Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion ABC POSTALES A LOS CUATRO VIENTOS JOSÉ MARÍA CARRASCAL Más coherencia y menos demagogia La propuesta de IU de eliminar la indemnización de la que disfrutan los exministros y ex altos cargos de la Administración que sean parlamentarios o tengan un trabajo tiene su lógica en estos duros tiempos que atravesamos. Lástima que esa austera sensatez no tenga su reflejo en Andalucía, donde IU no tiene reparos en abrazarse a un Gobierno, el socialista, que ha evaporado en el escándalo de los ERE fraudulentos el equivalente a muchas indemnizaciones de exministros. La unión hace la fuerza, y ahorra Con el último recorte de 10.000 millones en Sanidad y Educación, los de siempre se echan a la calle. Pero cuando la patronal pone sobre la mesa un informe en el que se explica que la maraña legislativa que ha florecido al calor de las autonomías (demasiado cerca ya de los reinos de Taifas) es un verdadero freno a la inversión, y que en caso de desaparecer se ahorrarían 40.000 millones, nadie saca la pancarta para reclamar que se recupere la unidad de mercado. Alianza de Civilizaciones Decir adiós a la Alianza de Civilizaciones- -impulsada por Zapatero- -era lo que pedía el corazón. Pero la cabeza indicaba que abandonar un proyecto que ahora auspiciaba la ONU podría tener consecuencias. Así pues, haciendo de la necesidad virtud, el nuevo Ejecutivo ha optado por reducir sustancialmente la aportación económica y reconducirla hacia el apoyo a la Primavera Árabe, algo bastante más sensato que los 12 millones de euros de la cúpula de Ginebra. CHOQUE DE TRENES. ¿O NO? En las elecciones francesas se decide no solo el destino de Francia, sino también el de Europa. Y no es muy prometedor N O sé quién ganará las presidenciales francesas del próximo domingo, pero sé quién puede muy bien perderlas: Europa. Si el ganador no se entiende con Alemania, las vigas maestras de la Comunidad Europea se vendrán abajo, al descansar en París y Berlín. Los demás somos comparsas con nuestras manifestaciones y simplezas. Y lo malo es que no solo las encuestas, sino también las declaraciones, anuncian un desencuentro. François Hollande, el previsible ganador, ya lo ha dicho como un desafío: Alemania no puede decidir sola por el resto de Europa Por su parte, Angela Merkel ha repetido que los ajustes acordados no son negociables Admite medidas de estímulo. Pero subordinadas a las de ajuste. Mientras, la única que puede salvar a Sarkozy, Marine Le Pen, no parece dispuesta a mover un dedo por él, montada en ese 18 por ciento de franceses que le han dado su voto. Más que a su padre. Esto es un comienzo, el de la reconquista de Francia ha dicho. No es difícil adivinar sus planes. De entrada, impedir que gane Sarkozy, dejando a sus seguidores en casa. Luego, esperar a que Hollande se estrelle contra la crisis, que seguro no podrá remontar gastando más, como promete. Para levantar la bandera de salvadora de la patria cuando Francia esté como están hoy Italia o España, con una población desesperada. Fue lo que hizo Hitler para cargarse la República de Weimar, no con sus camisas pardas sino con las urnas. Mediránque estoypintandouncuadro demasiado negro. También me lo reprochaban cuando advertía que España era demasiado grande para ser rescatada y ahora lo dice todo el mundo, y lo que empiezo a temer es que Europa sea demasiado grande para el rescate. No lo digo yo, lo dice un socialdemócrata alemán, presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz: Temo una ruptura entre el norte y el sur de Europa O sea, entre su país y sus vecinos mediterráneos. Y no me vengan con que Merkel y Hollande están condenados a entenderse A lo que parecen condenados es a no entenderse. Hollandenopuedeconvertirse enotroSarkozy, asistente de Alemania, y Merkel no puede adoptarde la nochea la mañanauna políticade reactivación. Se lo impiden no solo sus convicciones, sino también su propio pueblo, no dispuesto a seguir financiando la dolce vita de los vecinos del sur. No importa que no sea verdad o que, si muchos de esos meridionales no hacen nada, es por no encontrar trabajo. Los