Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 13 DE FEBRERO DE 2012 abc. es cultura CULTURA 69 En la muerte de Sánchez Ruipérez Adiós a un filántropo gigante ALBERTO CORAZÓN Enemigo de la ostentación VÍCTOR GARCÍA DE LA CONCHA C on la inauguración en otoño del Centro Internacional para la Investigación, Desarrollo y Promociónde la Lectura, se cerrará elproyecto fundacional más inteligente y generoso queheconocido. Su promotor, elgrandísimo editor español Germán Sánchez Ruipérez, no podrá ver lo que durante sus últimos años ha estado planeando y soñando como el gran objetivo de su vida: culminarel conjunto decentros de su Fundación. En 1982, crea en Madrid un Centro de Estudios y Promoción del Libro; en el 85, el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil en Salamanca; el Centro de Animación Cultural en su ciudad natal, Peñaranda de Bracamonte, en el 89, donde a su vez, en 2006, creaelCentro InternacionaldeTecnología Avanzadas para el Medio Rural. Una Red que ahora se cerraría en el Matadero de Madrid, con la Casa del Lector, como todos la llamamos amorosamente, que será elluminoso in memoriam del gigante humanista que ha sido Germán. No un humanista académico, sino unhombrede acción, quecreía por encima de todo que el conocimiento a tra- vés de la lectura era la única posibilidad de ser mejores seres humanos. El hecho lector, en cualquiera de sus manifestaciones, fue el motor de toda su asombrosa actividad empresarial. El lector se hace, decía Germán, de ahí que el pulmón de su gran Grupo editorial y de comunicación, Anaya, ya desde sus orígenes fue el libro de texto. La vida intelectual comienza en la escuela, y ahí Germán dio un golpe de innovación tan radical que el libro en la escuela pasó a ser otra cosa: un artefacto atractivo, inteligente y hasta seductor para el alumno. Creó un modelo que todos los demás editores tuvieron que seguir. Como todos los grandes emprendedores, supo aprender tanto de los éxitos como de los fracasos, para culminar su aventura humana, dando una dimensión filantrópica a su fortuna con una generosidadsinprecedentes enelpaisaje fundacional español. Lacultura lectora de nuestro país tiene una deuda inconmensurable con Germán Sánchez Ruiperez. Ojala sepamos hacerla crecer a partir de su muerte. Gracias, Germán. T uve el honor de gozar de su amistad desde que llegué a Salamanca. Me había hablado de él en términos de elogio mi maestro Fernando Lázaro Carreter, que le había ayudado en la puesta en marcha de lo que sería luego la gran editorial. Fue un trabajo de Germán y su esposa, Ofelia, un mujer admirable, su verdadero apoyo. De aquellos inicios tan familiares salió la gran empresa de Anaya. Precisamente, Germán me recordaba nuestro viejo contacto, siempre sencillo y espontáneo, cuando hace dos años me entregó el premio Lázaro Carreter. Me sorprendía cómo crecía y crecía aquella empresa. En Salamanca edificó una casa para fomentar la lectura en los niños. Hizo también la gran empresa cultural de su pueblo natal, Peñaranda de Bracamonte, verdaderamente ejemplar no solo en España sino internacionalmente. Y su otra empresa no menos importante, la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en la Casa del Lector, del antiguo Matadero. Es una obra verdadera- mente sorprendente. En ella tenía puesta su gran ilusión. Estaba convencido de que iba a superar el éxito de su industria cultural, Anaya. Con Sánchez Ruipérez desaparece un gran promotor de la cultura del libro, de la cultura de la lectura, de esa editorial que renovó los métodos de enseñanza, como sus libros de Lengua de Lázaro Carreter, con los que se formaron generaciones y generaciones de chicos de España y América. Pese a su gran obra, a su talento fuera de lo común y a su esforzado trabajo, Germán era una persona absolutamente sencilla, un hombre que se hizo a sí mismo. Jamás lo vi con guardaespaldas: él salía por Salamanca como un vecino de más, con sus amigos de juventud, gentes modestas. Como buen salmantino, tuvo mucha pasión por el campo, y en una finca hizo una gran colección sobre carros. El arraigo y la tradición le llamaban la atención. Era enemigo de la ostentación y enormemente generoso, alejado del oropel y los adornos sociales. Y con una gran ilusión: jamás la perdió. Supericie: 5.500 m 2. Usos: residencial, hotel, oicinas... Rentabilidad potencial por alquiler: 5,5 Excelente estado de conservación. Repercusión: 4.350 m 2. Precio: 24 Mill. T. 607 90 01 57 T. 91 119 69 04