Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2011 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 sondeos coinciden en darle los peores resultados desde que llegó a la Casa Blanca. El último de la CBS indica que sólo el 43 por ciento de los estadounidenses está satisfecho, cifra que baja al 34 por ciento a la hora de aprobar su gestión de la crisis. El descenso en porcentajes es aún más notorio en el caso de las minorías. Según la cadena ABC, el apoyo a Obama por parte de la población negra ha pasado del 83 por ciento en abril al 53 por ciento en septiembre. Gallup marca una caída entre los hispanos del 67 por ciento al 48 por ciento, y entre los judíos del 80 por ciento al 60 por ciento. Para intentar recuperar la base electoral que logró forjarse en las presidenciales de 2008, el equipo del presidente acaba de poner en marcha una campaña denominada operación voto Parte de la estrategia ha sido nombrar a un agente de enlace con la comunidad judía. Otra señal de la dificultad para reunir de nuevo la mayoría que le llevó al triunfo electoral es la reducción de las Popularidad de Clinton Muchos demócratas prefieren que Hillary Clinton tome las riendas del partido, pero ella insiste en no enfrentarse a Obama pequeñas donaciones para la campaña de reelección. En 2008, la cuarta parte de la financiación vino de cuatro millones de personas que al menos una vez donaron hasta 200 dólares. Ahora, el número de pequeños donantes de momento solo llega al medio millón. El desánimo se ha extendido entre los demócratas. La principal voz de alarma ha sido la de James Carville, que fue estratega de Bill Clinton. Carville ha dicho que Obama debería sentir pánico y le ha pedido que haga limpieza en la Casa Blanca. Por el amor de Dios, ¿por qué continúa todavía con los consejeros económicos y políticos que nos han llevado a este desastre? No está funcionando. Y no funcionará si se trabaja con el mismo equipo, la misma estrategia y las mismas excusas escribó Carville en un carta abierta al presidente. Tampoco le ayuda a Obama que en medio de esta situación muchas miradassedirijanaHillary Clinton, de manera que hay quien se arrepiente de haber apoyado en su día al senador de Illinois frente a la senadora de Nueva York. Un sondeo de Bloomberg asegura que el 34 por ciento de los estadounidenses creen que la hoy secretaria de Estado lo haríamejor que Obama como presidenta; el 47 por ciento estima que lo haría igual y solo el 13 por ciento, que desempeñaría sus funciones peor. Clinton ha tenido que insistir en que no retará a Obama en unas primarias. EL TEA PARTY SE CRECE El discurso de la oposición republicana se radicaliza E. J. BLASCO Señor Perry, su Estado ha ejecutado a 234 presos condenados a muerte, más que ningún otro gobernador en tiempos modernos... Ovaciones. El general aplauso del público asistente al primero de los debates del nuevo curso político republicano sorprendió al moderador en su pregunta. En el siguiente debate, el moderador preguntó a otro candidato: Congresista Paul, ¿debería dejar la sociedad morir a un enfermo de cáncer de 30 años sin seguro médico? ¡Yeaaah! gritaron un par de voces desde la grada. En otra de las citas hubo abucheo cuando se proyectó el vídeo de un soldado gay que pedía a los candidatos su opinión sobre la presencia de homosexuales en el Ejército. Aunque ya se sabe que el público que atiende esos debate- shows es más extremo que el votante medio, ha sorprendido lo particularmente expresiva que está siendo la base republicana, en la que han tomado posiciones muchos militantes del Tea Party. La posibilidad de una derrota de Obama, que hasta ahora era consi- derada improbable, ha dado alas a una movilización que está obligando a los candidatos a orientar sus mensajes mucho más a la derecha. Eso explica en parte que en la votación de muestra realizada en Florida, Herman Cain, uno de los candidatos con menos apoyos en los sondeos, se impusiera a los favoritos, el gobernador de Texas, Rick Perry, y el exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney. El empresario Cain, único aspirante negro, tiene un discurso muy lineal en favor de la libertad de mercado, y su nula experiencia en cargos ejecutivos públicos le salva de tener que justificar la adopción de medidas controvertidas. Hechos como este están lastrando a Perry quien, aunque en ocasiones es presentado como alguien muy a la derecha, también adoptó políticas centristas en varios casos. Es el caso de la ley que permite subvencionar la escolarización de los hijos de los inmigrantes ilegales, lo que le ha supuesto más de un revolcón en los debates y ha radicalizado el mensaje de los demás en inmigración.