Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ABCdelDEPORTE Liga BBVA Jornada 36 LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es ABC El Bernabéu se siente campeón BLa afición terminó la matinal cantando el alirón, a la espera de que se haga realidad esta semana EMILIO V. ESCUDERO MADRID Amaneció perezoso el Bernabéu, al que, igual que al equipo, le costó despertar y entrar en el partido. No ayudó la mañana, lluviosa y fría en Madrid, más propia del otoño que de esta primavera tardía que no acaba de llegar. Los madrugadores, esos que esperaban la salida del equipo desde minutos antes del inicio, lo recibieron con aplausos y con una pancarta gigante que era una declaración de intenciones: En lo bueno y en lo malo La media entrada que registraba el coliseo blanco con el pitido inicial se quedó en anécdota poco después. El Real Madrid fue carburando al mismo ritmo que se llenaba la grada y el gol de Cristiano ya lo cantaron 80.000 gargantas. Aplausos y vítores. Alegría para olvidar la tristeza europea. Si había algún damnificado de la infausta noche frente al Bayern, ese era Sergio Ramos, aclamado ayer como un ídolo. Sin rencores. Orgullo madridista, Sergio Ramos rezaba un cartelón que reflejaba el sentir de toda la afición, satisfecha del rendimiento general a pesar del traspié en la Liga de Campeones. De los que saltaron al campo el miércoles pasado, solo Khedira se quedó en el banquillo. Queríamos premiar con confianza a los que tan bien lo habían hecho en Barcelona y ante el Bayern apuntaba Karanka en rueda de prensa tras el partido. Una confianza que recayó también en Granero- -la única novedad en el once- uno de los mejores en la prórroga frente a los alemanes y que ayer tampoco desentonó. Sabedor de su superioridad técnica sobre Khedira, el canterano optó ayer por vaciarse defensivamente. Un guiño destinado a Mourinho y a su propio futuro. Si su alineación titular fue la primera prueba del técnico portugués de cara al Real Madrid 2012- 2013 es algo que solo sabe él, pero por si acaso, Granero intentó agradar. Y lo consiguió. Hemos cambiado a Granero por temor a una segunda amarilla, nada más. Todos los jugadores están a un nivel fantástico. Cada vez queda menos y lo importante era ganar después del traspié del otro día reconoció el segundo entrenador blanco, portavoz una vez más del vestuario ante la ausencia de Mourinho. Aún no lo somos, pero este equipo se merece ser campeón. Ya somos campeones en mentalidad y carácter apuntó Karanka, al que le haría especial Marcelo se dirige a abrazar a Cristiano después de que el portugués inaugurara el marcador REUTERS ilusión que el título se consiguiera el próximo miércoles en San Mamés, donde él defendió la camiseta del Athletic muchos años. Casillas y Benzema coincidieron con Karanka en la prudencia, aunque reconocieron que de puertas para adentro ya se saborea la liga. Hemos hablado de ir a Cibeles, pero hay que esperar a ver qué pasa. Aún hay que pelear para conseguirlo y esperemos que Íker Casillas La Liga supone acabar con unos años duros, en los que el Madrid estuvo en un segundo plano sea cuanto antes señaló el capitán, uno de los mejores ante el Sevilla. Ganar la Liga supone acabar con unos años muy duros, en los que el Madrid ha estado en un segundo plano y la recompensa a dos años de trabajo con el nuevo proyecto Un alivio que no cura la eliminación del Bayern, pero ayuda a mitigar el dolor de una herida que se cerrará definitivamente cuando se haga realidad el título de liga. BALA BLANCA Sol de goleada N o me gustan los partidos al sol. Quiero decir al sol de la mañana, como el de ayer. Me parecen entrenamientos. Estos partidos a hora inhóspita me recuerdan aquella frase de Julio Cortázar: Existen los días entre paréntesis Pues también existen los partidos entre paréntesis. El de ayer contra elSevilla, por ejemplo. Leabrió elparéntesis la victoria del partido contra el Barca, y el miércoles próximo lecerraráelparéntesis, oacasoeldomingo, cuando finalmentelas matemáticas avalen lo que ya sabemos: que la Liga es del Madrid. Se trata de partidos puente, que yo encuentro algo irreales, no sé si por el horario al sol o por el afán de los tres puntos rápidos, y a esperar ver si levantamos la Copa a media semana, o en fin de semana. Hasta el público me parece otro. He dicho partido al sol, aunque no lo fue tanto. A ratos llovía. A ratos llovía mucho, incluso. Y la contienda salió como el tiempo: desordenada, racheada, caprichosa y un poco o un mucho loca. No vimos un gran partido, sino un partido más, acaso un partido olvidable, o sea, entre paréntesis, sí, y al sol tibio que va y viene, como el juego. Pero, eso sí, hubo sol de goleada. Esto de los tres goles es un hábito de lujo en este Madrid, que mete tres, o cuatro, en plan trámite, pero el que quiera que vaya y se ponga. La victoriaholgadavuelveaserrutina, loque no quiere decir que no se requiera mucho equipo para despedazar en tres zarpazos a un equipo que se resuelve bien, como el Sevilla, como tantos otros. El Madrid volvió a matar jugando sólo con el oficio del contragolpe. La fiestayavapor dentro. ÁNGEL ANTONIO HERRERA