Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 13 DE FEBRERO DE 2012 abc. es ABCdelDEPORTE 39 ALONSO, inteligente Intentó abrir la muralla con pases largos. Liberó a Granero BENZEMA, destacado Generó huecos y tuvo premio con un golazo. Se le anuló otro legal. OZIL, inquietante Demostró calidad en cada acción. Gran juego entre líneas. C. RONALDO, matador Firmó un triplete que cerró con un gran disparo lejano HIGUAÍN, intermitente Atascado en el primer acto, propició el 2- 1 con una asistencia LOS CAMBIOS CALLEJÓN, activo Se desgastó para ayudar KHEDIRA, potente Apuntaló la medular KAKÁ, sin tiempo Apenas intervino Cristiano intenta rematar en una posición acrobática SONIDOS DE LA PELOTA En sus manos Media Liga. Ninguno hubiéramos imaginado que a estas alturas de campeonato, aún con tantos partidos por jugarse, el Real Madrid pudiera sacar una ventaja tan importante a este Barça tan poderoso, pero es una realidad y un encuentro como el de ayer, a priori asequible, se convertía, debido al resultado de Pamplona, en un partido de alta tensión, cargado de responsabilidad y de presión, ya que si conseguías la victoria te metías media Liga en el bolsillo. Y esa presión se notó en los primeros minutos del partido. Ayer vi a un Real Madrid muy acelerado, y esto fue causado por un mal al que se está habituando peligrosamente el conjunto de Mourinho, que no es otro que dejar que el oponente se ponga por delante en el marcador. Y también debido a que por la cabeza de cada jugador estaba todo el rato la clasificación dando vueltas. Era una ocasión tan buena que no se podía desperdiciar, y aunque estamos acostumbrados a que al final se saquen las victorias, esto se debe corregir si el Real Madrid no quiere tener sobresaltos y mantener con cierta tranquilidad la ventaja que tiene con los de Guardiola. El Madrid físico. Esta temporada he visto a dos tipos de Real Madrid. Uno, más habitual, ya que la trayectoria del equipo blanco esta temporada es casi impecable, es un equipo muy físico, con la defensa muy adelantada acompañando de una manera muy efectiva la presión a la que los atacantes someten al rival. Con gran movilidad de éstos provocando que la segunda línea siempre encuentre espacios y maneras de llegar al gol, creando una cantidad altísima de ocasiones y sometiendo al rival a un ritmo de partido casi imposible de aguantar los noventa minutos. Destacan de manera individual el salto de calidad que ha dado esta temporada Benzema (parece otro jugador) y el último mes un rendimiento de Ozil, que verdaderamente marca la diferencia. Está empezando a ser el jugador que todos sabemos que puede ser. Pero quiero aprovechar para hacer una mención especial a la temporada de Sergio Ramos, que está siendo imponente, espectacular, sin duda su mejor temporada desde que fichó por el Madrid. Ha sido ponerle en su verdadera posición, de central, y multiplicar su fútbol. A día de hoy es el mejor central del mundo en mi opinión. El otro Madrid. La segunda versión la hemos visto en menos ocasiones. Entonces el equipo se vuelve largo, hay gran distancia entre defensa y ataque y el conjunto se rompe. No sé si es por falta de tensión, de concentración o simplemente por un bajón físico en algunos momentos de la temporada, ya que, repito, el ritmo al que juegan lo de Mou es casi imposible de mantener. Si la versión que nos espera de aquí a final de temporada es la primera, si no hay lesiones de gravedad en jugadores importantes, si Di María vuelve al grupo al nivel que estaba, si se mantiene el estado de forma de hombres como Ramos, Ronaldo, Ozil, Marcelo y Benzema, no sólo veo al Real Madrid con más de media Liga en sus manos, sino que veo a un Madrid capacitado para pelear la Champions de tú a tú al Barça. Porque mirando en otras ligas, en principio sólo veo al Manchester United con capacidad de dar un disgusto a los de Mou. ÓSCAR DEL POZO ción alguna. Martínez reestructuró el equipo como pudo. Metió a Pallardó para configurar la línea de cuatro y a ver si sonaba la flauta de Koné arriba. Nada que hacer. El Madrid, ya sin prisas, tocó y esperó. ¿A qué? A que llegará Cristiano, que lo hizo de forma espectacular. Marcó el segundo con poderío aéreo y un tercero que fue uno de los goles de la temporada. Desde treinta metros hizo un amago, se escoró al cen- tro y desde ahí metió una folha seca de esas que se da al balón con tres dedos. El balón bajó como una bomba, imposible para Munúa, sorprendido por la violencia del disparo. Y fin de la historia porque aunque Koné marcó en una gran contragolpe, Benzema cerró el choque con otro golazo marca de la casa. La presente Liga es, salvo catástrofe imposible para los de José Mourinho, más que blanca. ÁLVARO BENITO