Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 DEPORTES ARBELOA, opaco Subió más que en otros partidos, pero sin mucha eficacia PEPE, confuso Sin laterales, se vio vendido en demasiadas ocasiones S. RAMOS, agobiado Lento ante la velocidad de Nilmar, que le creó muchos problemas MARCELO, imaginativo Recibió otro gol de falta, y se le fueron dos puntos al Madrid JUEVES, 22 DE MARZO DE 2012 abc. es deportes ABC ASÍ JUGARON CASILLAS, poco fiable KHEDIRA, bullicioso Creó ocasiones con su llegada desde la segunda línea Desordenó la defensa enemiga con sus incursiones por banda El Madrid se empapa de BEl Barça se acerca a seis puntos después del segundo empate seguido de los blancos tras una falta directa BUn cambio de sistema que anunciaba pavor descentra al equipo, que acabó desquiciado y con dos expulsiones JOSÉ MANUEL CUÉLLAR E l asunto es este: primer tropiezo y puesta inmediata de dodotis. Mucho canguelo en el banquillo madridista, que recurrió al caparazón con el que Mou se siente más seguro, cuando en realidad es todo lo contrario. Primero se cargó a Granero y ayer le tocó a Kaká. El técnico blanco metió un trivote y aquello más que un trivote fue un pitote. Sucede que cuando haces esas cosas mandas un mensaje a los tuyos: mensaje de miedo, de mucho miedo, de temor a que los del noreste se pongan a cinco y pavor a que lo que estaba ganado ya no lo esté. Así que el Madrid recurrió al trivote en el partido que menos lo necesitaba y que más requería jugones y fútbol por las bandas. Pero lo que tuvo enfrente fue un equipo muy cerrado y el Madrid careció de arte y fantasía para abrir esa caja cerrada pues con un trivote no había fútbol suficiente ante un Villarreal bien plantado, sacrificado y con orden. Y con contragolpe además, muy peligroso porque los laterales dejaban en cueros a los centrales, que las pasaron moradas. El Madrid apretaba y el Villarreal le daba con todo. Fallaron en los últimos metros los de Lotina, mientras que los de Mou intentaban contragolpear o crear algo de juego sin los futbolistas necesarios para hacerlo. El técnico portugués, todo hay que decirlo, vio el error muy pronto. Tan pronto que a la media hora, treinta minutos regalados, rectificó. Retiró a Lass y metió a Callejón en el campo. Casi inmediatamente, obligado, el Villarreal dio un paso atrás, y el Madrid uno adelante. Ya no salieron los castellonenses, muy presionados, pero tampoco el Madrid, ansioso, nervioso, descentrado y mal colocado, consiguió abrir la caja. Cerca del descanso todo eran ceños fruncidos, golpes a destiempo, in- VILLARREAL D. López Mario Musacchio Zapata Oriol Ángel (68) Senna Bruno Cani (60) Nilmar M. Rubén (60) Camuñas (60) De Guzmán (60) Martinuccio (68) 1 REAL MADRID Casillas Arbeloa Pepe S. Ramos Marcelo Khedira X. Alonso Lass (28) Ozil Benzema (76) C. Ronaldo Callejón (28) (46) Altintop (46) Higuaín (76) G G G 1 GOLES 0- 1, m. 61: C. Ronaldo. 1- 1, m. 82: Marcos Senna. EL ÁRBITRO Paradas Romero. Amonestó a Lass, M. Senna, Mario, Ángel, Xabi Alonso, Pepe, M. Rubén, Khedira e Higuaín. Roja a S. Ramos y Ozil en el 85. Roja a Rui Faria y Mourinho. LA FIGURA Cristiano Ronaldo El portugués volvió a echarse al equipo a la espalda y no solo marcó su gol sino que siempre creó mucho peligro. LO MEJOR El gol blanco, una verdadera obra de arte entre Ozil y CR. La disciplina y orden del Villarreal. Villarreal 10 2 0 1 333 58 21 37 LO PEOR La primera parte del Madrid, acogotado por el miedo y la ansiedad. Poco atrevimiento en los locales. R. Madrid Remates Remates a portería Remates al poste Fueras de juego Pases Balones perdidos Faltas cometidas Posesión %20 8 0 1 522 51 17 63 Casillas volvió a conceder un gol de falta directa en los minutos finales Caos blanco Los de Mourinho se dejan otros dos puntos tras un partido en el que nunca supieron imponer su juego tentos vanos de entrar sin un plan preconcebido, pero con todas las armas aún en alto. En el Madrid, con tanto descontrol, casi nadie había aparecido: Ozil desconectado, Benzema desaparecido, Xabi Alonso tapado por los suyos propios y todo el equipo con un descontrol evidente propiciado por un cambio de esquema brusco y a desho- ra, sin venir a cuento, por el miedo propiciado ante la cercanía del eterno rival. Y en medio, dos claros penaltis en el área blanca que van a dar lugar a seguir con la pesadez de la polémica arbitral. Que no, que tú más, que a ti te pitan, que a mí no Las bobadas de siempre, en vez de fijarse en el juego. Poco cambió en el descanso. El Ma-