Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es españa ABC Lukoil: a la tercera fue la vencida La petrolera rusa intentó entrar en España en 2002 a través de una empresa española; en 2008, Zapatero frenó su aterrizaje en Repsol a la vista de informes del CNI que relacionaban a alguno de sus dirigentes con el crimen organizado; ahora, en plena crisis, llega al puerto de Barcelona con todas las bendiciones... CRUZ MORCILLO, PABLO MUÑOZ MADRID La compañía petrolera rusa Lukoil logró el pasado viernes su objetivo, largamente acariciado, de entrar en nuestro país. Lo hizo a través de una nueva terminal petrolífera situada en el conocido como Muelle de la Energía del puerto de Barcelona, en la que la citada sociedad ha invertido, de momento, cincuenta millones de euros. Se trata, además, de una primera operación, ya que los responsables de esa firma dejaron muy clara su intención de continuar con su penetración en España. Hace una década, la petrolera ya había intentado aterrizar en nuestro país de la mano de una compañía española, Sarmet on Plus, con la que pensaban poner en marcha una red de gasolineras formada por un total de 150 estaciones de servicio distribuidas a lo largo de todo el territorio. La operación se fue al traste y el asunto acabó en los tribunales, ya que Lukoil acusó a Sarmet on Plus de haber registrado tres firmas sin su consentimiento para la explotación de las citadas gasolineras. No solo eso, sino que además ganó el pleito. Sin embargo, lo relevante es que en las conversaciones mantenidas entre las dos empresas antes de llegar a los tribunales, un conocido capo de la mafia rusa intervino como representante de la petrolera. Se trataba de Tariel Oniani, huido de España en 2005 gracias a un chivatazo que recibió solo unas horas antes de la puesta en marcha de la operación Avispa En la actualidad, Oniani está preso en Rusia tras haber prestado declaración ante la justicia española. Artur Mas, con el presidente de Lukoil, Vaguit Alekperov, en el puerto de Barcelona EFE Informes del CNI Pero lo de Sarmet on Plus fue solo el primer intento. Hace cuatro años Lukoil volvió a la carga y quiso controlar Repsol. La operación se frenó porque informes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desaconsejaron su entrada en una empresa estratégica para nuestro país, dadas las relaciones que habrían mantenido algunos de sus responsables actuales o del pasado con el crimen organizado. De hecho, el presidente de la compañía, Vaguit Alekperov, que la pasada semana viajó a la Ciudad Condal para dar realce a la operación del puerto, estuvo en su día señalado en documentos del Ministerio del Interior ruso como un jefe del crimen organizado. En efecto, en 2008 Lukoil quiso entrar en Repsol mediante la compra del paquete accionarial de Luis del Ri- vero, propietario de la inmobiliaria Sacyr- Vallehermoso, y del de La Caixa. Pronto saltaron las alarmas en los servicios de inteligencia, entre otras razones porque en el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción contra el número uno de la mafia georgiana, Zakhar Kalashov- -está condenado por el Supremo a nueve años de cárcel por blanqueo de dinero- se aseguraba que este individuo era propietario de una parte significativa de una de las sociedades rusas más grandes de petróleo en referencia a Lukoil. El ministerio público se hacía eco de una información que estaba avalada por la Policía suiza. Según fuentes de la investigación consultadas por ABC, Kalashov llegó a aparecer en la página web oficial de la petrolera como asesor del presidente, Vaguit Alekperov. No obstante, siempre según fuentes del caso, el capo georgiano desapareció de esa página web sin dejar rastro y sin que los agentes hubieran hecho una captura de la misma, por lo que fue una información de inteligencia que no se pudo utilizar en el proceso judicial seguido en España. Alekperov apareció en su día en documentos del Ministerio del Inte- No sabemos lo que nos jugamos Expertos consultados por ABC aseguran que la sociedad no es consciente de lo que nos jugamos con este tipo de operaciones en las que están en el aire no solo meras operaciones comerciales, sino la entrada en el tejido económico de España de empresas con un pasado dudoso. Así, aseguran que tras el intento fallido de entrar en Repsol era previsible que Lukoil volviera a la carga, y mucho más ahora que puede aprovechar las debilidades de España en general, pero también en gran medida de Cataluña, por la profundidad de nuestra crisis. Eso hace que se reciba con los brazos abiertos a cualquier inversión, y en el caso de las comunidades autónomas, que no tienen servicios de inteligencia que les puedan informar, el peligro es mayor rior ruso, en poder de las autoridades españolas, como un miembro de un grupo criminal organizado dedicado al tráfico de armas y estupefacientes Más vínculos Pero aún había más datos que provocaban gran preocupación. El director de Lukoil Market, Guennadi Bogomolov, que en su día fue filial de la petrolera, fue acusado en mayo de 1997 por el exministro del Interior ruso Anatoli Kulikov de ser de hecho, el supervisor de la Tyumenskaya (organización criminal de San Petersburgo) en la Corporación Lukoil Kulikov, que hizo esas declaraciones al diario Izvestiya en mayo de 1997, fue más lejos al asegurar que no es un secreto que el sector pretolífero ruso es un ámbito de interés para las estructuras criminales. Además, es frecuente que sus representantes formen parte de la direción de las compañías Pero las sospechas sobre Lukoil iban mucho más lejos, pues el fiscal de un distrito petersburgués que investigó el asesinato en 1999 del presidente de la petrolera Grupo Industrial Financiero Báltico (GIFB) Pavel Kapysh, incluyó entre sus hipótesis