Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 CULTURA VIERNES, 1 DE JULIO DE 2011 abc. es cultura ABC El rostro de Calígula en El emperador y el esclavo que quiere ser fiel a la obra de Camus y que pretende, según sus propias palabras, dar una idea más amplia del personaje; entender por qué Calígula llegó hasta donde llegó, entender su dolor, su soledad y su desesperación, sin renunciar a la idea de ese ser enfermizo, ególatra y, en ese mundo tan distinto, sanguinario El teatro Bellas Artes acoge este fin de semana esta nueva visión del personaje de Calígula. El Emperador y el esclavo es el título de la obra, que Armando del Río (intérprete él mismo del protagonista) ha llevado hasta esos días que preceden la acción de la obra de Camus; los días en que se encuentra desaparecido sin que nadie sepa dónde está. Del Río ha querido fantasear sobre lo que ocurrió en una llanura de la campiña italiana, durante cinco días. Allí, cuenta, se ha refugiado en busca de soledad y tranquilidad Su única compañía es Aulo Nereo, un joven esclavo de Calígula (interpretado por Javier Pereira) al que el autor define como inteligente, sencillo y resignado. Solo quiere llevar la vida que le ha tocado lo más dignamente. Con los pies en la tierra, pragmático Cuando Albert Camus escribió su obra- -explica Del Río- -el mundo era otro, Calígula siempre se reconoció en Hitler y Roma en el poderío nazi, pero más allá escribe sobre la condición humana, el poder, el miedo, la soledad, el amor y muchas cosas más. Yo elegí las cosas que me interesaron y metí mis propias motivaciones, siempre intentando mantener el espíritu de la obra y del personaje. Años de lecturas repetidas de la obra de teatro, de los libros de Camus y de todo lo que cayó en mis manos referente a Cayo César Germánico, desde historiadores romanos hasta libros que, desde otra óptica, reclaman para Calígula una revisión del personaje que nos contaron los que le mataron Dirigida por Raquel Pérez, El emperador y el esclavo es, según Del Río, una función de actores, de texto; una apuesta por un teatro vivo, de las palabras, de los sentimientos, para reflexionar y pensar en lo que somos, en nuestros miedos, en nuestros sueños, en nuestro lugar en el mundo. Una función donde la actuación estará supeditada a una sola cosa: la verdad BArmando del Río parte de Camus para ofrecer una idea más amplia del personaje JULIO BRAVO MADRID Albert Camus escribió en 1944 Calígula su primera obra teatral. En ella retrataba al emperador romano como un loco y un déspota. La acción se situaba en la vuelta de Calígula a Roma, de donde desapareció unos días tras la muerte de su hermana y amante Drusila. En 1992, cuenta el actor Armando del Río, tuvo que hacer una escena de esta obra en una de sus clases de teatro. Ahí se enamoró de Calígula, al que considera uno de los personajes más atractivos que hay en el teatro moderno Ante la dificultad de poner en pie la obra o de conseguir que alguien le contratara para interpretar este personaje, decidió escribir él mismo un nuevo texto. Después de diez años, ha logrado darle carne a ese texto,