Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES Mingote eterno PRESIDENTA- EDITORA: LUNES, 30 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion ABC 16 de marzo de 1966 CATALINA LUCA DE TENA Director Bieito Rubido Ramonde Director adjunto: Luis Ventoso Subdirectores: José Ramón Alonso Manuel Erice Mayte Alcaraz Montserrat Lluis Adjuntos al Director: Ramón Pérez- Maura Alfonso Armada Ana Isabel Sánchez ABC Cultural: Fernando R. Lafuente Desarrollo de producto abc. es: Isaac Timón Áreas: Sergio Guijarro (Información) Jaime González (Opinión) Manuel Marín (España) Alberto Sotillo (Internacional) Yolanda Gómez (Economía) Adolfo Garrido (Madrid) Nuria Ramírez (Sociedad) Jesús G. Calero (Cultura y Espect. David Álvarez (Deportes) Sebastián Basco (Cierre) Jesús Aycart (Diseño e Infografía) Matías Nieto König (Fotografía) Alexis Rodríguez (Suplementos) Laura Revuelta (ABC Cultural) María Jesús Pérez (Empresa) Fernando Rojo (Fin de semana) Isabel Gutiérrez (Gentestilo) Archivo: Federico Ayala Delegaciones: Isaac Blasco (C. Valenciana) María Jesús Cañizares (Cataluña) Antonio González (C. -La Mancha) José Luis Martín (Castilla y León) Roberto Pérez (Aragón) Bernardo Sagastume (Canarias) DISCURSO PARA UNA CRISIS Es urgente que el Gobierno dé un paso al frente en su discurso a los ciudadanos, explicándose con firmeza en lugar de justificarse con un permanente no nos gusta, pero es inevitable Directora General Ana Delgado Galán Gerente Javier Caballero Control de Gestión José Antonio Ansede Área de Márketing José María de la Guía Área de Publicidad Eduardo Real Área Técnica José Cañizares Área de Recursos Humanos Raquel Herrera E Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7 28027 Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555 Precio ABC 1,30 euros Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.186 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid L presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defendió ayer con vehemencia, en la clausura del Congreso del Partido Popular de Madrid, su política de reformas y las medidas más polémicas tomadas hasta el momento. Entre ellas, como es obvio, la subida de impuestos, de la que Rajoy afirmó que no quedaba otra alternativa La causa ha sido, de nuevo, la desviación de la previsión del déficit para 2011, anunciada y defendida por el Gobierno socialista en el 6 por ciento, incluso después de celebradaslas elecciones del 20 denoviembre. Finalmente, el déficit de 2011 se consolidó en un terrible 8,5 por ciento. Por eso, muchas de las promesas electorales del PP no pueden cumplirse en esta primera etapa de su mandato. Pero esta misma circunstanciaobliga al Gobierno a un esfuerzosuplementario de explicación y presencia ante la opinión pública y a un ejercicio de confianza objetiva en el resultado de sus medidas, más allá de la encomiable actitud de Mariano Rajoy cuando afirma que estamos en el camino correcto. Este mensaje debe encontrar suficiente armonía en el resto del equipo gubernamental, porque no se compadece con jarros de agua fría, como el lanzado por los responsables econó- micos del Ejecutivo al reconocer que con la subida de impuestos no se crea empleo ni se crece en absoluto Por el momento, se ha aumentado el IRPF, y para el año que viene subirán el IVA y los impuestos especiales. Con este análisis fatalista será difícil que los españoles den márgenes de confianza al Gobierno para soportar los sacrificios que se les están imponiendo. Si no hay empleo, el Estado tendrá que destinar más fondos a los parados; y si no hay crecimiento, el Estado no mejorará la recaudación por vía de impuestos. Es fundamental y urgente que el Gobierno revise los términos de su discurso a los ciudadanos, porque tiene las razones adecuadas para hacer lo que está haciendo, sin necesidad de justificarse permanentemente con un no nos gusta, pero es inevitable porque un programa electoral no se puede aplicar literalmente si las condiciones económicas no son las que se esperaban; y porque es evidente que el déficit público se come las posibilidades de crecimiento del país. Ahora bien, si la causa principalde estedéficit público está en el gasto autonómico, entonces la subida de impuestos debe ir acompañada de medidas de similar contundencia para el reajuste de la organización administrativa del Estado. O, dicho de otra manera, quizá el Gobierno deba proponer menos e imponermás alascomunidadesautónomas, paraque, deestamanera, la subida de impuestos y la simultánea reforma del Estado autonómico contribuyan a todo: a reducir déficit público, crear empleo y aumentar la actividad económica. E ATAJO INDEPENDENTISTA n plena emergencia económica, el chantaje de CiU a Mariano Rajoy es fiel reflejo de la mentalidad propia de un nacionalismo excluyente e insolidario. Artur Mas sabe de sobra que el llamado pacto fiscal es un paso decisivo hacia el soberanismo y que resulta inaceptable en términos políticos, jurídicos y financieros. Sin embargo, el presidente de la Generalitat está dispuesto a superar todos los límites cuando amenaza con una consulta popular amparada en una ley autonómica de imposible encaje constitucional. La hoja de ruta está perfectamente trazada y culmina en un referéndum soberanista que planteará sin rodeos la ruptura entre Cataluña y el resto de España. Ni siquiera el plan Ibarretxe se había atrevido a llegar tan lejos. La Constitución tiene como fundamento la soberanía nacional que pertenece al pueblo español, y no la yuxtaposición de supuestos poderes originarios. CiU olvida muy pronto elapoyo delPP catalán a los presupuestos autonómicos, como se puso de manifiesto en el Congreso de los Diputados con la negativa de los nacionalistas a apoyar las cuentas presentadas por el Ejecutivo. Artur Mas considera seriamente un adelanto electoral al servicio de sus intereses partidistas y está dispuesto a llevar el desafío tan lejos como haga falta. Frente a las amenazas de tomar un atajo hacia la independencia, el Gobierno debe cumplir yhacer cumplir la Constitución y las leyes explicando a los ciudadanos de toda España las consecuencias del desafío nacionalista. Dadas las circunstancias, no sirve poner paños calientes ni mirar hacia otro lado para esperar que pase la tempestad. ÍNDICE La Tercera 3 Editoriales 4 Enfoque 5 Opinión 12 Cartas 14 España 16 Internacional 26 Economía 31 Sociedad 35 Deportes 39 Madrid 59 Cultura 68 Toros 73 Agenda 76 Gentestilo 84 Pasatiempos 88 El Tiempo 89 TV 90