Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 DEPORTES Copa del Rey Semifinales MIÉRCOLES, 8 DE FEBRERO DE 2012 abc. es deportes ABC Los jugadores del Mirandés se lamentan tras encajar un gol de Fernando Llorente, la figura del partido El Mirandés se entrega en la Catedral BEl Athletic de Bielsa impone la lógica, acaba con el sueño del equipo revelación de la Copa y alcanza la final DAVID ÁLVAREZ 6 ATHLETIC Iraizoz Iraola Javi Martínez Amorebieta Aurtenetxe Iturraspe (57) Ander H. (74) De Marcos Susaeta Muniain (77) Llorente San José (57) Íñigo Pérez (74) David López (77) 2 MIRANDÉS Nauzet Garmendia Caneda Aitor Blanco Raúl García Martins (69) Iribas (56) Mujika Pablo Infante Alain (46) Lambarri Muneta (46) Borrell (56) Garro (69) Ningún estadio para la liturgia como San Mamés. Escenario perfecto para cerrar la historia más bella de esta Copa del Rey, el equipo de Segunda B que fue dejando en el camino a tres primeras para plantarse todavía con alguna opción en la vuelta del penúltimo escalón. La Catedral se llenó anoche animada por el sueño de otra final para el Athletic y emocionada de respeto al fútbol y al Mirandés. Los burgaleses también se engalanaron para su primera visita a San Mamés. Estrenaron camiseta, entre amarilla y verde, con aires de Borussia Dortmund, edición especial para llevarle las flores al busto de Pichichi. El ritual de todo equipo primerizo en el estadio. Una ceremonia que habitualmente se celebra en privado. Sin embargo, anoche el gesto quiso ser también tributo al Mirandés. Iraola, el capitán local, y Pablo Infante, el empleado de banca más celebrado de España que venía de cumplir su jornada de ocho a tres, subieron juntos la escalerilla hacia la estatua con 40.000 gargantas como música de fondo. El estadio en pie, a renventar con dos aficiones casi hermanas mientras se depositaban los dos ramos de rosas. Homenaje al Mirandés y homenaje al fútbol también enseguida sobre la hierba. Los apasionados de Pouso se arrancaron dirigidos por la misma convicción que les había llevado hasta allí: tenían todo por ganar, y casi todo han ganado. Se lanzaron a presionar arriba al Athletic, que parecía empequeñecido y atenazado, quizá demasiado imbuido en la ceremonia de su propia parroquia y en el eco de GOLES 1- 0, m. 11: Muniain; 2- 0, m. 14: Susaeta; 3- 0, m. 22: Aurtenetxe; 3- 1, m. 57: Aitor Blanco; 4- 1, m. 71: Llorente; 5- 1, m. 75: Llorente; 5- 2, m. 86: Aitor Blanco; 6- 2, m. 89: Caneda, en propia meta. EL ÁRBITRO Undiano Mallenco. Amonestó a Iribas y Amorebieta. Un clásico Con la final alcanzada ayer, el Athletic suma 37 finales de Copa, en las que ha sumado 23 títulos la bella historia cuyo último episodio acompañaban. Con los pequeños abriendo fuego: el primer disparo, antes de cumplirse un minuto, fue un lanzamiento lejano de Iribas. Apretaban con mano blanda los burgaleses, ante cierto pasmo de los bilbaínos. Sólo Muniain quería desperezarse, culebreando por su pasillo izquierdo. El encantamiento duró diez minutos. Durante ese rato, volvió a flotar la sensación de que podía suceder de nuevo lo inesperado, lo imposible, por ilógico, eso que el Mirandés venía convirtiendo en una rutina que arrumbó al Racing de Santander, al Villarreal, al Español. Pero el Athletic de este Bielsa tan entregado al fútbol respetó el juego como no lo habían hecho esos otros. Como ya lo hizo en ese nuevo templo de las hazañas en que la Copa ha convertido Anduva. Anoche esa seriedad la despertó Muniain enviando a la red un centro desde la derecha en el que se durmió Garmendia. El Athletic sí que obligó a que quedaran a la vista las distancias entre un primera y un segunda B.