Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN LUNES, 13 DE FEBRERO DE 2012 abc. es opinion ABC POSTALES A LOS CUATRO VIENTOS JOSÉ MARÍA CARRASCAL La caja sin fondo de la CAM Quizá para celebrar la cifra récord de 2.713 millones de euros en pérdidas registrados por su entidad- -todo un hito empresarial- los directivos de la CAM se repartieron el año pasado 2,4 millones de euros entre sueldos, dietas y otros conceptos. Fue después de la intervención ordenada por el Banco de España cuando la cúpula directiva de la entidad echó cuentas y decidió darse un último capricho, mostrando hasta el final su fidelidad a los principios que definieron su gestión. Militares en Líbano: la amenaza siria Los 1.073 militares españoles desplegados en el sur del Líbano para asegurar la frontera con Israel pueden encontrarse ya a las puertas del peor de los escenarios posibles que la guerra civil de facto que vive Siria se traslade al país del Cedro. Los primeros enfrentamientos entre partidarios (alauíes) y detractores (suníes) de Al- Assad han comenzado en la segunda ciudad, Trípoli. Los militares españoles se encuentran así en un escenario totalmente diferente para el que fueron reclamados por la ONU. UGT y CC. OO. los grandes derrotados Con la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la reforma laboral del Gobierno del Partido Popular se pone fin no solo a una ley arcaica y obsoleta, sino al protagonismo de unos sindicatos que durante demasiado tiempo han manejado los hilos de un mercado de trabajo anquilosado por la cerrazón de UGT y CC. OO. corresponsables de una situación dramática que obligaba a un vigoroso cambio de ciclo. Toxo y Méndez sangran por la herida del fin de sus privilegios. NUESTRO DEPORTE FAVORITO Mucho indica que la izquierda española viene buscando ganar la guerra civil amparada en la democracia L A peor herencia que nos ha dejado Zapatero no es la ruina económica. Es la vuelta a la guerra civil, la reapertura no sólo de las fosas, sino también de las dos Españas, una de las cuales, o las dos, ha de helarte, o partirte, el corazón. Porque de laruina económica puede salirse, de la lucha fratricida, no. La famosa Memoria Histórica no era un instrumento de reconciliación, sino de confrontación. De entrada, se fundaba en una falacia. Memoria e historiase contraponen. Lamemoria es algo individual, personal, íntimo. Cuando leemos las memorias de alguien, sabemos que no vamos a encontrar la verdad, sino su verdad, que sólo tangencialmente coincide con aquélla. Mientras la historia es colectiva, genérica, indiferente, en la que los hechos, no los individuos, son los protagonistas. Mezclarlas es un ejercicio de ignorancia o de malicia, ganas de engañar o de engañarse. En realidad, es abrir la caja de Pandora, en la que Zeus había encerrado todos los males de este mundo. Y eso fue lo que hizo Zapatero: dejar sueltas las furias que han venido barriendo el solar hispano. Lo malo es que siguen barriéndolo. ¿Cómo va a reaccionar la izquierda española a la pérdida de las elecciones y a la condena de su juez favorito? Pues como acostumbra: con movilizaciones, agitaciones y descalificaciones. Instalada en una superioridad moral que ha perdido hace mucho tiempo, se cree autorizada a no reconocer las normas democráticas, sean los votos o las decisiones judiciales. Es decir, se considera por encima de la ley, como se creyó Garzón, al no limitarse a aplicarla, sino que la rehizo a su antojo, según la sentencia del Tribunal Supremo, que, por cierto, la izquierda no acepta. O los sindicatos, que se creen autorizados a desafiar a un gobierno elegido por mayoría absoluta. Tambiénen 1934, la izquierda española se creyó autorizada a alzarse contra el gobierno de la República ¡por haber entrado en él miembros del partido más votado en las últimas elecciones! Y todavía no se ha disculpado por ello. Mucho indica que la izquierda española, o al menos el segmento más radical e ignorante de ella, no ha aceptado la derrota en la guerra civil, que aceptó sólo tácticamente el pasar página de la Transición yque ha venidobuscando ganaraquella guerra amparada en los muchos