Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ABCdelDEPORTE LUNES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2011 abc. es ABC El fútbol grabado en la Leo Millares es el tatuador más reclamado entre los futbolistas, el encargado de plasmar las inquietudes y las tendencias de las estrellas tes a amigos. El primer futbolista fue Ibagaza, lo tatué en Argentina. Lo fichó el Atlético y vino a verme cuando ya estaba en España. Le recomendó a Fernando (Torres) cuando era el Niño del Atlético, con 16 o 17 años. Y ahí se me abrió la rama porque Torres me trajo a Dani Martín, el cantante de El Canto del Loco, y él me recomendó a otros artistas. Pero volví al fútbol porque funcionó el boca a boca. La mejor tarjeta es esa. Estamos en el 2011 y yo no tengo página web, mi mejor promoción es lo que comentan en los vestuarios expone en su presentación, entregado a la causa colchonera y aficionado de los de verdad. Millares sabe más cosas que nadie de los jugadores porque le cuentan cosas que no confiesan ante los micrófonos, sentimientos imprescindibles para poder desarrollar una idea antes de ponerse con la aguja. Me vuelven loco porque, en la condición de estrellas, tienen su parte especial. Cada uno quiere algo diferente, personal, que todo sea perfecto. Al principio era difícil, pero ahora, después de tanto tiempo, lo más grato de mi profesión es que me digan que haga lo que quiera. Me dan las pautas, pero lo hago con mi gusto cuenta. Más de uno le ha exigido confidencialidad, garantizada porque no suelta prenda, y por ahí se entiende buena parte del éxito. D ENRIQUE YUNTA MADRID e profesión, tatuador, un motivo más que suficiente para que a los 16 años tuviera bronca en casa e hiciera las maletas, a la greña con su padre porque el chaval no seguía un camino común. La bendita locura de Leo Millares, argentino afincado en Madrid, le ha consagrado como una referencia en este arte del tatuaje, presente su obra en todos los campos de fútbol de España porque lleva veinte años de vestuario en vestuario con la tinta y las agujas- -también Luis Navarro, en Barcelona, es una celebridad en el mercado del tatuaje- Acepta que se le llame el tatuador de las estrellas porque en su agenda abundan, repleta de compromisos y alterada la pasada semana porque estuvo en la presentación de Squares Bank un banco que pretende ayudar económicamente los proyectos más originales de jóvenes menores de 25 años. Tenía que viajar a Turquía para acabar la Capilla Sixtina que reluce en el brazo de Guti, quizá la obra más llamativa de todas cuantas ha hecho, veinte horas de trabajo para darle al dibujo un realismo brutal. Es un grabado de tantos. De profesión, también psicólogo porque Leo Millares trasciende a lo que realmente exige su trabajo. Dice que necesita conocer al personaje y logra una complicidad asombrosa con los futbolistas, de clien- Un dibujo para cada gol ISABEL PERMUY El mejor cliente Fernando Torres fue de sus primeros clientes- -en la imagen, sus dos primeros tatuajes- Se hicieron tan amigos que Torres le montó un estudio en Liverpool. Básicamente porque establece lazos íntimos con ciudadanos diferentes y exclusivos. Estudia a cada uno de sus clientes y hasta se fija en la manera de jugar que tiene éste o aquél. La única manera de tener ese tipo de confianza es hablar antes con el jugador. También me fijo en qué tipo de futbolista es, qué imagen social da. No es lo mismo ta-