Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es internacional ABC Hollande, ante el islam Nosotros no somos como esos que tienen miedo de una religión que miran con desconfianza Sarkozy, ante la Nación Francia no puede quedar diluida en la mundialización, aunque Europa lo facilite abanico político nacional, de la extrema izquierda a la extrema derecha: ¡Hablo a todos los electores, sin exclusiones! Cuando el candidato socialista declara debemos unirnos a quienes piden una moralización de la vida política se dirige a los electores centristas. Cuando el patriotismo es una causa que va más allá de nosotros mismos está haciendo un guiño verbal a los electores de Marine Le Pen. Restauración de fronteras François Hollande saluda a sus partidarios en un mitin celebrado ayer en París REUTERS La Francia nacional de Sarkozy, frente a la plural de Hollande BEl presidente candidato reclama una nación orgullosa de sus fronteras. El socialista apuesta por la diversidad JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS Sarkozy de nuevo usa a España como arma electoral J. P. QUIÑONERO En Toulouse y París, Nicolas Sarkozy y François Hollande han comenzado la recta final de la campaña presidencial dirigiéndose a dos modelos de Francia: la Francia nacional orgullosa de sus fronteras de Sarkozy, frente a la Francia unida en su diversidad de Hollande. Al tiempo que el candidato presidente y el candidato socialista siguen tirándose a la yugular el arma arrojadiza de la herencia Zapatero En Toulouse, Sarkozy defiende las raíces históricas de la Nación, que no pueden diluirse en la mundialización Y volvió a la carga ayer contra la situación de España tras la experiencia socialista en estos términos: Me gustaría saber si Hollande piensa seguir en Francia la misma política que ha tenido tanto éxito en España... Minutos más tarde, en París, en el estadio cubierto de Bercy, Hollande le replicaba: El candidato saliente solo tenía elogios para el presidente Zapatero cuando ambos tenían el poder. Incluso llegaba a de- cirnos a los socialistas Ahí tenéis un ejemplo Tras esas pullas recíprocas lanzadas en la espalda de España, Sarkozy y Hollande defienden dos modelos paralelos, quizá antagónicos, de una Francia siempre angustiada por incontables fantasmas, nacionales e internacional. Hollande avanzó su modelo de Francia diversa en estos términos: Un presidente socialista debe ser un presidente de todos los franceses, más allá de todas las izquierdas. Un patriota defiende un modelo de patria que va más allá del nacionalismo estrecho. Y en esa patria todos tenemos cabida, sea cual sea nuestro origen y nuestras convicciones íntimas En su discurso de Bercy, el candidato socialista tuvo veladas frases dirigidas a los electores musulmanes: Nosotros no somos como esos que tienen miedo de una religión que miran con desconfianza También se dirigió en varias ocasiones a los franceses hijos de inmigrantes: Me dirijo a esos hombres preocupados por la cohesión social, que rechazan el discurso de la exclusión Sin olvidar que su discurso está dirigido a todo el El presidente candidato, Nicolas Sarkozy, ha vuelto a utilizar España como munición de guerra electoral. Aunque en un tono más positivo, en su mitin de Toulouse, el presidente candidato enfrentó la España de Zapatero con la España de Nadal o Miguel Indurain. Pero para volver a la carga contra el modelo español, al afirmar: Me gustaría saber si Hollande piensa seguir en Francia la misma política que ha tenido tanto éxito en España... Tras la alusión a la herencia Zapatero, Nicolas Sarkozy avanzó dos contramodelos deportivos. Primero: Como ciclista aficionado, me hubiera gustado ser Miguel Indurain Segundo... aludiendo a un famoso tenista francés que apoya a Hollande, Sarkozy sentenció: Para dar gusto a Yannick Noah, prefiero Nadal a Federer... Por su parte, Sarkozy espera federar todas las sensibilidades conservadoras en torno al concepto de Nación, que él analiza electoralmente de este modo: Europa ha dejado diluirse las naciones... debemos restaurar nuestras fronteras, que son el fruto de muchos siglos de civilización. Francia no puede quedar diluida en la mundialización... Quienes deseen instalarse en Francia deben asumir nuestros principios y valores Tras esas reservas hacia una Europa en crisis, Sarkozy defiende un modelo económico nacional que aspira al saneamiento de las finanzas públicas amenazadas por la deuda y la austeridad siempre aplazada: El crecimiento económico comienza con el rigor presupuestario. El programa del candidato socialista es una amenaza para Francia, con su rosario de viejas recetas, más gasto, más impuestos... Sarkozy y Hollande tienen seis días muy cortos para confirmar o desmentir los pronósticos. Los últimos sondeos siguen anunciado la victoria de Hollande, el domingo día 6, por 55 contra 45. Ante esa relación de fuerzas, los dos grandes candidatos han elegido estrategias antagónicas. El candidato socialista ha elegido una vía ecuménica dirigiéndose a todos los electorados, desde la extrema izquierda a la extrema derecha; sin prometer milagros, presentándose como el hombre de una unión nacional en la que tienen cabida los electorados más diversos. El candidato conservador, por su parte, ha elegido el camino de la defensa y la salvación de la Nación amenazada por la mundialización, la Europa sin fronteras y las minorías étnicas y culturales, en una Francia que no puede diluirse en el océano sin fronteras de la mundialización ni en la tierra de nadie de la diversidad étnica o religiosa.