Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 1 DE JULIO DE 2011 abc. es cultura CULTURA 59 Día de la Fundación Pro Real Academia Española Pere Gimferrer lleva a la RAE al divino Álvaro Cunqueiro ANTONIO ASTORGA MADRID Un siglo después, el Merlín de las palabras sigue en Santa Compaña. Anoche, Pere Gimferrer miró los muros de la Real Academia Española y convocó el espíritu de un absoluto maestro y animal literario, Álvaro Cunqueiro, quien sostenía que fue en la cocina donde el hombre- -el civilizado, el que viene desde Platón hasta Proust, para quedarse solo con dos P; el que construyó las catedrales, fundó las Universidades, hizo las Cruzadas e inventó el soneto- -puso más imaginación, mucha más que en el amor o la guerra. Cunqueiro, cardenal cismático de Mondoñedo como le perfiló Umbral, devoto convicto y confeso del gran prosista en castellano y en gallego, facundo y recatado, decidor y recoleto, artista y maestro -retornó eternamente a la Academia, como el viejo Simbad que regresa a las ínsulas. Y allí, en el regreso del creador aislado y excepcional le aguardaba Pere Gimferrer, que pronunció una lección magistral sobre el sochantre en el Día de la Fundación Pro Real Academia Española. Habló Gimferrer, y no cesó, de un Cunqueiro ante todo como escritor aislado y excepcional, no solo en calidad sino como excepción a la literatura hispánica, iberoamericana, y no solo gallega y no solo española Y síntoma de ello fue el calor que Cunqueiro dio a las mocedades poéticas de Gimferrer, su libro inicial Mensaje del Tetrarca, en el que un escritor, un hombre, que se siente aislado se reconoce en algo muy distinto al entorno. Mensaje del Tetrarca fue entendido y comprendido, según Gimferrer, por una sola persona de extraordinario peso, como Álvaro Cunqueiro, quien realizó una reseña excepcional que publicó con sus iniciales en El Faro de Vigo, que dirigía. Al margen de él, nadie entendió el libro Y mirándolo con distancia, cree Gimferrer que aquella incomprensión le hizo escribir los poemas, mayores, inalcanzables, de Arde el mar. Ardió Gimferrer en pasión cunqueiriana, y fulminó: No se parece en absoluto a los escritores con los Un momento de la conferencia de Pere Gimferrer en el Salón de Plenos de la Real Academia Española que se le suele relacionar. Ni a Italo Calvino. Ni a Jorge Luis Borges. Ni a Bioy Casares. Ni a Mujica Lainez. Ni siquiera a nuestro Juan Perucho. Cunqueiro es otra cosa DE SAN BERNARDO Escritor excepcional Cunqueiro es un escritor aislado y excepcional, no solo en calidad sino como excepción a la literatura de habla gallega y española Álvaro Cunqueiro, sochantre del realismo mágico, encantador de manzanas, mantenía que el silencio es de absoluta necesidad a la hora del almuerzo, y el alma pacificante hace que la memoria olvide iras y agravios Por eso era un escritor aislado poseía una línea estética muy clara. En sus textos hay olor de santidad -que él ilustraba como una mezcla de membrillo y rosa, muy delicada Cien años después de que naciera el maestro Cunqueiro, sin leerlo, a fuego lento, no hay salvación. Ni en este mundo ni en el otro.