Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE LUNES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2011 abc. es ABC Portazo a la libertad EFE Arriba, el público de Barcelona pide una oreja durante el festejo. A la izquierda, la Policía protege a un aficionado del acoso de los antitaurinos A la derecha, Serafín Marín despliega un capote pintado por María Franco y con el lema Libertad AFP CIERRA LA MONUMENTAL La Fiesta sale por la puerta grande José Tomas, Juan Mora y Serafín Marín salen a hombros de la plaza de Barcelona, donde los aficionados se movilizaron en defensa de la Fiesta Pasaban las ocho de la tarde cuando Dudalegre, el último toro lidiado en Barcelona, era arrastrado ayer por la arena de la Monumental. Serafín Marín, torero de la tierra, fue el encargado de matarlo de una buena estocada. La plaza se había abarrotado de aficionados, convocados por el hechizo de José Tomás- -soberbio en su primero, al que cortó las dos orejas- pero sobre todo por un ansia de libertad que el nacionalismo no ha hecho sino multiplicar con su mezquina prohibición de la Fiesta. Señeras y banderas españolas llenaron los tendidos en una tarde de toros que se convirtió en lamento y, a la vez, en orgullosa muestra de un sentimiento enraizado en la esencia y en la historia común de España. Pasadas las ocho de la tarde, mientras la terna salía a hombros por una puerta grande cerrada por sinrazones políticas, los aficionados bajaban por última vez a la arena de la Monumental para llevarse su propio trofeo: un puñado de albero. TOROS