recursos que la democracia ofrece. Sin percatarse de que la historia puede reescribirse, pero no rehacerse. La primera victoria del PP fue un shock para ella. La segunda, un debacle. La condena de Garzón, un clarín de batalla. ¿Un ejemplo? En las últimas manifestaciones, hubo nueve heridos: ocho policías y un manifestante. ¿Volvemos a las andadas? ¿O es que no nos habíamosmovido del sitio, que la Transición, elrehermanamiento fueron el sueño de un verano europeo, y con Europa en crisis, volvemos a nuestro deporte favorito: matarnos entre nosotros? CARTAS AL DIRECTOR No hay mayor ciego que el que no quiere ver Los señor Fernández Toxo y Cándido Méndez, que en las pocas semanas desde la toma de posesión del actual Gobierno han salido más en televisiones, radios y periódicos que casi en toda la legislatura de Rodriguez Zapatero, deberían, además de amenazar con huelgas y con sacar a la gente a la calle explicar a los ciudadanos el porqué de su fogosidad actual y la de sus sindicatos no la empleraon desde 2008 al 2011, cuando el paro y la ineptitud de determinados políticos llevó al más que conocido continuo y alarmante deterioro de la situación social de los trabajadores, a los que ellos y sus sindicatos dicen defender. Por supuesto que pueden seguir actuando así, pero que sepan que la falta de credibilidad y confianza suele pasar recibo, como muy bien se lo puede explicar don José Luis. Por lo demás, ya que proponga lo que proponga el Gobierno les parecerá mal, quizá los señores Fernández Toxo y Cándido Méndez podrían dar el primer paso para solucionar los problemas económicos de los trabajadores y rebajarse el sueldo de secretarios generales de sus respectivos sindicatos, donándoselo a los necesitados. J. FERNÁNDEZ SÁNCHEZ STUTTGART (ALEMANIA) La izquierda de la protesta Aprobada la reforma laboral más profunda de la democracia, los sindicatos de clase y los partidos de izquierda comienzan a embestir contra ella, que diría Machado. Los sindicatos y la patronal llevan años sin ponerse de acuerdo, mareando la perdiz. Su falta de diálogo, su intransigencia y su escasa solidaridad han lesionado la estructura laboral española. Y los gobiernos socialistas de Zapatero, con la responsabilidad de Pérez Rubalcaba, han jugado a la cosmética, olvidándose de la ética y de los trabajadores. El resultado de ese jugueteo y mareo son 5.300.000 parados y un grave déficit público. ¿De qué se quejan ahora los sindicatos, después de años de pasividad? Méndez, Toxo y Cayo han defendido en un 20 por ciento a los trabajadores y en un 80 por ciento sus privilegios. Como todos sabemos, sus amenazas de huelga no van a impresionar al Gobierno popular, ni a las familias que sustentamos a los desempleados. Y un Pérez Rubalcaba estrábico señala con el dedo el despido más barato- -todo a veinte, dice- ignorando voluntariamente el conjunto de medidas estructurales recién aprobadas. Debería asumir el alto porcentaje de responsabilidad que le corresponde de esos millones de parados. Como dice Arias Cañete, este Gobierno ha hecho en cincuenta días más reformas que el anterior en siete años. Por tanto, Rubalcaba y sindicatos tendrán que empezar a trabajar saneando partidos y sindicatos. ESTHER APARICIO ORTEGA CUENCA El Liceo ya no aguanta más Leo con estupor las noticias que del Gran Teatro del Liceo se van publicando, fruto de su situación económica y de su gestión. En la última, la dirección propone bajar el sueldo un 12 por ciento indefinidamente a todos los empleados. Esta propuesta se suma a las muchas que la Dirección General lleva lanzando de forma improvisada y arbitraria desde que las administraciones dejaron en sus manos el mando de este equipamiento. Como el que quiera informarse sobre este trayecto puede hacerlo generosamente en las hemerotecas, me centraré en lo que pudo haber sido y no fue. ¿Cuánto ruido y desaliento nos habríamos ahorrado si en lugar de lo que hay, el GTL, tuviera un patronato presidido por un prohombre mujer de la Cultura y las finanzas, mejor aún si a ello se sumara su afición a la ópera? ¿Cuánta deriva y desprestigio hubiéramos evitado si bajo el para-