Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 ECONOMÍA LUNES, 13 DE FEBRERO DE 2012 abc. es economia ABC Los directivos de CAM se repartieron 2,4 millones en 2011 BLa entidad declaró en el mismo ejercicio pérdidas por valor de 2.700 millones M. A. R. ALICANTE Banco de Valencia: otros 2,5 millones Los nueve miembros de la cúpula directiva de Banco de Valencia, intervenido por el Banco de España, percibieron en los nueve primeros meses de 2011 una retribución de 2,495 millones de euros, lo que supone un aumento del 7,5 respecto al mismo período del ejercicio anterior, según datos de la propia entidad. Esta retribución corresponde al ex consejero delegado del banco, Domingo Parra (sustituido en octubre de 2011 por Aurelio Izquierdo) así como a los directores generales adjuntos y al resto de miembros del comité ejecutivo de dirección general situados en la cúpula de la entidad intervenida. Banco Sabadell adquirió la entidad alicantina ría Dolores Amorós, así como al resto de integrantes del consejo de administración y de la comisión de control. JUAN CARLOS SOLER Los siete principales directivos de Caja Mediterráneo se repartieron casi 2,4 millones de euros en retribuciones en el ejercicio 2011, año en el que la entidad financiera registró unas pérdidas que superan los 2.700 millones de euros, según los últimos datos remitidos al Banco de España. El órgano regulador, que tras verse obligado a intervenir la caja alicantina la ha vendido al Banco Sabadell, ha abierto expediente disciplinario a los miembros de la antigua cúpula de la CAM para esclarecer su responsabilidad en la mala gestión de la entidad. El expediente afecta al ex presidente Modesto Crespo, a sus ex directores generales Roberto López Abad y Ma- Sin cláusula de blindaje Según los datos que trascendieron ayer, los siete directivos que permanecieron al frente de la Caja de Mediterráneo (CAM) tras la intervención de percibieron en 2011 retribuciones que suman 2.372.000 euros brutos: 2.332.000 euros en concepto de sueldo, 15.470 euros dietas y 14.400 euros en otros conceptos. Los directivos no recibieron remuneraciones por cláusulas de blindaje, ni tampoco sistemas de retribución en acciones. Por otro lado, la entidad no retribuyó durante 2011 a los miembros del consejo de administración ni del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en su calidad de administrador provisional. Tras la intervención, estos administradores se han encargado de sanear el balance de la entidad, lastrada por los créditos multimillonarios al sector del ladrillo que ahora están calificado como de dudoso cobro. Culminado este proceso, el Banco de España ha vendido la entidad al Banco de Sabadell al precio simbólico de un euro. JUAN VERLARDE FUERTES ¿UN PLAN HIDROELÉCTRICO COMPLEMENTO DE UN PLAN HIDRAÚLICO? E n estos momentos en que, al fin, se ha decidido cambiar todoelconjuntodelasestructuras económicas, desde las jurídicasalaseducativas, pasando, naturalmente, por las económicas, ha surgidounaopciónrealmenteexcelente. En su comparecencia ante la Comisión de Agricultura del Congreso de los Diputados, recogida por Manuel Trillo en ABC el 2 de febrero de 2012, el ministro Arias Cañete, se mostró de forma nítida a favor de las transferencias de aguas entre cuencas, con esta interrogación, recogida en ABC del día siguiente a la comparecencia: ¿Alguien cree que si alguien tiene agua excedente en volumen se puede oponer a su trasvase? En España, la zona del sol, situada en el Este y muy especialmente en el Sureste, ofrece una rentabilidad agroindustrial extraordinaria. Los iniciales planes hidráulicos nacieron con Gasset, hace un siglo. Para que se perciba la continuidad que, de modo soterrado, incluso ha existido, en 1900 existían de 800.000 a 900.000 hectáreas de regadío; ahora hay 5 millones. Pero pronto se planteó, después de Rafael Gasset, el tema de aprovechamiento integral y de máxima rentabilidad del agua española. Por ejemplo, el agua barata puede llegar del Tajo y del Ebro esencialmente, aunque en España pueden plantearse otros trasvases también muy rentables. Todas estas ideas nacieron, muy en primer lugar de la mente de Manuel Lorenzo Pardo y del Conde de Guadalhorce, en la etapa de la Dictadura de Primo de Rivera. De este planteamiento, denominado de las Confederaciones Sindicales Hidrográficas, que rompía, en mil sentidos, las fronteras regionales y provinciales, se avanzó mucho en el Ebro, pero prácticamente quedó todo detenido con Álvaro de Albornoz, al llegar la II República. Menos mal que al pasar Prieto del Ministerio de Hacienda en diciembre de 1931, para sustraerlo a la influencia de Flores de Lemus, al Ministerio de Obras Públicas hasta 1933, buscó el asesoramiento, de nuevo, de Manuel Lorenzo Pardo, poniendo en marcha un Plan Hidrológico Nacional. Estos dos hitos, el de Guadalhorce y el de Prieto todavía no han tenido continuidad. El propio Prieto, percibiendo los ataques, sin base real a sus proyectos, decía que el agua emborracha más que el vino Da la impresión de que Arias Cañete ha comenzado a romper esos tabúes. Pero ha surgido otro problema. España precisa una energía barata. Sin ella pierde competitividad de tal modo que la crisis no es que llame a sus puertas, sino que irrumpe con fuerza en nuestro país. He aquí que las dos energías más baratas son la hidroeléctrica y la nuclear. ¿Va a surgir tanta oposición como fue ante la nuclear a las posibilidades que surjan, aprovechando los desequilibrios tectónicos españoles para construir saltos de agua para la generación de hidroelectricidad, vinculados con los enlaces hidráulicos? En el verano de 2011, en la Escuela de La Granda, expuso Juan Avilés las posibilidades que teníamos todavía en el terreno de la hidroelectricidad. Toda clase de noticias, desde lo que puede derivarse del conflicto del Estrecho de Ormuz a las subvenciones que recibe la tarifa eléctrica, pasando por los riesgos de- rivados de la singular construcción de las terminales españolas de gas líquido, ninguna de ellas situada en las islas artificiales alejadas de la costa que existen en casi todos los países, dejan a un lado el aprovechar nuestras posibilidades hidroeléctricas. Por eso, como la continuación de este Plan Hidrológico es perfectamente congruente con un plan de regadíos, ¿no habrá llegado la hora de aprovechar el agua, simultáneamente, para convertir en un vergel el Oriente y el Sureste español, y para aumentar una oferta mayor de kilovatios hora baratos. Técnicamente es posible. El enlace entre los planteamientos, perfectos, de Arias Cañete, véase el artículo de Jaime Lamo de Espinosa Arias Cañete conoce mejor que nadie el Ministerio 11 febrero 2012 podrían vincularse con los energéticos españoles para alivio de éstos. El agua no sólo sirve para que crezcan los vegetales. También como materia prima de la industria: por ejemplo, para refrigeración, para las necesidades urbanas, en ocasiones para el transporte, e incluso para ofrecer paisajes bellísimos a la contemplación. ¿No merece la pena en todo eso introducir, sin daño para nadie, y más bien con ventajas grandes colectivas, la hidroelectricidad? ¿No es coordinable todo esto?