Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 30 DE JULIO DE 2011 abc. es españa PRIMER PLANO 19 elecciones La decisión Pese a que hace sólo un mes dijo que no adelantaría las generales, ahora afirma que es algo meditado desde hace tiempo La jornada electoral EDURNE URIARTE AL ESTILO RUBALCABA El 20- N es una fecha más que ha elegido porque quiere que en septiembre concluyan reformas pendientes No revela quiénes conocían este anuncio de adelanto electoral: Estos días he hablado con muchas personas Nuevo ejercicio Círculo de confianza E El 1 de enero de 2012 el nuevo Gobierno estará ya constituido formalmente. En marzo sería más complicado dice Zapatero deja las cuentas del próximo ejercicio en manos del nuevo Ejecutivo Comenzó su intervención con los datos, positivos del paro Contexto muy difícil Presupuestos EL LASTRE QUE DEJA ZAPATERO 9,2 de déficit público en 2010 Las cuentas públicas terminaron el pasado año con un déficit del 9,2 del PIB. Se quiere cerrar 2011 en el 6 Zapatero, durante su intervención en La Moncloa JAIME GARCÍA s improbable el efecto Rubalcaba más allá de la encuesta del CIS, pero lo que sí tenemos es el estilo Rubalcaba hasta en la fecha elegida por los socialistas para las Elecciones Generales. Una vez decidido el adelanto electoral, tenía a mano Zapatero, o, más bien, tenía Rubalcaba, quien realmente ha decidido, todas las fechas de octubre y noviembre para la convocatoria, con la única excepción del 27 de noviembre que habría obligado a la presentación de los Presupuestos. Y ha elegido el 20- N, en un patético intento de que, el día de la votación, los electores vinculen el voto al PP con el voto al pasado, la dictadura, Franco, la involución. A estas alturas de la democracia, el intento produce más bien un efecto cómico, parecido al de la emulación de Obama con las camisetas del We can do it. Propio de niño con chiste nuevo, 20- N, ¿lo pillas? Pero nos sitúa perfectamente en el estilo Rubalcaba, el mismo que empleó tras el 11- M y tanto facilitó la llegada del PSOE al poder y el que le permitió, al fin y al cabo, sobrevivir con Zapatero y acabar incluso liquidándolo políticamente. Primero, con la eliminación de las primarias y de la candidata del Presidente, después, con la pretensión de atribuir todas las responsabilidades de lo hecho en el Gobierno exclusivamente a Zapatero, y, por último, con el forzamiento de un adelanto electoral que el Presidente no quería. Un enredo de intrigas, de simulaciones y mentiras que ha acabado con la penosa puesta en escena de ayer. Rubalcaba, el ejecutor de las presiones para el adelanto electoral, pretendiendo no saber nada de tal decisión y aún menos del Gobierno que abandonó hace escasas semanas. Y Zapatero, intentando mantener su maltrecha autoridad con el mensaje de que lo tenía decidido hace mucho tiempo, por más que hace un mes negara tal adelanto con genuino convencimiento y desafiante rotundidad.