchazo y estocada contraria y trasera. Aviso (vuelta al ruedo) SERAFÍN MARÍN, de purísima y oro. Estocada desprendida (silencio) En el sexto, estocada (palmas) ANDRÉS AMORÓS SEVILLA L as entradas de la Plaza de los Toros de Sevilla tienen un recuadro para indicar el tipo de festejo corrida de toros, novillada, rejones. El de esta tarde, que cierra la Feria, se limita a una palabra: Miura sin más. Por única vez, el nombre de un ganadero basta para designar un espectáculo diferente. Los miuras de esta tarde responden plenamente al tipo clásico: seis berrendos, largos como tranvías, espectaculares de capas, enmorrillados... Por desgracia, varios flaquean. Sólo uno, el quinto, se presta a cierto lucimiento: Rafaelillo hace la faena adecuada pero la espada le impide cortar la oreja. Los que se anuncian ahora con estos toros no encabezan el escalafón. No ha sido siempre así. En 1914, Joselito el Gallo mató seis toros en Valencia. En la triunfal vuelta al ruedo, un espectador le gritó: ¡Eso, con miuras! Replicó José: Al año que viene, con miuras Y lo cumplió... También mataban estos toros Belmonte, Sánchez Mejías, Manolo Bienvenida, Marcial, Domingo Ortega, Pepe Luis, Luis Miguel, Diego Puerta, Paco Camino... Eran otros tiempos y otra Fiesta. La primera parte del festejo tiene muy poca historia. El primer miura es andarín, pegajoso, flaquea, no se entrega. José Luis Moreno, diestro de buen gusto, muy castigado por los toros, lo conduce con temple y oficio, mata con decisión. Sale encampanado el segundo, va de largo al caballo, parece que va a servir. Lo brinda Rafaelillo pero el toro se queda corto, busca, no permite el lucimiento: decepción. Logra meterle un Impresionante pase de pecho de Rafaelillo con el quinto miura, de más de 600 kilos EFE es Matinal: triunfo de Ventura y cornada mortal a un caballo Diego Ventura cortó dos orejas y se alzó triunfador en el accidentado festejo matinal de rejones de la Feria de Abril. La nota trágica fue la cornada al caballo Xelín que tuvo que ser sacrificado. Su dueño, Rui Fernandes, cortó una oreja, al igual que Noelia Mota. Fermín Bohórquez, Joao Moura y Francisco Palha hubieron de conformarse con sendas ovaciones. Con casi tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Bohórquez, buenos en conjunto. En nuestro ruedo digital ampliamos la doble jornada sevillana con galerías de imágenes y entrevistas a los protagonistas. espadazo trasero. Alguien con menos experiencia en corridas duras lo hubiera pasado mal, con este toro. Del espontáneo al drama El tercero, flojo, es sustituido por un sobrero del Conde de la Maza, muy serio. Salta un espontáneo y se bordea la tragedia. El toro se queda corto, reservón, con genio. Serafín Marín sólo puede sacarle algún natural: abrevia. La emoción sube en la segunda parte. El cuarto es incierto, rebrincado. Cuando parece que se ha parado, en un descuido, prende dramáticamente a José Luis Moreno, que se libra por pelos de la cornada. Al entrar a matar, lo entrampilla y pisotea: aunque parezca soso, un miura siempre es un miura. La faena al quinto es la más lucida y emocionante. El toro es más alto que el valiente Rafaelillo pero éste, muy tranquilo, capotea con gusto, di- rige la lidia, construye con gallardía una faena clásica, por naturales; al final, logra bajarle la cabeza. Une valor y oficio. La gente está con él pero el miura no cuadra, se pone difícil, tarda en matar: da una clamorosa vuelta al ruedo. El último toro también se queda corto, rebrincado. Serafín Marín insiste, se justifica con algún derechazo. No ha tenido más posibilidades. Como sus hermanos, estos miuras no se prestan a la estética del toreo actual. La fama de esta divisa se ha extendido hasta la poesía popular. Viendo las dificultades de estos toros, he recordado una soleá, que pondera el peligro de una mujer hermosa, para su enamorado: Ya no me importan los miuras si tropiezo en el paseo con tus miradas oscuras... A pesar de todos los pesares taurinos, nos despedimos con pena de la Feria. Lo definió don Gregorio Corrochano: La Feria de Abril tiene algo único: Sevilla No se puede corregir al maestro. ¡Hasta San Miguel, si Dios quiere!