Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 23 DE MARZO DE 2012 abc. es ENFOQUE 5 Mariano Rajoy y la candidata del PP a la presidencia de Asturias, Mercedes Fernández, durante su visita a la fábrica de sidra El Gaitero en Villaviciosa EFE Recta final de campaña Verde y en botella JAIME GONZÁLEZ Edward A. Murphy fue un ingeniero que, a mediados del siglo pasado, ató un muñeco a la silla de un trineo para medir la resistencia humana a la desaceleración. Pero como el muñeco no dio resultado, fue sustituido por John Paul Stapp, capitán del Ejército estadounidense. Sujeto por un arnés que incorporaba un medidor electrónico de esfuerzo, a Stapp le entró el lógico canguelo, se liberó de la atadura y logró enmarronar a un chimpancé para tan decisiva prueba. El mono salió indemne y, cuando Murphy botaba de contento en compañía del primate, su asistente descubrió que había cableado los sensores al revés. El ingeniero, encolerizado, gritó: ¡Si una persona tiene forma de cometer un error, lo hará! Enrevesada frase que el tiempo terminó convirtiendo en la famosa ley de Murphy: Si algo puede salir mal, saldrá mal Sirva esta breve introducción para- -en vísperas de las elecciones andaluzas y asturianas- -divagar serenamente sobre el significado de ese culín de sidra que Mariano Rajoy se bebió ayer- -como mandan los cánones- -en Villaviciosa. La aplicación de la ley de Murphy al panorama político se traduce en que si la botella del socialismo puede vaciarse entera, se vaciará entera lo que permitirá al PP beberse la botella entera. La ley de Murphy no responde al mero fatalismo, sino que enfatiza las consecuencias de la perseverancia en el error. De manera que las posibilidades de que el PSOE pierda Andalucía son tantas como las que tiene la tostada untada en mantequilla de caer al suelo por el lado de la mantequilla (hagan la prueba) El socialismo cableó los sensores al revés y, desde entonces, le persigue- -como una maldición- -el fantasma de Murphy. Al PP le ocurre exactamente lo contrario: unta una tostada en mantequilla, la tira al suelo y la rebanada cae de canto, indemne como el chimpancé que sustituyó al capitán Stapp. Es la antítesis de la ley de Murphy: Si puede gobernar en Andalucía y Asturias, gobernará en Andalucía y Asturias Verde y en botella. Aunque a Méndez y Toxo tengan que sujetarles con un arnés a la silla del trineo para medir en sus carnes los efectos de la desaceleración de la huelga general. ESPAÑA