Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID MIÉRCOLES, 8 DE FEBRERO DE 2012 abc. es madrid ABC Las cifras del absentismo laboral 160.000 Es el número de funcionarios y personal contratado de la Comunidad de Madrid, según los últimos datos 207.166 Son los días de baja sin justificar registrados en 2010. El año pasado acabó con 25,7 millones de horas de absentismo global 65 Son los millones de euros que pierde cada mes el Gobierno regional por el absentismo laboral en general cada mes 40 La Comunidad de Madrid cree que el absentismo entre sus empleados se reducirá en este porcentaje con la nueva ley Las principales quejas entre los manifestantes fueron por los recortes en la administración pública que critican los sindicatos REUTERS Protesta por 2,5 horas más de trabajo BMiles de funcionarios salen a la calle por el aumento semanal de su horario y por el plan contra el absentismo CARLOS HIDALGO MADRID El error de las huelgas políticas Desde el Partido Popular de Madrid, la protesta de ayer se interpreta en términos de un ensayo para una eventual huelga general al Gobierno del PP. Es más, eran muchos particulares quienes ayer así lo coreaban, e incluso la pancarta del sindicato Solidaridad Obrera, al inicio de la marcha, lo exigía. El consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, manifestó que los sindicatos se equivocan gravemente al convocar huelgas políticas y no leer los resultados de las elecciones recientes en España En la Comunidad de Madrid recuerdan que las Mesas Generales de diálogo con los sindicatos se han convocado ya cuatro veces durante el conflicto y que la quinta reunión está prevista para pasado mañana, viernes. Las dos horas y media más de trabajo a la semana y las nuevas medidas contra el absentismo laboral llevaron ayer a la calle a miles de empleados públicos de la Comunidad de Madrid. En medio del truculento escenario de crisis económica, los funcionarios y personal contratado de la administración madrileña culminaron su calendario de protestas de los últimos meses. Desde la Comunidad de Madrid, afirmaron que la manifestación era injustificada y fuera de lugar al tratarse de una coyuntura en la que todos debemos arrimar el hombro Además, se recuerda un dato: en 2010, los días de bajas no justificadas ascendieron a 207.166. Por ello, el absentismo laboral se ha convertido en el gran caballo de batalla para unos y otros. Por un lado, las principales centrales sindicales, convocantes de la protesta (CC. OO. UGT, CSIF, y CSIT- UP) se quejan del incremento 2,5 horas semanales y el 40 del sueldo que dejará de abonar el Gobierno regional a partir del cuarto día de una baja médica; por otro, las cifras oficiales, que hablan de que los 160.000 empleados públicos sumaron en 2011 un total de 25,7 millones de horas por absentismo laboral (incluidas las bajas justificadas, las no justificadas y los días de asuntos propios) que suponen 65 millones de euros de pérdidas al mes. Y todo ello en una situación económica desesperante. Si a ello sumamos el reciente cambio del color del Gobierno, la protesta de ayer era más que previsible. No en vano, tanto la Delegación del Gobierno como la Consejería de Presidencia e Interior vaticinaban la semana pasada un repunte de lo que se conoce como conflictividad social. O lo que es lo mismo, protestas masivas auspiciadas por los sindicatos como la que se celebró ayer. Empleados de Metro de Madrid, Bomberos de la Comunidad, y, sobre todo, muchos trabajadores de sanidad y de educación, entre otros sectores públicos, recorrieron hasta primera hora de la noche de ayer el tramo comprendido entre la plaza de Neptuno, Cibeles y la Puerta del Sol. La palabra recortes fue la más coreada por los manifestantes, que plantaron cara al intenso frío con pitidos, cánticos, tamborradas y bastantes petardos y ruido de sirenas al final del itinerario. Los bomberos, uniformados, fueron los que se llevaron más aplausos, especialmente cuando treparon por los andamios del edificio de Alcalá, 22, hasta la azotea. Luego, dos de ellos se descolgaron por la fachada para desplegar una pancarta de los elocuente: Bomberos quemados decía. Ya en Sol y sobre un escenario, dos jóvenes sindicalistas leyeron un manifiesto contra estos recortes que forman parte de la estrategia privatizadora de Esperanza Aguirre Los secretarios generales de Madrid de UGT y CC. OO. José Ricardo Martínez y Javier López, que cifran en 11.000 los empleos en peligro, definieron la protesta como una marea de todos los colores