Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL Abatido el terrorista de Toulouse VIERNES, 23 DE MARZO DE 2012 abc. es internacional ABC Polémica sobre la actuación de unos servicios secretos que conocían al asesino BMerah estaba fichado. Fue detenido por los servicios de seguridad, y se conocían sus viajes a Afganistán J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS ¿Era posible detener a Mohamed Merah, antes de que perpetrase tres matanzas en diez días? Algunos especialistas se preguntan si los servicios de seguridad del Estado francés no han dejado al descubierto peligrosos e inquietantes fallos. François Heisbourg, que ha sido director del International Institute for Strategic Studies (IISS) comenta: Merah y su familia estaban fichados por los servi- cios de seguridad. Se conocían sus viajes a Pakistán y Afganistán. En noviembre de 2011, fue detenido por la Dirección Central de Seguridad... Sin embargo, los investigadores se contentaron con sus declaraciones, en las que afirmaba que venía de viaje turístico. A mi modo de ver, pudo producirse un fallo La tesis de Heisbourg, compartida por otros analistas, es muy simple y brutal: ciudadano francés, fichado e interrogado tras sus viajes a Pakistán y Afganistán, donde pudo recibir formación religiosa y militar, Merah no fue objeto de ninguna vigilancia particular. Y pudo perpetrar sus matanzas gracias a esa impunidad. Gerard Longuet, ministro de Defensa, rechaza las reservas de Heisbourg y otros especialistas: Francia no es un Estado policial. Es imposible vigilar a todos los franceses que van y vienen por las más diversas regiones del mundo. Merah fue objeto de controles policiales que no dieron resultados llamativos. Luego, desapareció. Para reaparecer matando. Es injusto culpar a nadie. Nuestros servicios de seguridad han funcionado con rapidez y eficacia Pero Heisbourg insiste: En total, los servicios de seguridad occidentales saben que un centenar de europeos se han unido a los talibanes en Afganistán. Entre ese centenar de europeos hay una veintena de franceses. No se trata de una cifra excesiva. Seguir o intentar seguir a los sospechosos es un trabajo de base. Los servicios de seguridad franceses hacen un trabajo muy bueno desde hace más de quince años. No se había producido un atentado, en Francia, des- de 1996. Pero las matanzas de Montauban y Toulouse deben hacernos reflexionar Otro especialista, Jean- François Daguzan, experto en cuestiones de seguridad, matiza: Desde hace una década, los servicios especiales desmantelan en Francia entre uno y tres grupúsculos terroristas al año. Se trata de un trabajo importante. Nada indica que haya habido fallos en el caso de Toulouse. Ningún sistema es perfecto, por supuesto. Un terrorista determinado puede colarse a través de las mallas de los mejores servicios de seguridad. Quizá es lo que ha ocurrido con Merah. La seguridad del Estado es una carrera sin fin. Es imposible practicar detenciones intempestivas contra un número importante de sospechosos. Es nuestro honor. Y nuestro drama El presidente Sarkozy, durante su discurso ayer en un acto político en Estrasburgo REUTERS LA LUCHA POLÍTICA REFORZAMIENTO PENAL Sarkozy ve reafirmado su liderazgo gracias a su equilibrada actuación institucional J. P. Q. El presidente anuncia que irán a la cárcel quienes visiten páginas webs terroristas J. P. Q. Nicolas Sarkozy ya se beneficiaba de mejores intenciones de voto desde hace varias semanas. Pero su gestión política de la crisis de las matanzas de Toulouse y Montauban le ha dado un nuevo impuso a su campaña electoral. François Hollande, candidato socialista, hace semanas que sufre de un cierto estancamiento y retroceso en las intenciones de voto. La reinstalación de la seguridad como gran tema de campaña no favorece sus intereses políticos personales. Según los últimos sondeos, Hollande sigue siendo el favorito de la segunda vuelta, con un Sarkozy ganador de la primera. Sin embargo, los sociólogos suelen dar más crédito a la tendencia. Y la tendencia general, desde hace semanas, es esta: Sarkozy sube, Hollande se estanca o pierde terreno. Frente a la experiencia de Sarkozy, Hollande puede ser víctima de su inexperiencia en un terreno ultrasensible en momentos de crisis. En su primera alocución presidencial, tras el fin de la crisis, el presidente anunció: Todas las personas que visiten regularmente páginas webs terroristas serán perseguidos y castigados. Quienes viajen al extranjero y regresen a Francia tras haber recibido adoctrinamiento y formación radical serán perseguidos. He ordenado al ministro de Justicia una reflexión nacional sobre el adoctrinamiento islamista y terrorista en nuestras prisiones Pero la puesta en práctica judicial de tales iniciativas presidenciales se anuncia muy compleja. La ley de 5 de marzo del 2007 ya castiga en Francia a quienes visitan de manera recurrente páginas webs de carácter pedófilo, con penas de dos años de cárcel y 30.000 euros de multa. François Fillon, primer ministro, estima que una reforma puede y debe realizarse sobre la marcha para adaptar la legislación a la nueva delincuencia extremista.