Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ELECCIONES 20- N LUNES, 21 DE NOVIEMBRE DE 2011 abc. es españa ABC RAJOY ARROLLA Y Resultados electorales del 20- N Escrutado: 99,98 En escaños y de voto Participación: 71,69 Escrutado: 100 CiU 16 4,1 %I U Amaiur 11 7 UPyD 6,9 %1,3 %5 4,6 PNV 5 1,3 ERC 3 1,0 En escaños y de voto Participación: 73,85 350 diputados CiU 10 3,0 PNV 6 1,1 2011 2008 PSOE 110 PP 186 44,6 %28,7 PSOE 169 43,8 PP 154 39,9 ERC 3 1,1 %I U 2 3,7 BNG 2 0,8 CC- NCPNC 2 0,6 BNG 2 0,7 GBAI 1 0,1 FAC Compromis- Q CC- NC- PNC 1 2 1 0,4 %0,5 %0,5 NA- BAI 1 0,2 UPyD 1 1,1 El PP logra los mejores resultados de su historia y una gran mayoría absoluta ÁLVARO MARTÍNEZ Desplome brutal del PSOE, que pierde más de cuatro millones de votos La marca blanca de ETA irrumpe en las Cortes con siete diputados Parece claro que los seis meses de gestión de los gobiernos populares salidos de las urnas de mayo, plagados de ajustes ante la obligatoriedad de ajustarse a los objetivos de déficit que marca la UE, no han pasado factura al PP, cuya victoria de ayer supone que el electorado ha entendido que estas políticas de austeridad son imprescindibles. Allá donde ganó hace seis meses, lo ha vuelto a hacer ahora. Con la holgura habitual en Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla y León, La Rioja y el resto de sus feudos tradicionales; y con gran solvencia también en las plazas conquistadas en aquella cita: Baleares, Extremadura, Aragón, Cantabria o Castilla- La Mancha. Gran resultado popular en Galicia, donde se hace con los cuatro escaños que se deja en la contienda el partido de Blanco. El mensaje del miedo a la derecha y la inmediata desaparición del Estado de bienestar según Rajoy subiera las escaleras de La Moncloa- -especie aventada por Rubalcaba en la última quincena- -se ha mostrado ineficaz. Los españoles tampoco le han comprado S iete años y siete meses después y avalado por casi once millones de votos, el Partido Popular regresa a la gobernación del país. Su histórica victoria en las elecciones generales celebradas ayer se ciñó a las señales que enviaban todas las encuestas desde hace meses y otorgó a Mariano Rajoy una mayoría absoluta abrumadora- -la que estaba reclamando ante la gravedad de la crisis y el reto de sacar al país de ella- -que le facilitará la actividad legislativa en las Cámaras con un grupo parlamentario de 186 diputados, el segundo mayor de la historia de la democracia. En el discurso de la victoria, Rajoy citó a todos los españoles a la tarea de regresar a la prosperidad sobre las bases del esfuerzo, el trabajo y el consenso. Fue un llamamiento a la unidad nacional. Este 20- N culmina, en fin, la reversión del mapa político en España, que comenzó a teñirse de azul en las pasadas municipales y autonómicas. Ayer, el PSOE perdió todo el inmenso poder que ha mantenido en las dos últimas legislaturas. El peso de cinco millones de parados, la anemia financiera del Estado, los recelos en el exterior y el hartazgo y la desconfianza hacia el Ejecutivo socialista y su ma- nera de gobernar han caído a plomo no solo sobre su candidato sino sobre todo el edificio socialista: descubre un suelo insólito, no consiguiendo ni el 29 por ciento de los votos (en 2008 logró el 44) y tendrá un grupo parlamentario con solo 110 escaños, 59 menos de los que poseía. El estropicio es de una enorme magnitud, similar a la de sus cifras. Ha perdido 4,2 millones de sufragios en poco más de tres años y medio. En el otro lado, tras la jornada de ayer el PP logra el mayor poder institucional de toda la etapa democrática. Vence en casi todas las Comunidades autónomas salvo en el País Vasco y Cataluña, región esta última en las que aumenta su representanción (gana tres escaños) Así, el gran resultado de los populares les otorga un avance en las cuatro esquinas de España, en todas las circunscripciones. Especialmente relevante es el vuelco en Andalucía, donde dan la vuelta a los resultados de 2008, pasando de 25 a 33 diputados. Allí, los socialistas también se derrumban al perder hasta 11 escaños y mandan negros augurios para las elecciones autonómicas del próximo marzo. ED CAROSÍA