Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE ABRIL DE 2012 abc. es economia ECONOMÍA 61 Nos importa Portugal JUAN VELARDE FUERTES Si Portugal va mal, la reestructuración lusa es un problema enorme para España, porque somos su gran acreedor, existen fuertes lazos entre ambos L a situación económica españolanoes, precisamente, independiente de Portugal. El país luso es uno denuestros mayoresimportadores, yexistenfuerteslazoseconómicosentrelosdos. Porotrolado, losucedido en la Bolsa con la Banca española el 12 04 2012, cuando el banco portugués Espíritu Santo solicitó una ampliación de capital por valor de 1.000 millones de euros para ser capaz de cumplir con los requisitos de solvencia que establece la Autoridad Bancaria Europea, prueba aun más esta vinculación. Y no se olvide: siPortugal va mal, como recuerdaen El Economista (13 04 2012) Juan Ramón Caridad, director de Swiss Global para España y Portugal, la reestructuración lusa... esunproblemaenormeparaEspaña, porque somos su gran acreedor De ahí el interés con que se siguieron en España las recientes declaraciones del primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, al periódico alemán Die Welt Existe una especie de panorama preocupante básico. Por una parte, el PIBlusitanoha caídoun 1,5 en 2011, yel FMI prevé que en 2012 la caída sea del 3,3 La deuda pública, en se situó en 2011 ya enun 107 Como resultado, el 14 de abril de 2011, el bono a 10 años portugués tenía un diferencial con el bono alemán de 5,62 puntos porcentuales, situándose su interés en el 9 05 Un año después (12 04 2012) el diferencial con el bono alemán ha pasado nada menos quea 10,97 puntosporcentuales, yel tipo deinterés se ha situadoenun porcentaje intolerable, parapensarencualquiersalida de la crisis, del 12,67 Es lógico, pues, que en estas declaraciones Passos Coelho afirmase no saber si Portugal podría prescindir de la ayuda financiera de la troika (FMI, CE y BCE) Tal incertidumbre no deja de contemplarse con ciertasimpatía por partede esa troika Claire Gatinois destaca en Le Monde (10 04 2012) cómo el déficit del sector público luso había disminuido del 9,8 del PIB en 2010, al 5,9 en 2011, y se preveía alcanzase sólo el 4,5 en 2012. Esto se acompaña de un conjunto de reformas importantes, tanto para que el mercado del trabajo sea mucho más abierto, como para acentuar las privatizaciones ycolocacionesde empresas en otrospaíses. El caso más importante- -con repercusión en la política española- es el de Electricidade de Portugal, ahora en manos chinas. Las exportaciones también han mejorado. Pero todo esto no evita que Portugal precise de una ayuda, aunque no exactamente en los términos de la griega. Lo señalado muestra una especie de panorama ambiguo- -habrá ayudas, muy probablemente, de la troika seguirán las reformas estructurales para sacar ventaja de la espera de esos 30.000 millonesde euros de ayuda incluso, en monto total, hasta 2014; seguirán las dificultades para la vida de los portugueses, visibles en la subida del desempleo, que se prevé llegará al 14,5 en 2012, yenelqueun 35 deparadosserán jóvenes. Peroenelhorizontesepuedeobservar un posible punto de apoyo, que porcierto, lomásprobableesquelocompartamos los españoles. Enelartículo Portsinthestorm publicadohaceunassemanasen TheEconomist se indica con toda una serie de frenos, en los que ocupa un puesto muy importante la acción sindical de los esti- badores de la bahía de Lisboa, que existenoportunidadesextraordinariasalencontrarse la Península Ibérica rodeada poreltráficodeAsiaEuropa, comonovedad en el ámbito marítimo internacional, que de alguna manera enlaza, precisamente en los puertos portugueses de Leixões, Lisboa y Sines, con el tráfico transatlántico que procede de la zona del Canal de Panamá, a su vez de enlace con el colosal comercio transpacífico. Las ventajas posibles en relación con el tráfico de contenedores lo muestran en este artículo Rui Marques y Carlos Cruz, de la Universidad Técnica de Lisboa. Es evidente que esto precisa alteraciones estructurales importantes, como pueden ser los servicios complementariosque, desdereparacionesdebuquesa mejoras enel tráfico en tierra, tanto en el régimen de propiedad de los puertos, como mejorando lo posible las infraestructuras que para el tráfico de contenedores, se tendría que dirigir hacia España. Sóloasí, ventajascomoladelaTerminal XXI del puerto de Sines, obtendrán rendimientos adecuados. Si todo esto, como se ha señalado antes, se liga a una decidida transformación del ambiente sindical portugués, Portugal puede recibir un empujón muy positivo y no depender solo de una eventualayuda dela troika Conviene insistir que un impulso positivo de Portugal sumará mucho, y no restará, en la evolución de la economía española.