Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 12 DE DICIEMBRE DE 2011 abc. es opinion OPINIÓN 15 CAMBIO DE GUARDIA Saber perder, saber ganar Dialécticamente, el presidente del Fútbol Club Barcelona propende al forofismo cuando su equipo vence al Real Madrid. No lo puede evitar. Con la emoción, parece que le sube una acidez desde el estomágo a la lengua que le pone cicuta en el mensaje. No parece necesario ese tono faltón y prepotente, ni hacer de menos al rival derrotado. Se empieza así y se termina con lo del puro, el champán y la camisa por fuera de su predecesor. Si importante es saber perder, casi lo es más saber ganar. GABRIEL ALBIAC ROSA DE YEATS No fue sólo la ruina, lo traído por los siete años necios. Fue la devastación del pensamiento M Sandro Rosell, presidente del Barça FIRMA entregarlas a los bancos y cajas en pago por sus créditos; es también la que ha permitido a unos directivos sin escrúpulos forrarse con sueldos, bonus y prejubilaciones multimillonarias dejando a sus cajas en la quiebra. La inmunidad es la que ha autorizado a ciertos políticos a saquear las arcas públicas, dejando a su paso deudas y ruina sin que sus autores paguen por ello. Los paganos, las víctimas de todo, son los que ya se han quedado sin trabajo, los que se quedarán y los funcionarios a los que todavía se les bajará más el sueldo. Nada contra los especuladores o los paraísos fiscales. JOSE- ULPIANO PÉREZ CERVANTES BARCELONA partido hay un comité de listas que las cocina sin tener en cuenta ni la opinión de los militantes ni de los ciudadanos, ni las competencias y los méritos de los candidatos; sólo se trata de recompensar los servicios prestados o la sumisión. A veces, se hace el paripé de unas primarias; ahora bien, si la elección de los militantes de base no coincide con las previsiones del comité de listas, se cambian los candidatos elegidos por las bases y a otra cosa mariposa. ¡Qué distinto con lo sucedido en Francia hace algunas semanas para designar al candidato socialista que competirá contra Sarkozy! En Francia, las primaires citoyennes estaban abiertas a todos los ciudadanos franceses que reunieran tres condiciones: estar inscritos en las listas electorales; contribuir con 1 euro para financiar las primarias; y firmar un documento de adhesión a los valores de la izquierda. En la primera vuelta participaron 2,7 millones y en la segunda se llegó a los 2,9 millones. Esto sí se aproxima mucho a la democracia real. MANUEL I. CABEZAS GONZÁLEZ BARCELONA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director a: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Democracia mejorable En el PP, Fraga nombró a su sucesor: Hernández Mancha; y, luego, a Aznar. Y éste, a su vez, a Rajoy. En el PSOE, las pocas primarias realizadas se han sacado con fórceps y acabaron como el rosario de la aurora: en la sucesión de Felipe González, en las primarias Borrell- Almunia, el primero tuvo que retirarse por las maniobras torticeras de sus propios compañeros; en la sucesión de Zapatero, las primarias entre Rubalcaba y Carme Chacón terminaron antes de empezar; y en la Comunidad de Madrid, los militantes tuvieron que desafiar a la cúpula del PSOE para que las primarias entre Trinidad Jiménez y Tomás Gómez tuvieran lugar. Basten estos botones como muestra del comportamiento de la casta política. Para otro tipo de elecciones, en cada es Lo más leído Lo más leído ayer en ABC. es fue el minuto a minuto del partido entre el Real Madrid y el Barcelona en el Bernabéu. La cobertura en directo del clásico acumuló más de 130.000 visitas a lo largo del día. Los secretos de la mente de José Bretón fue lo segundo más visto. En ABC Punto Radio En su primera entrevista tras el batacazo electoral del PSOE el pasado 20 de noviembre, el presidente en funciones visita ABC Punto Radio, donde desde las nueve responderá a las preguntas de Melchor Miralles. Posteriormente, en ABC. es se podrá consultar el seguimiento de sus respuestas. J. L. Rodríguez Zapatero ÁS allá del revuelo y el tumulto de los sueños vencidos suplica William Butler Yeats ser arrebatado por el único, el primordial misterio que agrieta la monotonía de ser hombre. Remota, secretísima e inviolada rosa invoca, arrópame en la hora de mis horas No es una esperanza. Ni una espera. Es lúcida consagración de lo imposible: que el mundo ceniciento se resquebraje un instante ante la sospecha del lejano esplendor al cual, en lo más hondo de los pálidos párpados grávidos de sopor, llaman los hombres belleza No es gran cosa. Es todo. Los tiempos de W. B. Yeats eran duros. Tanto como los nuestros: cada tiempo lo es a su manera. Y él sabía que, sin ese consuelo de una sombra de belleza- -presente o sospechada- los tiempos duros matan. No sólo el cuerpo presente, también la telaraña vítrea de sueños y recuerdos a cuyo encaje es convención llamar espíritu. Y ese desasosiego cierra su poema: puede que ni aun lo intangible permanezca. Sopla la tempestad. ¿Es que sin duda ha llegado tu hora, remota, secretísima e inviolada rosa? Seamos claros. Hoy. Que es siempre. No fue sólo la ruina, lo traído por los siete años necios. Fue la devastación del pensamiento. Con ella vino este desierto anímico. La infantilización colectiva tenía tiene siempre un precio: hacer chatarra de la complejísima orfebrería, sobre cuya aritmética pueden los sueños humanos sólo tejerse en obra bella; y no en monstruos. Es ésa una relojería paciente y sabia: tanto más cuanto menos obvias logre hacer sus complejidades. No existe arte sencillo. Ni belleza. Ni pensamiento Todo en lo que nos separa de la bestia está hecho de laberinto y artificio. A esa paciencia sabia encomienda Yeats el cuidado de su inviolate rose. Siete años de ignorancia- -no, es peor, siete años de deleite en la ignorancia- -no pasan gratis. Que quienes presiden parlamento o senado sean incapaces de ajustarse a los usos de la lengua castellana, que un primer ministro acierte con dificultad a construir dos concordancias seguidas, que una ministra de cultura fantasee un Caravaggio a la medida de sus propias frustraciones, no los envilece a ellos. Envilece a quienes pagamos su sueldo. Que apenas un diez por ciento de los representantes políticos hablen una lengua acorde con gramática y sintaxis, es la corrupción primera de la España en la cual vivimos. Esta que tanto de corrupciones sabe. Saldremos- -alguna vez alguien saldrá- -de la ruina económica. Es menos claro, muchísimo menos, que alguien, alguna vez, vuelva a tener certeza de que todo, en la vida de un hombre, se juega sobre la añoranza de aquella remota, secretísima e inviolada rosa de William Butler Yeats.