Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍA MIÉRCOLES, 8 DE FEBRERO DE 2012 abc. es economia ABC Santander, BBVA y CaixaBank asumen un tercio del saneamiento BLa banca dice que le bastan los excedentes de recursos para cumplir el plan Guindos MONCHO VELOSO MADRID FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA El 43,8 de los 50.000 millones Ocho entidades necesitan casi 22.000 millones, el 43,8 del ajuste planteado. SANTANDER BBVA SOSTIENE EL MINISTRO GUINDOS Los banqueros del país saben ya qué parte del saneamiento de 50.000 millones de euros impuesto por el Gobierno les tocará asumir. Santander, BBVA y CaixaBank aumirán casi la tercera parte- -el 29,1 -del esfuerzo exigido a la banca para reducir su exposición al ladrillo. Entre las tres entidades deben reunir 14.571 millones para elevar sus provisiones y el capital a los nuevos porcentajes fijados por el ministro de Economía, Luis de Guindos, en su reforma financiera. Santander es la que más dinero extra necesita: 6.100 millones. Aunque Bankia, que publicará su cifra este viernes, podría superarle. El sector cifra sus necesidades por encima de los 7.000 millones. Como fuere, la entidad presidida por Emilio Botín ya redujo ese impacto a 2.300: cargó 1.800 contra el beneficio de 2011 y cuenta con un excedente de capital de 2.000 millones, según informó ayer a la CNMV. Tapará el resto con los 900 millones en plusvalías que obtuvo de la venta de su filial en Colombia y 1.400 con más plusvalías y dotaciones. La mayoría de bancos y cajas aseguraron ayer que cumplirán con esas exigencias ya en 2012, aunque tendrían un año más en caso de fusión. Y la mayoría explicó que afrontará ese esfuerzo con las provisiones genéricas sin usar (colchón que obliga a hacer el Banco de España en tiempos de bonanza para las épocas de vacas flacas) el excedente de capital y, en el peor de los casos, con la cuenta de resultados del próximo ejercicio. Es el caso de BBVA, que sufrirá un impacto 6.100 SABADELL 4.000 POPULAR E LA CAIXA 4.471 BANKINTER 2.396 UNICAJA 3.450 KUTXABANK 146 691 650 de 4.000 millones, menos un efecto fiscal de 840 millones, según explicó ayer la entidad presidida por Francisco González, que usará su actual genérica (460 millones) y una provisión adelantanda de 700 millones. Le quedarían por cubrir 1.360 millones. Suman 21.904 millones Para el grupo La Caixa, matriz de CaixaBank, la factura asciende 4.475 millones. La entidad catalana confía en generar capital a través de sus resultados de explotación. Detalla además que empleará la génerica de 1.835 millones hecha en 2011 y que realizará otra dotación extraordinaria este año. Mantiene 5.792 millones como excedente de capital y cargará contra resultados 730 millones. Con menos detalle Sabadell aseguró ayer que cubrirá también en 2012 los 2.396 millones que se le exigen. El banco informó de que prevé absorber la mayor parte de este impacto mediante la generación de resulta- Moody s, al acecho La agencia de rating rebajó ayer la nota a Bankia, Novagalicia Banco y CatalunyaCaixa dos antes de provisiones Popular requiere un esfuerzo aún mayor: 3.450 millones. Usará 114 millones de su stock de genérica y 2.220 millones que tiene como excedente de capital. El resto lo cubrirá con los resultados y las plusvalías que genere en 2012. Bankinter informó de que tiene una genérica sin usar de 115 millones y un amplio excedente de capital para tapar los 146 millones que requiere. Algunas cajas, las más solventes, presentaron también ayer sus cifras. Unicaja necesita 691 millones, frente a una genérica sin usar de 318 millones y 264 en excedente de capital. Kutxabank necesita un colchón extra de capital de 650 millones, que rellenará, dice, con su excedente de recursos propios. Y asegura contar con 3.100 millones en provisiones para cubrir las nuevas, que no detalla. Ocho entidades en busca de 21.904 millones. Queda un buen puñado de entidades por presentar la cascada de cifras. Entre ellas la mencionada Bankia y las nacionalizadas Novagalicia y CatalunyaCaixa. Ayer Moody s castigó a las tres bajándoles el rating Se amparó bien en la evolución de la economía española bien en el impacto de una reforma financiera que se antoja asequible para unas entidades y asfixiante para otras. l ministro de Economía trata de que los bancos vuelvan a la normalidad, pero para ello dispone de una caja de herramientas rudimentaria. La experiencia dice que las crisis financieras se resuelven con mucho dinero (Presupuesto) regulación (contabilidad) y política monetaria: un chute de inflación maquilla el valor de los activos, endosa costes a los que tienen activos y alivia a los deudores. No parece que ese chute, raspar la moneda, vaya a ocurrir, molesta a los alemanes. El manguerazo con dinero del Presupuesto (como los norteamericanos, británicos, alemanes) no está en la caja de herramientas de De Guindos, no hay oportunidad para banco malo o recursos similares. Queda regulación, incentivos para que el sector regenere sus capacidades con fusiones, con eficiencia (ajuste de estructuras innecesarias) y un poco de suerte. El ministro explicó ayer tarde en el Congreso, con convicción y realismo, la estrategia que sostiene el decreto ley aprobado por el Gobierno el viernes. Previamente los bancos con posibles expusieron ante la CNMV sus contribuciones, cómo y cuándo limpiarán sus activos pochos. Ocho entidades con posibles (Santander, BBVA, Caixabank, Popular, Sabadell, Kutxabank, Bankinter y Unicaja) que representan el 70 del sector, van a correr con el 40 de los 50.000 millones de euros de saneamientos exigidos. Y una docena de entidades problemáticas, zombis, tiene que poner más de 30.000 millones. Como no alcanzan, no tienen otra opción que entregar las llaves a quienes pueden sostenerlas. Ya no es tiempo para la lírica o la política de bajo vuelo. Ahora mandan las cuentas. El Gobierno tiene prisa por resolver el problema, por verificar la capacidad de regeneración del sector por sus propios medios y algún estímulo sin coste presupuestario. Un ejercicio complicado, tercera fase del ajuste de nunca acabar.