Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es internacional INTERNACIONAL 27 Eladio Aponte Exjuez del Tribunal Superior de Venezuela Testigo y cómplice del crimen BPerfil E. J. BLASCO Antes de subirse en Costa Rica al avión con el que la DEA, la Agencia Antidroga de EE. UU. llevó a Aponte a Washington, el magistrado venezolano intentó confraternizar con sus acompañantes, procurando dar pena- -en algún momento derramó lágrimas- -y buscando puntos de apoyo que le puedan servir para la vida de exilio que inicia, según relatan fuentes conocedoras de su traslado. Buscar lazos de dependencia es lo que Aponte ha hecho en toda su trayectoria: se calcula que ha echado de la carrera judicial a más de doscientos jueces que no querían seguir sus directrices y los sustituyó por familiares y amigos, más dóciles y que además le debían el cargo. Entre los promovidos, una vendedora de cedés piratas, que pasó ipso facto a la cúpula judicial de Caracas, o la promoción como juez de alguien con antecedentes de asalto a un banco. El mismo Aponte tuvo unos inicios muy discretos. De activista comunista juvenil pasó a modesto militar, primero cadete y luego oficial. Se hizo abogado y empezó a trabajar en la justicia militar. Diversos casos le pusieron en contacto en los años 80 con el mundo del narcotráfico, que sabía pagar bien los servicios de un juez amigo. El narco Malid Makled, ahora señalado como enemigo por el chavismo, asegura que durante años le estuvo pagando 69.767 dólares mensuales a cambio de inmunidad. Acostumbrado a amañar juicios, el magistrado prestó un valioso servicio a Chávez como implacable fiscal militar contra los conspiradores del golpe del 11 de abril de 2002 y los militares concentrados en la plaza Altamira de Caracas en 2003. Lo que le catapultó a la Sala Penal del Tribunal Supremo, desde donde siguió actuando para beneficio propio y del régimen. Según ha revelado ahora, cada viernes por la mañana las máximas autoridades judiciales del país acordaban cómo manipular los tribunales, para acusar falsamente a opositores o salvar de condenas a militares implicados en narcotráfico. De esa reunión entre el vicepresidente, la presidenta del Supremo, la fiscal general, el presidente de la Asamblea, la procuradora general y a veces él mismo, salía la directriz de lo que iba a ser la Justicia El juez Eladio Aponte, antes de su huida a EE. UU. junto a Chávez ABC El magistrado aseguró que varias veces había estado presente cuando el director de Inteligencia Militar presentaba su informe semanal al presidente sobre las operaciones de tráfico de droga. No está claro que esa acusación la pueda sustentar con pruebas escritas. En cualquier caso, asegura tenerlas (por ejemplo, pagos a cuentas bancarias) contra Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional, que es el jefe del partido y uno de los posibles sucesores de Chávez al frente del movimiento. Cabello es el capo de los capos, porque es el que controla toda la infraestructura del lavado del dine- ro declaró Aponte, de acuerdo con las fuentes citadas. En declaraciones que entonces también hizo a la cadena SoiTV de Miami, calificó al general Clíver Alcalá, que comanda la División Acorazada, como el zar de la droga quien se ocupa de la operatividad de los envíos, en colaboración nada menos que con la Oficina Nacional Antidroga, el coronel Néstor Reverol. Videoanálisis sobre el narcotráfico y el régimen chavista