Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 15 CAMBIO DE GUARDIA Lukoil desembarca en Barcelona Con la nariz tapada, la Generalitat ha dejado que la petrolera Lukoil consiga finalmente poner una pica en España. La compañía rusa, entre cuyos directivos y accionistas de referencia figuran grandes capos de la mafia rusa y georgiana, ya había intentado penetrar en el mercado español en dos ocasiones, y había sido frenada por recomendación del CNI. Pero esta eterna crisis está derrumbando las puertas más resistentes, y las del puerto de Barcelona ya no aguantaron más. GABRIEL ALBIAC DE UNA CIERTA PERDIDA ELEGANCIA A uno le puede el desasosiego de ver desaparecer un cierto sentido de la elegancia: puede que la democracia haya sido solo eso Artur Mas, presidente de la Generalitat EFE aspecto económico sino también al esfuerzo académico del estudiante. El universitario que ha recibido una beca debe demostrar que es digno de ella y para ello no vale con aprobar unos créditos, y un 6 es una nota mas que aceptable como requisito para obtener una de estas becas. ALICIA ÁLVARO CHOQUE MADRID Adiós a Guardiola Un profesional que a lo largo de cuatro años consecutivos consigue 13 de los 17 títulos disputados por su club, y que sabe despedirse con la elegancia de admitir que se ha vaciado por su dedicación al club y que necesita recuperarse, merece todos los elogios. Esta alabanza sale desde mi profundo y veterano sentir madridista. El mismo que mientras construíamos la presa de Aldeadávila, sobre el río Duero, a 120 kilómetros de Salamanca, antes incluso de que el popular Seat 600 irrumpiera en el mercado nacional, me hacía alquilar con algunos compañeros un taxi para ir a ver los partidos del Real Ma- drid durante aquellas famosas cinco Copas de Europa, que así se llamaban entonces; cuando la televisión era en blanco y negro. Las victorias adquieren su verdadero valor cuando el rival es equiparable. Gracias, Guardiola, por saber ganar y también perder, y por haber logrado el respeto de muchos madridistas, algo que me consta. ENRIQUE BELLO GARCÍA MADRID La despedida que merecía Raúl Raúl González ha recibido una espectacular despedida- -con retirada de camiseta incluida- -en el Shalke 04, tras dos temporadas con magníficos resultados. Ha sido un vivo ejemplo de profesionalidad, entrega, rigor y sacrificio después de que aquí, en España, no haya visto recompensada como es debido su gran clase. Quizás ese sea el problema endémico de la sociedad española en su conjunto, ciega ante el valor de muchos de sus integrantes, obligados a ver reconocida en el extranjero su valía. El eterno mal de nuestro país: la decadencia de un estilo de vida en el que la envidia, el ensimismamiento, el individualismo, la vanidad, nos convierten en un Estado fracasado que cuenta con individuos muy valiosos, pero a los que con facilidad se les desdeña porque el mediocre de turno que toma decisiones prefiere rodearse de los de su misma condición. Así seguimos, mordiendo el polvo porque hemos decidido que los mejores encuentren la gloria más allá del solar en que quedó España. SERGIO SANTAMARÍA GERONA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director a: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. es Lo más leído Las emociones que brindó ayer el deporte español mantuvieron a muchos internautas pendientes de ABC. es. También la intervención de Rajoy en la clausura del Congreso del PP madrileño y el aniversario de boda de Guillermo y Catalina de Inglaterra destacaron en la oferta informativa de la web. Hoy, en nuestra web ABC. es pone cara a los cinco millones y medio de parados españoles. Cuenta este lunes las peripecias de ciudadanos, con nombre y apellidos, que desesperan en la búsqueda de esa oportunidad laboral. Además, el cantante Fran Perea visita ABC. es, a las 12.30 horas, y responde a sus fans. Fran Perea Te fijas? Damos miedo Primavera de 1961. André Malraux susurra al oído de su esposa, Madeleine, sin alterar una ceja. La recepción oficial transcurre monótona. Hace pocos días que Malraux ha perdido a sus dos hijos en un estúpido accidente de tráfico. Pero ni él ni Madeleine- -cuyo primer marido y hermano de André fue asesinado por los nazis- -hubieran juzgado digno que su dolor privado alterara su deber público. Asiste al Elíseo el ministro Malraux. El dolor es cosa de André. En nada uno debe interferir al otro. Es el principio sagrado sobre el cual alzaron los padres de la República su intemporal monumento. De Gaulle podía ser un estoico casi patológico, que imponía contadores separados para sus gastos públicos y domésticos de electricidad y teléfono. Patológico casi era el vanidoso hedonismo de Mitterrand. O las múltiples adicciones que hicieron ceniza del talento inmenso del propio Malraux. En nada concernían a su oficio público. Ni para bien, ni para mal ni para nada. Esa fue la gravedad mayor de la República: su point d honneur Irrenunciable. Sigo la elección presidencial en Francia con desasosiego. Desde más de un año antes de que comenzase. El desasosiego de ver extinguirse un principio marmóreo, sobre el cual nació en el continente europeo la democracia: la salvaguardia de lo privado. No debiera asombrarme. Apenas queda ya un lugar en el mundo donde ese sacramento fundacional se preserve. Con todos sus horadamientos, la concepción francesa del Estado había mantenido intacta, hasta hace casi nada, esa barrera. Basta recordar los funerales de Mitterrand para entender hasta qué punto tal delimitación entre individuo y función simbólica es lo único que nos preserva de la barbarie totalitaria. Pero esa barbarie se lo ha tragado todo. Y, encima, hasta estamos contentos. Y la fingimos un progreso. Toda la campaña presidencial del 2012 ha estado girando en torno a un linchamiento. Iniciado un año antes. Cuando la vida sexual de Strauss- Kahn fue convertida en objeto de debate político, justo una semana antes de la fecha prevista para anunciar su candidatura, que quedó, así, pulverizada. Idéntico, en estas dos semanas entre primera y segunda vuelta. No hay debate político: las hipótesis de trabajo de Hollande y de Sarkozy son las mismas. Sin más, porque la ruina ha llegado a tal punto que no admite margen de divergencia entre sujetos racionales. Y, desde hace siete días, es otra vez el sexo de Strauss- Kahn lo que unos y otros se tiran a la cabeza. No su situación judicial; su sexo. Y a uno le puede el desasosiego de ver desaparecer una era. Y un cierto sentido de la elegancia: puede que la democracia haya sido solo eso.