Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 GENTE En la muerte de Whitney Houston LUNES, 13 DE FEBRERO DE 2012 abc. es gente ABC El ocaso La cantante y actriz deja tras de sí una exitosa carrera salpicada de ventas multimillonarias pero también de escándalos y adicciones de la diva DAVID MORÁN Houston, en 1999, cuando le sonreía el éxito de pleno Incluso si no hace nada más, seguirá siendo la voz negra de jazz más apasionante y original de su generación puede leerse no en una antología crítica del popnegrode losochenta nien una sesuda historia de la música americana, sino en American Pshycho la novela de Bret Easton Ellis que pasa revista a las disfunciones de la década de los ochenta y que dedicanada menos quesietepáginasaglosar la figura de Whitney Houston. Sorprendentemente, Whitney Houston es uno de los discos de Rythm And Bluesmás cálidos, máscomplejos y perfectos de la década, y la propia Whitney tiene una voz que casi ni se puede creer remata Ellis enuntextoque, peseanotenergranvalor musical, sí que ayuda a entender el deslumbrante brillo y magnetismo que durante las décadas de los ochenta y los noventa rodearon a Whitney Houston, cantante de voz portentosa y exuberante y artista capaz de combinar una más que jugosa carrera discográfica- -más de 140 millones de copias despachadas- -con el éxito masivo de su salto al cine con El guardaespaldas Luego llegaría el cambio de siglo, la tormentosa relación con su exmarido, Bobby Brown, la adicción a las drogas, los conciertos cancelados y, en fin, más de diez años de agónico ocaso rubricados por una dramática coda final. Porque el final de Whitney Houston (Nueva Jersey, 1963) escrito quizá desde hace demasiado tiempo, acaba casi igual que arrancó su meteórica carrera, alrededor de unos premios Grammy quecelebraronlallegadadesudebuthomónimo de 1985 reconociéndola como la mejor intérprete femenina vocal de pop. Y fue precisamente esa voz sedosa y suave que lo mismo le susurraba al soul que caldeaba la pista de baile la que Houston utilizó para construir una pasarela dorada entre el gospel y el pop de consumo y colocar su nombre junto al de otras grandes divas afroamericanas como Aretha Franklin y Dionne Warwick, madrina y prima, respectivamente, de la cantante. Un nuevo hito Su segundo disco, Whitney (1987) marcó un nuevo hito al ser el primero de una artista femenina que debutaba directamente en el número de Billboard, y cualquier que no haya pasado los últimos treinta años encerrado en un cubículo habrá oído dos o doscientas veces canciones como I Wanna Dance With Somebody (Who Loves Me) Love Will Save The Day o I m Your Baby Tonight tema que dio títu- 2001. Empezaba el deterioro 2005. El peor momento 2010. Apareció recuperada Cinco canciones que marcaron su carrera 1985: The Greates Love of All de Whitney Houston El arte de la balada, resumido en cinco minutos en los que Houston se desparrama a lo largo y ancho de una canción que vuelve a hacer bandera del amor entre arreglos de cuerda y piano Por D. MORÁN 1987: I Wanna Dance With Somebody de Whitney O cuando el soul se abraza a los sintetizadores de los 80 y rompe barreras para saltar a la pista de baile. Desde el arranque de su segundo disco a la cima del estrellato en un par de caderazos