alemanes lo creen, incluidos muchos socialdemócratas. Y eso es lo que cuenta. O sea, que el choque de trenes en medio del túnel dela crisis está servido. A no ser, naturalmente, que M. Hollande haga como presidente lo contrario de lo que dijo como candidato, cosa que nunca hay que descartar con los políticos. Pero eso habrá que verlo para creerlo. En la Tercera de mañana abundaré sobre el asunto. CARTAS AL DIRECTOR ¿Qué pasa con pymes y autónomos? La ley de pagos a Proveedores de la Administración es un paso adelante, no cabe duda, pero en esta ley han dejado fuera, como casi siempre, a los más débiles. Las que realmente tienen que cerrar y despedir a los trabajadores son las subcontratas, que en realidad son las que han puesto el dinero y los trabajadores para llevar a cabo las obras, servicios, etcétera, y que no son titulares de la deuda. Se da la paradoja de que muchas de las grandes empresas que están reclamando sus deudas a la Administración no han pagado ni un euro a sus subcontratas, y es probable que no lo hagan, ya que esta ley no contempla exigencia alguna por parte de las contratas de saldar a su vez las deudas con sus proveedores. Antes de pagar a los proveedores de la Administración, que pidan también el listado de proveedores de las grandes empresas y que el pago esté sujeto a la obligación de pagar a las subcontratas. Si no se hace así, el dinero se lo llevarán los mismos y no se arreglará nada. AMALIA SALAZAR CERÓN VALLADOLID El nacionalismo echa más leña Los representantes de las autonomías vasca y catalana continúan, sin cansancio, considerándose víctimas de la opresión española, y de ahí el pretendido justificante a sus anhelos secesionistas; pero sus alegaciones se evaporan tan pronto como se demuestra que ninguna de estas dos comunidades puede echar a andar en solitario por imposibilidad para afrontar necesidades de gasto público de primera necesidad, ya se trate de pensiones, ya de asistencia sanitaria. El PNV y la izquierda abertzale dicen, sin ponerse rojos de vergüenza, que quieren independencia porque España los hunde. Y Artur Mas, a pesar de no disponer de mayoría suficiente en su Parlamento y necesitar de los votos del PP catalán, amenaza con promover un referéndum si no se aviene el poder central a arrodillarse ante él con un pacto fiscal que le llene bien las arcas, ahora vacías por la pésima gestión del tripartito. Frente a esta desfachatez, Rajoy parece mostrarse firme. Con el mandato otorgado que le asiste por abrumadora mayoría, no le debe temblar el pulso si, llegado el caso, tiene que intervenir autonomías como las señaladas, o cualesquiera otras, que no se atengan a las pautas que exige el interés general. JOSÉ MARÍA LÓPEZ FERRERA MADRID La única política económica No hace mucho se ha sabido que el Gobierno de Zapatero se comprometió a reducir el déficit en 33.000 millones de euros y solo lo hizo en menos de 7.000 millones. Haber ocultado más de 25.000 millones de déficit ha aumentado severamente el desprestigio de nuestro país. Por eso es incomprensible que el PSOE, siendo responsable de buena parte de lo que haya sucedido, ahora siga haciendo demagogia. Se puede discutir de forma teórica la conveniencia de hacer otra política para salir de la crisis, pero, tal y como son en este momento las circunstancias, no hay otra política posible que la de la austeridad. El Banco Central Europeo ha dejado claro que no hay margen de error. Los ajustes se pueden hacer de otro modo. Y eso es lo que la oposición, con espíritu constructivo, tendría que haber propuesto en los debates sobre el presupuesto. Se ha debatido sobre lo imposible y no se ha corregido al Gobierno en lo posible. Tengo la sensación de que una vez más en estos días ha habido demasiada ideología, mucho oportunismo y poca política de verdad. JOSÉ MORALES MARTÍN PALAFRUGELL (GERONA) Valorar las becas En estos tiempos tan difíciles, racionalizar el dinero de todos se convierte en una prioridad. Desde mi punto de vista de estudiante, quiero mostrar mi apoyo a las medidas respecto a las becas universitarias. En el criterio del reparto de ayudas, se debe atender no solo al