Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 8 DE FEBRERO DE 2012 abc. es deportes DEPORTES 69 Contador, vestido de rosa, pedalea en la durísima etapa 15 del Giro de Italia 2011, que recorrió los Dolomitas AFP El sueño rosa se fundió en negro BContador pierde el Giro que la Federación Española de Ciclismo le habilitó para correr MIGUEL ÁNGEL BARROSO MADRID Cuando Alberto Contador pedaleaba furiosamente en las laderas del Etna no pretendía escaparse de Nibali, Scarponi o Kreuziger, sino de la UCI, la AMA y el TAS. En el Giro de Italia de 2011 su futuro no dependía de superar las rampas del Zoncolan, sino de la decisión de un puñado de burócratas. En la carrera más dentada y más bella, Contador estaba corriendo hacia la nada, pero entonces no lo sabía. Reivindicativo, apostó fuerte. Aquel viaje por las nubes en uno de los Giros de Italia más duros de todos los tiempos ha acabado finalmente con la maglia rosa en poder de Michele Scarponi, el segundo de a bordo, que acabó a más de seis minutos del vencedor. El ciclista italiano, nuevo ganador para los anales de la historia, fue uno de los implicados en la Operación Puerto y reconoció ser cliente de Eufemiano Fuentes. Contador, como la mayoría de los ciclistas con posibles, siempre señala en rojo en el calendario las fechas del Tour de Francia, la carrera por etapas más importante del mundo, pero al contrario de otros campeones recientes, de Lance Armstrong por ejemplo, ha preferido diversificar. El corredor de Pinto ama el Giro. El flechazo sucedió en 2008, cuando no pudo participar en el Tour debido a que su equipo de entonces, el Astaná, fue excluido por el positivo del kazajo Vinokourov en la edición anterior. Acudió a la carrera bajo de forma, no consiguió ninguna etapa, pero resistió los ataques de la tropa italiana, con Riccò a la cabeza, y se hizo con el triunfo final. Hace un año, cuando su carrera dependía de su suerte en el Tribunal de Arbitraje Deportivo, vio la oportunidad de lavar su prestigio en una carrera sembrada de puertos terroríficos. Michele Scarponi Ciclista Sí, yo soy Zapatero Scarponi significa botas en italiano, pero Eufemiano Fuentes, factótum de la trama de dopaje desarticulada en la Operación Puerto, fue más imaginativo al buscarle un nombre en clave a su cliente. Sí, yo soy Zapatero y Presidente II reconoció el ciclista ante el Comité Olímpico Italiano (CONI) y el fiscal antidopaje Ettore Torri. Son mis apodos La colaboración con la investigación (Scarponi detalló cómo los ciclistas entraban en contacto con la red) le sirvió para reducir la suspensión a 18 meses. Ahora ha heredado un Giro en el que no pudo con Contador. Más allá del límite El Monte Crostis da miedo dijo Contador a La Gazzetta dello Sport tras hacer un reconocimiento del nuevo coloso del Giro. Nunca he visto una cosa igual, se va más allá del límite Solo ascendió cuatro kilómetros; la nieve le cerró el paso a la cima. Tampoco pudo comprobar la resistencia de los tubulares de su montura a los primeros kilómetros de descenso: una pista de tierra, como en los tiempos heroicos de Gino Bartali y Fausto Coppi. Aquel sterrato del Monte Crostis terminó por asustar a los propios organizadores, que acabaron por rodear el puerto. El Etna se subió dos veces en la no- Ni análisis, ni polígrafo Todos los controles que el ciclista madrileño pasó sin mácula en 2011 no le sirven para conservar sus triunfos vena etapa, y allí aconteció una de las victorias más bellas del ciclista madrileño tras un ataque de manual, con el característico baile encima de la bicicleta. En recuerdo a aquella escapada llamó Etna a uno de sus perros. Allí consiguió la maglia rosa, que no soltaría hasta Milán. En realidad, no la soltó hasta el pasado lunes, obligado por la justicia deportiva. Según el laudo, Contador pierde todos los títulos logrados en las competiciones que haya participado después del 25 de enero de 2011, cuando empieza el periodo de inhabilitación por su positivo. Da igual que la Federación Española de Ciclismo le hubiera habilitado para correr, que su hoja de servicios fuera intachable durante esos meses, que todos los controles antidopaje dieran negativo o que superara la prueba del polígrafo un par de días antes de comenzar el Giro. En la etapa 15, que ganó Mikel Nieve, los ciclistas tuvieron que recorrer 230 kilómetros con el ascenso al Piancavallo, Forcella Cibiana, Passo Giau (que, con 2.236 metros, fue la cima Coppi, el techo del Giro) Passo Fedaia y final en Gardeccia. Unos 6.500 metros de desnivel en total. Nunca lo había hecho en mi vida confesó Contador. Al día siguiente ganó la cronoescalada entre Belluno y Nevegal. Esas victorias ya no son suyas, aunque cabe el consuelo, como dijo ayer el corredor, que pertenezcan a los aficionados, no a las estadísticas de la UCI.