Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ABCdelOCIO VIERNES, 23 DE MARZO DE 2012 abc. es ABC C ine Críticas Risas marcianas EXTRATERRESTRE Nacho Vigalondo Soy más bien de sesión de las cuatro de la tarde El director de Los cronocrímenes presenta su última extravagancia, Extraterrestre comedia romántica en clave de ciencia ficción JOSÉ EDUARDO ARENAS Dirección: Nacho Vigalondo. Con: M. Jenner, J. Villagrán. M ás que ciencia ficción, Extraterrestre es una comedia marciana, chanante y tróspida, en apariencia condenada al fracaso. (Lamento interrumpir con inciso tan prematuro, pero si el lector no conoce al menos dos de los adjetivos, quizá no sintonice con la cinta. Y este es quizá el mayor pero, su dificultad para sumar públicos; como Malick, pero en castizo) La trama apenas tiene precedentes, ni siquiera entre la serie B, aunque los primeros tiros parecen apuntar a los estupendos y apocalípticos Tres días de F. Javier Gutiérrez. Pero no, Vigalondo, un tipo tan capaz de llegar a los Oscar con un corto madrugador como de inmolarse por un chiste negro, halla una forma distinta de explorar el espacio narrativo. El otro, el exterior, es una foto casi fija, una excusa para que su ET, que se viene con la familia, meta en situación a unos personajes que cabrían en el escenario de un teatro pequeño. Lo grandioso de la película es la habilidad de Vigalondo para que sus cuatro cómicos y el hermoso contrapunto de Michelle Jenner nos hablen de las relaciones humanas con descacharrante clarividencia. Para empezar, y al contrario que otros, este director sabe bien que si enseña dos culos, es mejor que nos ahorre el de Carlos Areces. F. MARÍN BELLÓN C on solo dos películas, Nacho Vigalondo ha conseguido que se le conozca por lo que podríamos llamar rara- -por diferente- -inteligencia. Si con su ópera prima Los cronocrímenes triunfó dentro y fuera de España, con Extraterrestre que llega hoy a las pantallas, ha pasado lo mismo en los festivales de Toronto, Sitges, San Sebastián o Austin. La primera sensación que tenemos dentro de la cinta es que se trata de una astuta y artesanal comedia costumbrista en la que entra a formar parte la ciencia ficción con presupuesto made in Vigalondo donde menos es más para fundir ambos géneros mientras cuenta cómo, tras una noche loca, una chica y un chico despiertan por la mañana no recordando nada. Él se enamora al instante; ella, no. En esta situación, se enteran de que no pueden salir de casa porque un gigantesco ovni flota estático encima de la ciudad. Ya no existen esos cineastas que bajaban al plató como si fueran mesías, ordenaban y desaparecían Michelle Jenner y Julián Villagrán protagonizan el nuevo y esperado filme de Vigalondo Adentrados en el filme, caemos en la complicidad de los actores, así que Michelle Jenner, Julián Villagrán, Carlos Areces, Raúl Cimas y Miguel Noguera son los copartícipes que maquillan las carencias presupuestarias con el ingenio, aunque para el director no es un impedimento, pues no se trata de que tu película parezca más cara de lo que es. Lo que tenemos que hacer es que el espectador nunca eche nada en falta. A través de un trabajo que se fundamenta en respetar el punto de vista del personaje protagonista que, como en este caso, en vez de estar mirando al ojo del huracán esté mirando a la chica de la habitación de al lado, damos coherencia al punto de vista y a la película Tampoco se trata de una versión enloquecida de La guerra de los mundos la perspicacia del guión tiene un punto confiture para el espectador, ya que, como dice Vigalondo, el principio y final de todo en cada película es el público. En el tema de la taquilla todavía estoy un poco verde, confío en la distribuidora, en la gente de marketing y colaboro en todo lo que me digan. Me gusta sentirme espectador en la masa y disfruto como el que más, aunque soy más bien de sesión de las cuatro de la tarde Entiende la posición del director como la de otro más dentro de un equipo: Ya no existen esos cineastas que bajaban al plató como si fuesen unos mesías, ordenaban lo que fuera y luego desaparecían. Hace unos días estaba grabando con unos amigos unas piezas pequeñas para internet y lo hacíamos a escala amateur, lo más primigenio, con lo que convivo. No he conseguido quitarme eso de encima. Algunas veces pienso si estoy haciendo algo mal. Cuando recupero los vídeos que hacía en el instituto con Alejandro Tejería, me consideraba un chico bueno. Echo en falta la total y sincera falta de ambiciones que tenía. Espero no perder más adelante ese chorro de verdad comenta un Vigalondo que, al margen de algunas polémicas tuiteras, se aliará con Mark Millar, autor del cómic Kick- ass para su nuevo proyecto, Supercrooks en lo que parece ser su salto al cine americano, después de que Tom Cruise comprara los derechos de Los cronocrímenes para un remake que aún sigue en la nevera (ya se sabe que las cosas de palacio van despacio)