Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURA LUNES, 12 DE DICIEMBRE DE 2011 abc. es cultura ABC El pájaro de la felicidad TRES AÑOS Marisa Monte canta al amor y al sentimiento como necesidad hoy B La artista brasileña publica su nuevo trabajo, O que você quer saber de verdade MANUEL DE LA FUENTE MADRID Autor: Antón Chéjov. Dramaturgia, dirección y espacio escénico: Juan Pastor. Iluminación: Pablo Jaenicke. Vestuario y ambientación: Teresa Valentín- Gamazo. Intérpretes: Raúl Fernández, María Pastor, José Maya, José Bustos y Alicia González. Lugar: Teatro Guindalera. Madrid JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Llegan noticias de alarma desde la sala Guindalera. Inquietantes presagios si recordamos que hace un par de años cerró la sala Ítaca, y el Teatro de Cámara Chéjov acaba de anunciar que se encuentra en una situación insostenible, de cierre irremediable Todos estos nombres forman parte de esa constelación de islas luminosas en que en cada representación se convoca el milagro del teatro. Una geografía precaria, esforzada, que opone la tozudez de la calidad y el esfuerzo personal a todas las dificultades. Salas pequeñas, de alta temperatura emocional, donde los espectadores respiran el mismo aire que los personajes de las obras que han ido a ver. No basta con los sacrificios y el apoyo del público. Su desaparición, ya sucedida o todavía intuida, es un síntoma de los tiempos que vivimos, que nos hacen más pobres y más tontos. Por todo ello, antes de comentar el espectáculo que ahora Guindalera mantiene en cartel, quiero recomendarles vivamente que no se lo pierdan. Y no solo como gesto de solidaridad, sino porque es uno de los más interesantes montajes que ahora mismo pueden verse en Madrid. Juan Pastor se ha aproximado a Tres años una novela corta de su amado Chéjov, para trazar sobre el escenario un delicado panorama de la química de los afectos, de los itinerarios del amor y el desamor en los que se entrelazan las vidas de unos personajes que intentan atrapar el pájaro de la felicidad, tan esquivo. Pastor evoca suavemente la España anterior a la guerra civil, donde las criaturas del autor ruso encuentran perfecto acomodo con sus nombres españolizados. Alejandro, maduro y tristón empresario, ama a la joven Julia y esta termina por aceptar su propuesta de matrimonio para escapar de la aburrida vida provinciana. Él asume la infelicidad y se resigna, y ella, tras tres años de vida conyugal, entiende que realmente ama a ese esposo al que tantas muestras de desinterés ha prodigado. Una obra de sutiles matices que parece transcurrir en el ámbito ensoñador de la memoria, inteligentemente dirigida y muy bien interpretada. Músicos de una pieza como Caetano Veloso (y su hermana Maria Bethânia) Gilberto Gil, Tom Zé, mujeres como Gal Costa, grupos como Os Mutantes, y todo el movimiento tropicalista de finales de los sesenta desbrozaron el camino (más bien autopista) por el que vuela la música popular brasileña contemporánea. Ellos fueron un poquito más allá de la bossa, incorporaron pinceladas de rock, incluso algún trazo de psicodelia, el cancionero tradicional brasilero (sobre todo la música de Bahía) le dieron un papel protagonista a la herencia africana y abrieron puertas de par en par para el futuro del pop del país. Sus herederos no les defraudaron, y hoy en día la música de la tierra de Lula y de Ronaldo es un caldero delicioso del que manan suculentos aromas: Marisa Monte, Carlinhos Brown, Daniela Mercuri, Rita Ribeiro, Adriana Calcanhotto, Arnaldo Antunes, incluso Moreno Veloso, hijo de Caetano, que han revitalizado el cantar de la nación amazónica como probablemente no suceda en ningún otro lugar del mundo. De todos ellos, Carlinhos y Marisa son los más populares en España. Hoy nos ocupa Marisa, tres grammys latinos en su poder y cerca de diez millones de discos vendidos, y más conocida en España desde que publicara en 2002 junto con el propio Brown y también con Antunes el álbum Tribalistas Goles y estribillos Marisa Monte LEONARDO AVERSA Octavo de estudio Ahora, la artista de Rio de Janeiro publica O que você quer saber de verdade su octavo álbum de estudio en el que dos de las presencias destacadas son las de los dos artistas anteriormente citados en varios títulos. Aunque hay más nombres de relumbrón como el del compositor Gustavo Santaolalla, ganador del Oscar Babel Brokeback Mountain y la genial colombiana Totó la Momposina. Estamos ante un disco serenamente hermoso, bellísimo que revolotea alrededor del nido del amor y sus muchisimos significados, porque como alguna vez ha asegurado la artista carioca el amor es una forma de inteligencia Marisa Monte venía de una gira por medio mundo y al fin pudo estar en casa sin ser sometida al tormento de aeropuertos, aviones, jet lag, promoción, cambios de idioma. Necesitaba ese silencio, estar en En Brasil, la música es casi, casi tan importante como el fútbol casa y llevar una vida normal Y este es el fruto, inolvidable e intenso como un atardecer en la playa de Ipanema. Y que nadie olvide tampoco que a Marisa Monte le encanta bailar, y de qué manera, como se puede ver en el video Ainda bem (www. marisamonte. com. br) toda sensualidad en brazos del futbolista Anderson Silva, exjugador del Málaga y el Racing, y hoy en el Nacional de Montevideo. Y, por supuesto, ya lo decíamos, el amor, como siempre ha sido y será en la canción popular. Porque entre ellos existe, una relación ancestral como a la cantante le gusta decir. En su disco, Monte también reflexiona dulcemente (a veces con cierta saudade) sobre los cambios en este sentimiento universal en los últimos tiempos. En español, el álbum vendría a ser algo así como Lo que usted quiere saber de verdad En palabras de Marisa la música es una invitación para escuchar las necesidades del alma Monte parece alguien realmente comprometido con la felicidad tanto suya como la de quienes la escuchan y tras asegurar que la música para los brasileños es casi, casi (hay un poquito de ironía en su voz) casi como el fútbol, está en todas partes, de la mañana a la noche subraya que en estos días que vivimos el valor de una canción es que sacia nuestra sed de sentimiento, y los sentimientos son vitales para que podamos vivir un mundo mejor