Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 12 DE DICIEMBRE DE 2011 abc. es cultura CULTURA 83 El arquitecto En Japón tienen una expresión preciosa para referirse a gente como Niemeyer: tesoros humanos Crisis Además de la situación económica, hay una crisis ética, se han perdido muchos de los valores que hacían avanzar al ser humano Compromiso Mis trabajos nacen de la necesidad de hacer algo, de no permanecer al margen. Pretendo que mi trabajo trascienda y sea útil a la sociedad Elevación de Las flores del mal de Baudelaire, le ha puesto ritmo de alegrías; Benedetti suena por seguiriya, y el texto de Neruda se ha convertido en la Soleá del Exilio También hay fragmentos del Quijote y letras del propio Niemeyer, que María Pagés baila por tangos. la simplicidad, a la esencialidad. La escenografía- -que ha ideado ella misma, al igual que el vestuario- -sigue esa idea. Tenía claro que quería algo sencillo, huir de la voluminosidad. Y encontré la idea en esos trazos simples y elementales del propio Niemeyer. También la puesta en escena está marcada por la sobriedad, por la discreción... Por primera vez bailo un número descalza, porque sentía que así había que hacerlo Antonio Gades, uno de los referentes de María Pagés, citaba siempre a su maestra Pilar López con una frase que repetía a unos y otros: Hay que aprender la ética del baile antes que la estética La bailaora sevillana siente la necesidad de reivindicar esta prioridad. Además de la crisis económica, el mundo vive una crisis ética; se han perdido muchos de los valores que hacían que el ser humano avanzara. Y mis trabajos nacen de la necesidad de hacer algo, de no permanecer al margen. Los artistas no podemos pasar ni ignorar esa situación. Y pretendo que mi trabajo trascienda, que sea útil a la sociedad que me alimenta, que no sea bailar por bailar. El flamenco posee todos los matices que hacen falta para transmitir los mensajes que quiero expresar Álvaro Urquijo, durante el concierto en el Teatro Real ISABEL PERMUY Secretos orquestados BEl grupo madrileño que lidera Álvaro Urquijo actuó en el Teatro Real IGNACIO SERRANO MADRID Baile social Pero el arte, su belleza, se le dice, ya es útil de por sí. Es cierto, pero yo siempre busco más. Por mi manera de ser, trato de que mi danza sea útil desde un punto de vista social. En las giras, por ejemplo, intento ir hasta aquellos que no pueden permitirse pagar una entrada para ver mis espectáculos. Me quiero acercar a ellos. En Mozambique, por ejemplo, hicimos distintas actividades en la sede de su Ballet Nacional; era una manera de compartir nuestra experiencia y vivir con ellos. En la India hicimos talleres con escolares, y en Guadalajara, México, actuamos en una plaza pública; era una condición para hacerlo también en el teatro. Óscar Niemeyer me recordó- -concluye María- -que en la humanidad no hay jerarquías, que todos estamos en una misma y única dimensión. Óscar me recordó que en esta igualdad reverdece la esperanza de poder cambiar el mundo. Porque todos reímos y lloramos. Y todos nacemos y morimos Procesos creativos ¿Qué tienen en común la arquitectura y la danza? Es la obra de Niemeyer la que las une. En su trabajo hay un proceso creativo muy similar al mío. Parte del dibujo, del trazo, y nosotros bailamos a partir de un trazo imaginario. Sus bocetos muestran la planta desde arriba, y yo también hago el dibujo coreográfico desde el mismo lugar. Tanto él como yo tomamos esos trazos como punto de partida para nuestras creaciones Así, la arquitectura, ha descubierto María Pagés, es algo vivo, que te transmite movimiento, es casi como un escenario Utopía viaja, dice María Pagés, a Llovía, hacía frío y en la tele daban el Madrid- Barça. Pero eso no echó para atrás a ninguno de los que habían comprado entrada, fieles seguidores que llenaron hasta la bandera el Teatro Real para ver a esa vieja banda cuyas canciones tienen residencia permanente en sus corazoncitos. Estamos orgullosos de estar aquí y queremos agradeceros el esfuerzo de venir dijo sobre el escenario Álvaro Urquijo, obviando el porqué de dicho esfuerzo Porque no supone ninguno ir a escuchar tonadas tan sinceramente extraídas del alma, y con un aliciente extra además: el grupo madrileño estuvo acompañado por la Joven Orquesta de la Universidad de Valladolid, y el affaire resultó exuberante. El motivo del concierto, además, era especialmente atractivo. Toda la recaudación iría a parar a la ONG Special Olympics, que promueve el deporte entre personas con discapacidad intelectual, así que la cosa iba de compartir generosidad con Los Secretos. Un placer para sus fans. Con una bella puesta en escena inspirada en el arte de su último disco, En este mundo raro y una preciosa colección de guitarras colocadas sobre alfombras, Álvaro salió a las tablas junto a Ramón Arroyo (guitarra) Jesús Redondo (piano) Juanjo Ramos (bajo) Santi Fernández (batería) y el maestro Ricardo Marín a las acústicas, para dar un concierto íntimo pero lleno de emociones. Plácido, con aires de country crepuscular, el recital transcurrió casi sin interrupción hasta que Álvaro intercambió unas palabras con el público, al que recordó que hace dos meses se cumplieron doce años del adiós de alguien muy importante para nosotros Poco después de dedicar Agárrate a mí, María a su sobrina, el cantante dio por terminada la primera parte del concierto. La segunda, ya con la orquesta, fue mucho mejor si cabía. La transformación de arreglos para este singular noviazgo entre la movida y la música clásica resultó emocionante por lo bien que se trazó. Déjame Por el bulevar de los sueños rotos y otros clásicos cobraron una nueva vida.