Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es ABCdelDEPORTE 41 Guardiola, el Wakefield del fútbol DAVID ÁLVAREZ P REUTERS Torres, esplendor en la hierba Ha sido marcar en el Camp Nou y Fernando es otro. Se ha liberado. Hizo un hat trick al Queens Park Rangers El lotoIríbar Hace una semana fue la Copa. Ayer, Iríbar sacó la bola con el número 15.435 para sortear entre los socios las entradas de la Europa League EFE or encima de esa fotografía suya que también cuelga en una pared de La Masía, de Tito Vilanova queda ahora, desde la huida de Guardiola, una imagen de esposa abandonada al frente de un pequeño ejército de niños con la rebeldía recién descubierta Después de verle sobre un pasillo de hierba cuchicheando con el técnico maneras de descerrajar defensas, ahora éste se esfuma dejando atrás todo aparentemente intacto (el segundo al mando) como el Wakefield del cuento de Hawthorne: El marido, bajo el pretexto de un viaje, dejó su casa, alquiló habitaciones en la calle de al lado y allí, sin que supieran de él la esposa o los amigos y sin que hubiera ni sombra de razón para semejante autodestierro, vivió durante más de veinte años Abandonó la casa que durante esas dos décadas, igual que Guardiola al Barça, seguiría llamando hogar: En ningún sitio estaré mejor que aquí ha repetido el aún entrenador. Tampoco Wakefield, que en el transcurso de ese tiempo todos los días contempló la casa y con frecuencia atisbó a la desamparada esposa Como ahora se imagina uno a Vilanova. Como parece preferirlo Mourinho a través de Karanka: La Liga española ha existido con y sin Guardiola y existirá sin él. Los números están para juzgar a todo el mundo, los números y los títulos están ahí. Es pasado, historia El presente que urge es el desamparado Vilanova, a quien el portugués ya pudo meterle una noche de verano el dedo en el ojo sin recibir de vuelta más que una colleja, después de lo cual pidió perdón... solo al madridismo Urge ese presente, pese a que aún quedan cuatro partidos de Liga y la final de la Copa del Rey. Pero es conocido el final de Wakefield, en cierto modo trasunto del Guardiola huidor: Una noche él entró tranquilamente por la puerta, como si hubiera estado afuera solo durante el día, y fue un amante esposo hasta la muerte