Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 8 DE FEBRERO DE 2012 abc. es ENFOQUE 5 REUTERS Baltasar Garzón y el abogado Jaime Sanz de Bremond llegan ayer al Tribunal Supremo Garzón, en el banquillo La memoria retorcida JESÚS LILLO Lo que ayer, por improcedente o incómodo, quiso silenciar la defensa de Garzón en el Supremo no es muy distinto a lo que la sociedad española ha tratado de olvidar en las últimas décadas, una pequeña prueba documental del rencor que mana de una herida que algunos han querido mantener abierta en canal y ladeada. Baltasar Garzón tuvo que recordar ayer los razonamientos jurídicos con los que en 1998, mucho antes de emprenderla contra los autores de la represión franquista, rechazó una querella contra Santiago Carri- llo por la matanza de Paracuellos. Defectos de forma. La memoria selectiva resulta peor que el olvido generalizado, pero en el caso de un alto funcionario tiene un componente vicioso y dañino. Garzón se sienta estos días en el banquillo para responder por un presunto delito de prevaricación, y hasta el Supremo ha llevado el dolor- -cultivado como perlas negras, nunca sofocado por quien tiene cierta responsabilidad social- -que portan y soportan las víctimas de una guerra retorcida a la izquierda. En la puerta del Alto Tribunal, más angustia anónima, alentada por quienes decidieron hacer de la revancha una cura de veneno y quisieron extender, etiquetada como falso antídoto, una enfermedad de la que conservaban sus últimas cepas. Garzón tuvo ayer que escuchar en el Supremo un relato que, por improcedente o incómodo, hubiera preferido dejar en el olvido, el mismo olvido en el que la sociedad española dejó sus horrores para, pese a Garzón, otro defecto de forma, tratar de seguir adelante. ESPAÑA