Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID MARTES, 13 DE MARZO DE 2012 abc. es madrid ABC COLONIA MARCONI Proyecto para eliminar la prostitución en zonas infantiles M. J. Á. MADRID Un obrero repara el muro donde hicieron el butrón de Vallecas VÍCTOR LERENA Atrapado en su propio butrón BUn rumano queda encerrado en el local precintado que iba a robar por segunda vez la misma noche CARLOS HIDALGO MADRID La historia parece de ficción, pero es real. La Policía Nacional ha detenido a un delincuente rumano que intentó dos veces la misma noche robar en una joyería. El ladrón, acompañado de su banda, había practicado un butrón desde una peluquería, pero saltó la alarma. Cuando la Policía acudió, no tuvo más remedio que esconderse en el inmueble. Una vez precintado el negocio y cuando los agentes se habían marchado, fue sorprendido otra vez robando. Tiene 21 años y se llama Nabil Benamar B. A. Éste es uno de los tres asaltos por el método del butrón sufridos el pasado fin de semana, de los que sólo uno prosperó. Ello, sin contar el robo en la caja fuerte de la Tesorería del Ayuntamiento de Torrelodones. Nueve y media de la noche del sábado. Una banda del Este rompe el bombín de la puerta de una peluquería. Es el local adyacente a un taller de joyería del número 8 de la plaza de San Juan de la Cruz. Desde ahí se disponen a realizar el butrón cuando salta la alarma. La Policía Nacional llega al lugar, pero los cacos han huido. O eso parecía. Porque entre los recovecos se escondía Nabil. Los agentes precintan el negocio y se marchan, a instruir el atestado. Pero, a las 2.30 del domingo, cinco horas después del primer aviso, llega el segundo. Es un vecino, que dice que, de nuevo, hay un ladrón en la peluquería. Los coches patrulla regresan a San Juan de la Cruz. El rumano se parapeta en el patio interior del edificio, pero no está dispuesto a darse por vencido. Y rompe el cristal para entrar de nuevo en la peluquería. Cuando van a darle caza, se echa sobre uno de los agentes, al que le hace una contusión en el brazo. Pero, finalmente, este escurridizo joven es detenido. En la calle de la Constitución, en Alcobendas, una banda entró en un almacén vacío por una trampilla. Desde ahí se descolgaron al patio inte- La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, se comprometió ayer a mediar ante el Ayuntamiento de la capital para que modifique sus ordenanzas de cara a prohibir el ejercicio de la prostitución callejera en el entorno de zonas sensibles, como las frecuentadas por menores y las áreas residenciales. Así lo manifestó ayer a los representantes vecinales de la colonia Marconi (Villaverde) a quienes, además, prometió más presencia policial en el barrio. La representante gubernamental en Madrid mediará entre los vecinos y Botella para avanzar en una posible ordenanza que regule determinados aspectos relacionados con la prostitución: como que se pueda limitar su ejercicio en el entorno de zonas especialmente sensibles, como colegios, parques, zonas deportivas y demás lugares frecuentados por menores. El butrón, en el techo de la joyería de Alcobendas ABC Colaborar con Apramp Cristina Cifuentes hizo hincapié en que también es preciso luchar contra las mafias organizadas de trata de blancas y aplicar más medidas sociales. En este último aspecto, se avanzará en la colaboración con instituciones y ONG, como Apramp, que presta atención social, jurídica y sanitaria, y ofrece a las prostitutas la posibilidad de seguir una ruta de inserción social individualizada. En la actualidad, Apramp atiende a 266 personas al mes, de las que 181 son víctimas de trata de seres humanos. rior de un edificio de viviendas, para luego colarse en una del primer piso. Que, por cierto, sabían que no estaba habitada. Y, desde el suelo del cuarto de baño, practicaron un butrón hasta el techo de la joyería Bailén. Pero la alarma detectó la caída de cascotes y escaparon. En Pedro Laborde (Puente de Vallecas) 25, una joyería sufrió otro butrón. Lo hicieron desde un portal anejo. No pudieron reventar la caja fuerte, pero robaron 2.000 euros. EN LIBERTAD TRAS UN INTENTO DE ROBO Cassius Kay el atracador boxeador, deja K. O. a 4 agentes M. J. ÁLVAREZ MADRID Se llama Kay A. tiene 24 años, está en situación ilegal y parece ser un experto en boxeo o artes marciales. En tres días ha agredido a cuatro policías. Su nombre salió a relucir el 1 de marzo, tras un intento frustrado de robo a mano armada con lesiones a una joyería de Arganzuela, debido a la actuación de una policía nacional de paisano. Quedó en libertad y en la madrugada del día 6 se presentó en la comisaría de distrito. Gritaba e increpaba a los presentes. Los agentes, pensando que se trataba de un indigente o un trastornado, avisaron al Samur Social. Cuando un funcionario trataba de convencerle para que se fuera a un albergue, Kay le asestó varios puñetazos en rostro y cabeza, cayendo hacia atrás y lesionándole. Es detenido. Dos días después, a las 00.52 horas, en la plaza de Lima esquina a ge- neral Perón (Tetuán) cuatro agentes realizan un control de alcoholemia. Él, a pie, se planta frente a ellos. Le dicen reiteradamente que se marche, y su reacción es abalanzarse sobre uno de ellos y asestarle una tanda de puñetazos en rostro y costado que le provocan una baja laboral. Los dos últimos ataques los realizó a la 1.52 del viernes a otros dos municipales que acudieron a la Ventilla, en el mismo distrito, a requerimiento de los vecinos: En las zonas comunes hay un tipo muy conflictivo Le piden que se vaya y, ante su actitud, piden refuerzos. Kay, cada vez más agresivo, golpea a un agente en la cara y golpea a otro antes de ser reducido y detenido. Mañana- -dijo- el juez me dejará libre y nos volveremos a ver. España es así