Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ECONOMÍA VIERNES, 23 DE MARZO DE 2012 abc. es economia ABC FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA Portugal abandona sine die el tren de alta velocidad a Madrid BEl Gobierno español asegura que el AVE a Extremadura no sufrirá alteraciones BELÉN RODRIGO, LUIS M. ONTOSO LISBOA, MADRID DE VIENTOS Y CASAMIENTOS Red ferroviaria en España La Coruña Vitoria Vigo Valladolid 4.450 Zaragoza Barcelona 11.664 Toulouse Marsella E l intermitente diálogo hispano portugués suele concretarse en el lado Atlántico con un tópico tan decepcionante como frecuente: De España, ni buen viento, ni buen casamiento Del otro lado, el nuestro, no hay conclusiones tan elocuentes. Con esa negación los portugueses expresan recelo a un vecino del que perciben que mira a otro lado. Entre Lisboa y Madrid hay 500 kilómetros en línea recta, menos que a muchas ciudades de la costa española, una hora de vuelo con más de una docena de trayectos diarios servidos por cuatro compañías, y 625 kilómetros por autovía, tanto como a Barcelona o Coruña y algo más que a Cádiz o Gerona. Una distancia entre razonable y límite para una jornada. Un tren entre Madrid y Lisboa que cubra el trayecto en torno a tres horas sería la alternativa del siglo XXI para el transporte de personas, pero requiere inversiones del orden de 7.000 millones de euros, que si hace unos años parecía al alcance de los presupuestos de la época, hoy ya no lo está. Imaginar otras alternativas de inversión privada en estos años no parece viable a pesar de que la densidad de población (2,5 millones de personas en torno a Lisboa y siete millones en Madrid) y de intereses potenciales entre ambas capitales justificarían, al menos, una probabilidad. El proyecto de AVE entre Madrid y Lisboa ha ocupado todas las cumbres hispano portuguesas de las dos últimas décadas, con pasos adelante y atrás, ahora entran definitivamente en vía muerta por decisión portuguesa, que nunca tuvo entre sus prioridades acortar el tiempo físico y mental entre las dos capitales. La vocación portuguesa de los gobiernos españoles ha sido siempre intermitente, insuficiente para modificar el tópico en favor de otro que rece buen viento u prometedor casamiento De momento, el casamiento ferroviario tendrá que esperar hasta la recuperación de las economías, hasta la próxima década, la tercera del siglo. Oporto Las turbulencias que atraviesa la economía portuguesa habían convertido el AVE Madrid- Lisboa en un espejismo, un proyecto casi utópico condenado a ocupar un puesto en el catálogo de gastos prescindibles entre la maraña de recortes que ha emprendido el Gobierno luso. El dictamen del Tribunal de Cuentas (TC) del país vecino, conocido ayer, certifica lo que parecía inevitable: el Ejecutivo de Pedro Passos Coelho abandonará definitivamente las obras del tren de alta velocidad, después de que dicho organismo detectara ilegalidades en la adjudicación de uno de los contratos (el del tramo Poceirão- Caia) al consorcio Elos, en el que figuraban la española Dragados, filial de ACS, y Brisa, grupo en el que participaba Abertis. La conexión, que prometía unir las dos capitales en menos de tres horas, queda sine die en suspenso, pese a que los trabajos ya se habían iniciado también en terreno portugués. Incluso, en la cumbre de Figueira da Foz en 2004, cuando ambos países formalizaron su compromiso, se le asignó una fecha de puesta en marcha: el primer trimestre de 2011. Madrid Toledo 215 Valencia 8.023 Lisboa Córdoba Sevilla Alicante Red de AVE actual. Hasta 250 km h Red de AVE proyectada. Hasta 250 km h Málaga 497 ABC E. SEGURA Fuente: Unión Internacional de Ferrocarriles, Presupuestos Generales del Estado y Ministerio de Fomento Entre 180 y 250 km h Otras líneas Coste en origen de las últimas líneas construidas (millones de euros) ACS exigirá una indemnización Una de las compañías afectadas por la suspensión del AVE portugués ha sido la española ACS, que a través de su filial Dragados figuraba en el consorcio (Elos) que se disponía a construir el tramo Poceirão y Caia. Fuentes empresariales aseguraron que están examinando la posibilidad de recurrir la decisión del Gobierno portugués y que exigirán compensaciones económicas por los gastos y la inversión ya ejecutados. Fin a la polémica La decisión del TC enterraba, por tanto, un largo proceso que no ha estado exento de tensión política- -la predecesora de Passos Coelho al frente del conservador PSD, Manuela Ferreira, se opuso a la infraestructura con el lema de que Portugal no era una provincia española -e incertidumbre entre las empresas encargadas de realizar las obras. El Ministerio de Economía y Obras Públicas luso subrayó que la resolución encierra la polémica en torno al proyecto, que será así definitivamente abandonado En un comunicado, el Gobierno añadió que se dispone a analizar los pormenores de la decisión del Tribunal y sus consecuencias jurídicas, en defensa del interés público. El tramo cuya ejecución ha sido cancelada discurre entre las afueras de Lisoba y Caia, en la frontera con Badajoz. Un recorrido de 150 kilómetros de longitud valorado en más de 1.400 millones de euros. Una de las constructoras implicadas, Soares da Costa, ya ha anunciado que va a recurrir el fallo y exigirá compensaciones por los 246 millones de euros que ya ha desembolsado. El TC, que empezó a analizar el contrato El proyecto incluía la construcción de la estación de Évora y la gestión y explotación de la infraestructura durante un periodo de cuarenta años. Hace un año el consorcio participado por FCC y la compañía italiana Impregilo reclamó a Portugal una indemnización por la suspensión de la construcción de un tramo del AVE que había adjudicado previamente. El tren de alta velocidad Madrid- Lisboa nació como la mayor obra del país vecino, ya que suponía una inversión total de 7.000 millones de euros. Repercusión internacional Ana Pastor anunció que se reunirá en los próximos días con sus homólogos luso y francés hace casi dos años, alegó incumplimientos por falta de información del marco presupuestario y violación de la normativa financiera. Sin novedades en España Poco después de conocer la noticia, la ministra de Fomento, Ana Pastor, que ayer se encontraba en Bruselas, en el Consejo de Transportes de la Unión Europea, lanzó un mensaje de calma. El dictamen del Tribunal de Cuentas no supondrá la alteración de los planes desarrollo del tramo pre- visto para la parte española (MadridExtremadura y AVE a Galicia) Al término del encuentro, la responsable de la cartera ministerial conversó brevemente con el ministro portugués, Álvaro Santos Pereira, quien le garantizó que las obras que se acometan, en todo caso, respetarán el ancho de vía europeo. Tenemos previsto mantener una reunión también con el Gobierno de Francia en los próximos días para ver en qué situación se quedaría el AVE MadridLisboa, porque es una decisión que corresponde a la soberanía de un país, pero que lógicamente tiene que ver con los tres explicó Pastor. El comisario de Transportes europeo, Siim Kallas, descartó conflictos con Portugal y aseguró que el recorrido se mantendrá, pero con velocidades- -y costes- -inferiores.