Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL LUNES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2011 abc. es internacional ABC SIEMPRE BAJO LA TUTELA DEL VARÓN Sólo con chófer Las saudíes no pueden conducir por una aplicación estricta de la segregación de sexos impuesta por la Sharía. Las activistas que desafiaron la norma este verano fueron arrestadas Matrimonios arreglados Pese a recientes decretos religiosos en favor de su libertad de elección, la costumbre establece que las mujeres no pueden casarse sin permiso expreso de su padre o del varón que las tutela Permiso para trabajar Hasta 2004, la mujer saudí estaba excluida de la mayor parte de los trabajos. En la actualidad pueden acceder a ciertos empleos, pero siempre con permiso de su padre o esposo Pasaporte vigilado Desde 2001 las saudíes pueden disponer de su propio pasaporte, pero no pueden viajar sin permiso del varón. Están obligadas a usar velo y a no juntarse más que con sus parientes varones Las mujeres saudíes podrán votar en 2015, pero no conducir BLa Primavera Árabe empuja al régimen de Riad a plegarse a algunas reformas FRANCISCO DE ANDRÉS MADRID para la ruta hacia la democracia en la primera potencia petrolífera del mundo. Los saudíes eligen sólo a la mitad de los miembros de los consejos municipales- -los únicos organismos elegidos en las urnas- mientras que la otra mitad es designada directamente por el Rey. Sus competencias son, además, muy limitadas. La lucha que llevan a cabo las mujeres saudíes, entre las que el porcentaje de tituladas universitarias no deja de aumentar, sí conocerá un impulso significativo con el anuncio del Rey Abdulá. Después de la represión de las conductoras, o de triunfos casi cómicos (la campaña en internet ha tenido éxito y las lencerías saudíes ya pueden contratar a personal femenino) el camino que tienen por delante las mujeres saudíes para igualarse jurídicamente con el hombre es todavía inmenso. No pueden casarse, trabajar, viajar al extranjero, o someterse a operaciones quirúrgicas sin el permiso expreso de su padre, su marido o su tutor varón. El éxito de la Primavera Árabe en Túnez, Egipto y Libia ha tenido un impacto apenas perceptible en las ciudades saudíes, pero ha convencido al régimen de Riad de la necesidad de llevar a cabo reformas para adaptarse a los tiempos. Arabia Saudí dio ayer un paso importante hacia la igualdad de sexos con el anuncio del Rey Abdulá de que las mujeres podrán votar por vez primera en las elecciones municipales de 2015, marcando así un giro en la política de segregación casi radical de la mujer en la vida pública. El anuncio fue bien recibido por los sectores liberales del reino, que desde la creación de la dinastía Saud vive bajos los dictados de una interpretación rígida de la ley islámica- -la Sharía- tutelada por la secta religiosa suní de los wahabíes. En su discurso de cinco minutos, Abdulá bin Abdulaziz no hizo mención a la prohibición del permiso de conducir a las mujeres, una reivindicación que este verano volvió a movilizar a muchas saudíes, y acabó con la detención de varias de ellas. El Rey anunció, en cambio, que las mujeres podrán participar desde este curso en el Consejo de la Shura, un órgano meramente consultivo nombrado en su totalidad por el Monarca. Arabia Saudí celebra elecciones municipales- -las segundas de su historia- -el próximo jueves, pero las mujeres no podrán votar y ser candidatas hasta las siguientes, previstas para dentro de cuatro años. Algunos analistas advierten que el Rey- -que tiene 88 años y está enfermo- -no será posiblemente testigo de ese acontecimiento. Su probable sucesor, el Príncipe Nayef, tiene la reputación de ser partidario de mantener la línea estricta de la Sharía y la segregación de la mujer. De aplicarse el sufragio universal dentro de cuatro años, los analistas objetan también que tendrá una importancia simbólica en las aspiraciones de la mujer pero muy poca trascendencia Mujeres saudíes ataviadas con el tradicional niqab en un festival reciente celebrado en Riad AP ESTATUS EN LA ONU Gobierno y PP apoyan que Palestina sea observador LUIS AYLLÓN MADRID Lencerías y urnas Gobierno y Partido Popular se muestran de acuerdo en apoyar que Palestina sea reconocida en la ONU como Estado Observador no miembro, siempre que haya un acuerdo de la UE. Así se desprende de la interven- ción de la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, en la Asamblea General de Naciones Unidas y de las palabras del coordinador de Presidencia y Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas. Jiménez, que habló en la tarde del sábado en la ONU, telefoneó antes a Moragas para avanzarle el conteni- do de su discurso y decirle que la UE adoptará una posición común en favor de ese reconocimiento en la Asamblea, que el Gobierno ve como una etapa más hacia el reconocimiento de Palestina como miembro de pleno derecho en la ONU. Ambos políticos se reunirán esta semana en Madrid para intentar consensuar la posición de España, a tenor del contenido de la resolución que presenten los palestinos a la Asamblea, tras el previsible rechazo en el Consejo de Seguridad. Moragas señaló ayer que el texto debería ser muy moderado con Israel y que España no debe precipitarse.