Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en Francia La fuerza de los descartados LUNES, 23 DE ABRIL DE 2012 abc. es internacional ABC Hollande y Sarkozy, en busca del voto ultra de Le Pen BLa izquierda cierra filas con el socialista Hollande. La extrema derecha embiste a Nicolas Sarkozy J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS François Hollande La campaña de la segunda vuelta, el 6 de mayo próximo, comienza con una izquierda unida detrás del candidato socialista, François Hollande, y una derecha amenazada por los llamamientos de la extrema derecha a derrocar a Nicolas Sarkozy. Asimismo Eva Joly, por los ecologistas, y JeanLuc Mélenchon, líder del Frente de izquierda piden el voto automático contra Sarkozy. Ahora tanto Hollande como Sarkozy se apresuran a captar el voto que se ha llevado Le Pen en la primera vuelta. Y a Sarkozy no le va a resultar nada fácil. El presidente candidato tiene el apoyo casi automático de la gran mayoría de los electores centristas de Bayrou (menos del 10 de la primera vuelta) Pero el llamamiento de Marine Le Pen al derrocamiento es una amenaza devastadora contra Nicolas Sarkozy. Históricamente, los candidatos conservadores tenían que enfrentarse a una extrema derecha que favorecía la elección de candidatos socialistas. En esta ocasión, Marine Le Pen ha lanzado un temible órdago contra Nicolas Sarkozy. Sarkozy solo podrá ganar la segunda vuelta si consigue conquistar a los electores de extrema derecha, pero Marine Le Pen les pide ser el fundamento de una fuerza política de nuevo cuño nacida de los escombros de la derecha liberal Soy el candidato de todos los que deseen pasar página. El mejor situado para ser el próximo presidente Nicolas Sarkozy Podemos hacer frente a la segunda vuelta de las elecciones con confianza. Preservaremos nuestro modo de vida Marine Le Pen Debemos crear una nueva fuerza que nazca de los escombros de la derecha liberal dato de unas derechas amenazadas por la extrema derecha. Seguidores de Hollande siguen su discurso por televisión EFE Control de la inmigración No obstante, para hacerse con el voto de la extrema derecha, nada más conocer los resultados Sarkozy insistió en que su prioridad para el futuro será controlar la inmigración y combatir el crimen y la inseguridad. Dos asuntos muy sensibles para el electorado fiel a Le Pen, que el candidato presidente tradicionalmente ha sabido manejar con más credibilidad que Hollande. Pero también en las filas de Hollande se busca el voto de la ultraderecha. Destacados dirigentes socialistas ya han dado a entender que el votante de Le Pen debe ser tenido muy en cuenta. Y el propio François Hollande ha hecho una apertura a los simpatizantes del Frente Nacional, al insistir ayer en que él representa el voto de quienes quieren pasar página Una directa alusión al votante rupturista del Frente Nacional. Al mismo tiempo, Hollande ha insistido en prometer que con él no habrá tantos ajustes y sacrificios como con Sarkozy. Es lo que él llama política de crecimiento frente a las obligaciones de austeridad impuestas por Europa. Un discurso que también es muy bien acogido por el votante de Marine Le Pen. Hundir a la UMP Le Pen pide a sus electores dos cosas: que den la victoria al candidato socialista, y que hundan a la UMP (centro derecha, el partido de Nicolas Sarkozy) que tiene quince días para conseguir la unión de varios electorados: debe dar garantías a los electores centristas y conservadores clásicos, defensores de la zona euro y la credibilidad económicas; al mismo tiempo que debe conquistar a unos electores que han apoyado la ruptura con la zona euro, el cierre de las fronteras, la denuncia del liberalismo y el capitalismo Marine Le Pen no es propietaria de sus electores, que pueden liberarse de su candidata de la primera vuelta. Pero su andanada contra Nicolas Sarkozy favorece al candidato de una izquierda unida contra el candi- LOS DERROTADOS Fracaso de Mélenchon al reorganizar la izquierda ABC PARÍS El candidato de la izquierda radical, Jean- Luc Mélenchon, de 60 años, logró ayer un cuarto lugar en las elecciones, pero su resultado cercano al del centrista François Bayrou fue recibido como un fracaso por los analistas. Mélenchon se había convertido durante la campaña en uno de los fenómenos mediáticos, gracias a su afilada retórica y a su propuesta de reorganizar la auténtica izquierda en Francia. En sus primeras de- claraciones, el favorito, el socialista Hollande, lanzó un mensaje explícito a los electores de Mélenchon para que le apoyen en la segunda vuelta. François Bayrou se presentaba, por su parte, por tercera vez a las presidenciales con un programa centrista y pro- europeo. Después de haber obtenido en la primera vuelta de 2007 un notable 18 por ciento de los votos, este antiguo profesor de provincias y hoy diputado todavía cree en una alternativa a la polarización de Francia entre la derecha y la izquierda que según Bayrou condu- ce al país a un permanente impasse. Fue el primero en alertar del peligro de la explosión de la deuda en 2007, y hoy defiende el made in France frente a la deslocalización y la desindustrialización del país, dos temas que logró imponer en la campaña. Bayrou aseguró que estaba dispuesto a dialogar con Hollande y Sarkozy para la segunda ronda, y les diré lo que es esencial para nosotros. Voy a escuchar sus respuestas en los próximos días y voy a tomar mis responsabilidades Los enanitos de estas elecciones han sido sin duda en primer lugar la candidata ecologista, Eva Joly, de 68 años, que fue incapaz de asegurarse siquiera los votos de su propio campo. La opción verde de Eva Joly, resultó la sexta fuerza más votada con un dos por ciento de los votos en la primera ronda presidencial