Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ABCdelDEPORTE LUNES, 12 DE DICIEMBRE DE 2011 abc. es ABC EL PATO MAREADO Fiasco portugués A llí, amparados entre La Finca y La Moraleja, el clan portugués afinaba sus armas. Armas romas, sin pica. Manos desnudas y mentes vacías. Mendes, el que los manda desde donde los príncipes saborean los mejores manjares, se frotaba las manos: Si esto sale bien, revendo a precio de oro, una vez más Pero todo salió mal. Su gente se hundió con todas las naves: Coentrao, a pie cambiado, fracasó porque le lanzaron al abismo. Pepe entró en la loca refriega en cuanto llegaron los nervios, que suele ser justo cuando su equipo empieza a perder. Y Cristiano... En la mañana se miraba en su enorme espejo, probándose bragas para ver cuál le caía mejor sobre su largo cuello para el calentamiento. Qué guapo estoy, leñe Mientras, se repetía ante su propia imagen: Soy el mejor, el mejor, se van a enterar esos que me claman Messi. Hoy la lío, hoy la lío... Y mientras se lo repetía una y otra vez, se le pasó la hora embelesado en su bella imagen. Al final, cuando quiso salir al campo, el partido ya se había acabado. El cuarto fue Mourinho, que se cree el más listo de la clase y que los demás se chupan el dedo, pero esta vez la pifió bien pifiada: Coentrao en la derecha, justo por el carril donde fracasó en Zaragoza; ciego para no ver lo que veía todo el estadio: que el Barça tenía cinco en el medio campo y ellos dos. Y con exceso de respeto hacia Cristiano para decirle que deje de lanzar las faltas, que este año ha tirado 22 y ha metido cero o menos cero (eso sí, una en la Champions) Por cierto, Marcelo: el himno dice cuando pierden dan la mano... aunque sea a Piqué. Hay que saber dónde estás y dónde te ganas las habichuelas... de oro. O Neill celebra un gol con el Sunderland REUTERS El entrenador norirlandés gana (2- 1) en su primer partido con el Sunderland, el equipo de su infancia ronda tras ganar a España, en el Luis Casanova, con un gol que marcó Gerry Armstrong a Luis Arconada. Distinto del maestro Jugaba entonces en el Nottingham de Clough. No se llevó bien con el último entrenador que guió a un club de una ciudad de provincias al triunfo en la Copa de Europa hasta que Mourinho lo hizo en 2004 con el Oporto. Clough la ganó dos veces, la última en el Bernabéu, ante el Hamburgo. El norirlandés tiene en común con Clough que, allí donde le han dejado entrenar unos años, ha iluminado a su equipo. Pero el buen estudiante de Derecho, que dejó la universidad por el fútbol, lo hace sin las crueldades de Clough, que solía decir a O Neill que se sentase en el banquillo junto a él porque así parecería más guapo. Se marchó del Celtic para ayudar a su mujer a luchar con éxito contra el cáncer y del Aston Villa hace 16 meses, enfadado con los directivos. Ha vuelto con su número 31 a la espalda, calcetines por encima de los pantalones de chándal, botas de tacos, saltando o gesticulando por la banda para celebrar un gol o amagar un remate. Ha vuelto el único entrenador capaz de alegrar un domingo trazando este balance de su ausencia de los campos: Me propuse viajar, pero no lo hice. He pasado estos meses como un tiempo de contemplación y creo que no me ha hecho ningún bien El Estadio de la Luz lo recibió ayer como el Mesías. Fue una primera parte de jaqueca. En la segunda, el Sunderland apretó a un Blackburn Rovers al que Kean metió en un cerrojo para mantener el 0- 1. Lo empató un buen tiro de la zurda de Vaughan, que estuvo con Kean en la Real Sociedad, y el tiempo milagroso de O Neill comenzó en el minuto 92 con un gol de falta de Larsson. O Neill quiere emular al Barça ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES U JOSÉ MANUEL CUÉLLAR n ejemplo del aroma común en nacionalismo, religión y fútbol es el de la asociación de deportes irlandeses, la GAA, que prohibía hasta 1971 a sus miembros ver o participar en juegos extranjeros El edicto empujó a Martin de Porres O Neill hacia el fútbol, aunque también era bueno en la variedad gaélica. Su padre era barbero y tenía en su comercio fotos del Manchester United, porque entre su clientela había muchos protestantes. Pero los católicos de Kilrea son del Celtic. Tras el cumplimiento del dogma, uno puede elegir y al joven Martin le gustaba el Sunderland, del que se ha convertido entrenador esta semana. Cuando le preguntaron cómo le gustaría que jugase su nuevo equipo, respondió: Como el Barça Y añadió: En el futuro me recordarán lo que acabo de decir O Neill ha competido tres veces con el Barcelona. Dos como entrenador del Celtic, con el que lo eliminó de la Copa UEFA, que perdió en la final de Sevilla de 2003 contra el Oporto de Mourinho. Jugó en 1971 en el Camp Nou con el Distilleries, crecido a la sombra de las Reales Destilerías Irlandesas, y marcó el 1- 3 en el campo de Grosvernor Road, antes de ser destruido por bombas incendiarias. Que católicos y protestantes jugasen juntos al fútbol británico en un enclave del oeste de Belfast no gustaba a los fanáticos. Ninguno de los jugadores barcelonistas (Reina, Gallego, Rifé, Asensi... era tan joven como para llegar al Mundial 1982, cuando O Neill fue el primer capitán católico de la selección norilandesa que pasó a la segunda Solo piensa en fútbol He pasado un tiempo de contemplación y no me ha hecho ningún bien Sabe manejar equipos Ayer, el Estadio de la Luz lo recibió como el Mesías. Y vivió su primer milagro