Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE ABRIL DE 2012 abc. es ABCdelDEPORTE 41 Xabi, Belle Sebastian y el fin de la lluvia DAVID ÁLVAREZ C EFE La presión del corredor La Lieja- Bastogne- Lieja ofrece imágenes únicas. Los ciclistas ascienden las cotas entre un gentío que les impide adelantar. Venció el kazajo Maxim Iglinski (Astana) Si le ven en la foto, díganlo FOTOS AFP Iríbar canta el gordo El mítico portero del Athletic sacó el número, el 29.773, del bombo de Loterías del Estado, cedido al club vizcaíno para esta gran ocasión. No había tocado el gordo, no, pero casi. El número fue el orden de partida para repartir entre los socios del club las 17.000 entradas de la final de la Copa del Rey EFE omo cualquier imagen susceptible de convertirse en metáfora, hubo una el sábado por la noche que podría contener todas las explicaciones, o incluso ninguna. Ya duchado, después de celebrar la conquista del Camp Nou en el vestuario, Xabi Alonso deshizo el camino por el túnel y regresó al campo. Subió unos escalones y se sentó en una butaca, único ocupante de un asiento en un estadio entonces 90.000 veces desierto. Allí se quedó un rato, a solas después de un frenesí desesperado que no abarcaba sólo esa noche, sino que había comenzado en noviembre de 2010 (aquel 5- 0) Ese Xabi contemplativo que algunos fotografiaron podría decir mucho del sentido del 1- 2. O tal vez nada, pese a las tentaciones de pensar lo contrario. Sabemos que miraba sin prisa las gradas, el pedazo de hierba recién tomado. Lo sabemos porque se fotografió haciéndolo, una imagen en blanco y negro en la que asoma la puntera de su zapatilla derecha. Relajándome escribió en Twitter. Sabemos también que decidió vestir el instante con música de Belle Sebastian. Y conocemos lo que dicen los versos de Another Sunny Day (Otro día soleado) la canción que escuchaba. La segunda, por ejemplo: Otro día lluvioso, estamos atrapados en casa con un tren de juguete Después, pasada la lluvia, como había pasado ya en el momento en que Xabi se sentó en la grada con pantalones cortos, la tercera estrofa sigue: Otro día de junio, escogeremos a once para jugar al fútbol Resulta tentador entender que la imagen del Xabi contemplativo y sus versos cantados de fondo contienen todas las explicaciones de lo que sucedió el sábado en el Camp Nou. Ver en ella lo que sigue a la tormenta de ansiedad que suponía hasta entonces el Barcelona. Pero bien puede haber sido otra cosa. También Mourinho regresó al campo vacío, y también tomó alguna fotografía. Pero regresó adentro enseguida.