Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 14 DE ABRIL DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 13 EL ÁNGULO OSCURO JUAN MANUEL DE PRADA UN SERMÓN DE VIERNES SANTO Reig Pla aportó muy diversos ejemplos de la malicia del pecado que nos destruye A L obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, le han montado un aquelarre por unaspalabraspronunciadasenunsermóndeViernesSanto. ¿Yquéenormidades profirió el obispo Reig Pla en aquel sermón? Pues comenzó Reig Pla glosando la malicia del pecado que se nos presenta con la apariencia engañosa de bien, para destruirnos; yprosiguióapuntandoque másgrandeque elpecado esla graciaregeneradora deDios, de su Hijo para sanarla. Reig Pla aportó muy diversos ejemplos de la malicia del pecado que, presentándosebajo laapariencia debien, nos destruye: el hombre casado que comete adulterio; la mujer embarazadaqueaborta; elempresarioquedefraudaelsalarioasustrabajadores; elsacerdotequellevaunadoble vida, etcétera. Más adelante, Reig Pla se refirió a quienes, ofuscados por una propaganda sexual confundidora, piensandesdeniñosquesientenatracciónporpersonasde su mismo sexo; y, para probar esa atracción, se corrompen y se prostituyen hallando el infierno Aquí Reig Pla empleó la palabra infierno en sentido figurado, como destrucciónen vida, comosedesprende diáfanamente de su sermón, que justo entonces se referíaalagrandeza del amor divino, queacoge ysana enseguida secundada por los habituales pescadores y corsarios en río revuelto. ¿Y cuál fue la causa de tal reacción? Al parecer, que ReigPla habría faltado ala dignidad de los homosexuales; pero si aceptamos tal dislate, también habremos de aceptar que faltó a la dignidad de los matrimonios (por denunciar el pecado de adulterio) de las mujeres (por denunciar el pecado de aborto) de los empresarios (por denunciar el pecado de defraudación delsalario) de lossacerdotes (por denunciarelpecadode fariseísmo) etcétera. Vamos, que Reig Pla habría faltado a la dignidad de todo bicho viviente. Pero si los sacerdotes que no llevan doble vida, o los empresarios que no defraudan a sus trabajadores, o las mujeres que no abortan, o los cónyuges que no son adúlteros se sintieran aludidos por el sermón de Reig Pla pensaríamos que se han vuelto majaras. ¿Por qué no pensamos lo mismo de los homosexuales que se han revuelto furiosos? Pues si no se han prostituido, ni han prostituido a otros mediante propagandas engañosas, tales palabras no les aluden; y sentirse aludido por aquello que no nos alude es locura. Quizá lo más estremecedor del aquelarre que le han montado a Reig Pla- -nuevo Ecce Homo en el pretorio- -esque su sermónrezumapiedad evangélica por los cuatro costados: señala la malicia del pecado, sin condenar al pecador; y nos recuerda que allá donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia de Dios, dispuesto a lavarlo en su propia sangre. Y esto es lo que en verdad escandaliza del sermón de Reig Pla: que afirme la realidad objetiva del pecado; y la realidad de un Dios dispuesto a perdonar siempre al pecador arrepentido. Pues para negar a ese Dios que perdona hay que negar primero el pecado, que- -por emplear el mismo epíteto que una cabecita hueca ex- ministerial usase para calificar el sermón de Reig Pla- -es preconstitucional tan preconstitucional como nuestra naturaleza caída. Y el obispo de Alcalá, en su sermón de Viernes Santo, anunció que en el Gólgota se promulgó una Constitución de misericordia, capaz de redimir nuestra naturaleza caída. El aquelarrequele hanmontado nosconfirmaque elescándalo de la Redención permanece tan vigente como hace dos mil años. UNA RAYA EN EL AGUA IGNACIO CAMACHO EL CRONOMETRADOR DE ATARDECERES Paradigma vivo del periodismo literario, el lesionado Alcántara ha vuelto en plena forma a disputar el segundo asalto Hay un hombre de pie sobre mis huellas... (Manuel Alcántara) E MÁXIMO N un congreso en el que recibió una pequeñaparte deloselogiosquesu trayectoria merecele oí a Manuel Alcántara decir que había tenido el privilegio de leer en vida sus propias necrológicas. No hay tal; se trata sólo de que aunque en España el reconocimiento y los honores suelen ser póstumos, su hombría de bien y su acogedora bondad le salvan de tener que morirse para recoger el cariño y la admiración de todos los que bien le quieren. Elcielopuede esperarperolagratitud siemprelleva sello urgente. Hermano mayor y decano octogenario de la cofradíade la SagradaColumna, hondopoeta existencialista de una generación emparedada, conversador de impagable versatilidad y el mejor escritor español de boxeodesde Ignacio Aldecoa, Alcántara es el paradigma vivo del periodismo literario, ese largo y brillante río de lírica cotidiana y pensamiento urgente en el quesehan bañadoLarra, Azorín, Pemán, Camba, Umbral o Ruano. Socarrón como un Pla, preciso como un Chaves Nogales, ingenioso como un Fernández Flores, lleva medio siglo largo y continuo machacando la vida en hierro frío iluminando con su indesmayable talento el relato de un mundo que parece mejor y más amable a través de su mirada irónica y compasiva. Como escribe a la orilla del mar de esa Málaga que naufraga y emerge en el mejor y más profundo de sus poemas, contempla la vida desdela experiencia estoica del que está acostumbrado a ver el eterno ir y venir las olas; su palabra humanitaria y fluida transmite la serenidad esencial de un hombre capaz de cronometrar los atardeceres. Hace menos de un año me dijo con escalofriante exactitud a qué hora se ponía el sol en el Mediterráneo frente a su ventana y comprendí quesehabíadedicadoamedir laeternidadcomosiensayase el modo de dirigirse hacia ella. Poco después dio un mal paso que le descoyuntó la osamenta, y aunque ha conservado intacta la lucidez y preservado limpias sus manos de ametrallar metáforas nos ha privado un par de meses del desayuno de su prosa, quizá porque los médicos no le dejaban empaparladedry Martini. Estasemanade zozobra ytemblores, llenade malas noticias, hadado laalegríade reaparecer en sus periódicos regionales de Vocento con unartículo fulgurante, esplendoroso, de esos que sólo se pueden escribir con síndrome de abstinencia. Anda renqueante- que cuesta estar de pie mucho trabajo para después marcharse a donde sea -pero está en plena forma: preciso, ocurrente, luminoso, incombustible. El maestro ha vuelto al ring con la pegada de siempre a despecho de la debilidad de su juegodepiernas. Éldiceque vieneadisputarlaprórroga, pero sólo se trata del segundo asalto. Y queda mucho combate.