Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN AD LIBITUM PUEBLA VIERNES, 1 DE JULIO DE 2011 abc. es opinion ABC MANUEL MARTÍN FERRAND DE PEOR A PÉSIMO La víctima directa de la resistencia zapateril es Alfredo Pérez Rubalcaba, la otra cabeza del monstruo socialista J OSÉ Luis Rodríguez Zapatero, el presidente que sufre, resiste. Combate contra quienes, con argumentos o buenos deseos, le aconsejan una retirada temprana y sin mayores bochornos. Se acoge a un uso intransitivo del verbo resistir. El transitivo, el que se refiere a vencer las tentaciones, como la de perpetuarse en el sillón presidencial hasta que las circunstancias amarguen, no se le pasa por la cabeza. Eso, vístase de abnegación o, mejor, de contumacia, no deja de ser un flaco servicio a un Estado que se agrieta y una Nación que va de mal en peor y amenaza ya con ir de peor a pésimo. No es cosa de censurárselo al presidente, que está en uso de su derecho y en la más estricta legalidad; sino de señalar la responsabilidad que les alcanza a sus vicepresidentes, ministros y notables conmilitones en la dirección del PSOE. Incluso todos y cada uno de quienes integran el grupo parlamentario socialista, representantes por sus respectivas circunscripciones de la atribulada ciudadanía nacional, debieran hacer señales evidentes del naufragio y obrar en consecuencia para salvar lo que se pueda. Muy lejos de hacer lo que debiera por servir a la Nación y proteger a su propio partido, los notables arriba señalados, mayoritariamente, concentran su inteligencia en la especulación del modo para sacar adelante los próximos Presupuestos. Cuentan con el PNV, CC y UPN para que así sea y, sin reparar en costes, les resulta suficiente. Por lo que llevamos visto, los votantes de esos tres partidos, enamorados del líder socialista y entregados al socorrismo parlamentario, no son muy exigentes con sus elegidos y en ello, más que en razones de mayor enjundia, se cimenta la resistencia (intransitiva) del de León. Además de la Nación española, en su todo y en sus porciones, algo que no les interesa a todos, la víctima directa de la resistencia zapateril es Alfredo Pérez Rubalcaba, la otra cabeza del monstruo socialista en que las circunstancias y los últimos comicios han convertido al PSOE. Como coautor del desastre con el que se cierra la legislatura, al aspirante para gobernar la próxima, no le convienen ni la proximidad a que le obliga su pluriempleo gubernamental ni su perpetuación en el equipo hasta final de trayecto. Tiene que apearse, aunque sea en marcha, como le aconseja- ¿le apremia? -su viejo mentor Felipe González, que, de vez en cuando, se nos aparece para recordarnos que, en lo que al socialismo respecta, el tiempo pasado fue mejor. Por ese procedimiento, Zapatero, con solo dos legislaturas de poder, puede convertirse en el mayor productor de ex ministros de nuestra renqueante democracia. MONTECASSINO HERMANN UNA MALDICIÓN AÑADIDA La Capitalidad Cultural va a San Sebastián porque nutre la mentira de la paz, la más completa del zapaterismo C OMPRENDO la alegría de los donostiarras por la elección de San Sebastián como Capital Cultural Europea. Y es lógico que la totalidad de los líderes políticos vascos se feliciten por ello. Losvascosengeneral, votenaquienvoten, tienenderecho a alegrarse por ello. Y sin duda lo hacen. Aunque detesten a los etarras de Bildu y muchos teman que estossebeneficien- -queloharán- -deestadesignación. Es ciertoquelosdonostiarrasnopuedensercastigadospor Bastantetienenconsergobernadosporuna franquicia de ETA, tan dócil que no tenía opinión sobre lacapitalidadporquenolehabíadadotiempoarecabarla de los jefes. La responsabilidad de que una organizaciónterroristadirija losdestinos de esamaravillosa LatieneexclusivamenteelGobiernodeZapatero, quelosúnicosacuerdosquecumple, ymuyescrupulosamente, sonlosquetieneconETAaespaldasdelos españoles Y seis miembros del Tribunal Constitucional que se prestaron a ello y a los que jamás podremos volverarespetar. Peroesmuyjustificadala indignaciónde Ydemillonesdeespañolesquesabenquesevuelvea tomar una decisión por un criterio que repugna. A San Sebastián se le ha dado el premio por razones políticas. Por las peores. Las mentiras del Gobierno negándolo sólo producen ya tedio. Como además hay miembros delmismoentrelosagraviados, nohaynidisciplinapara engañarnos. La Capitalidad Cultural va a San Sebastián porquenutrelamentiradelapaz, lamáscompletadetodas las construidas por el zapaterismo en dos legislaturas. Alosmiembros extranjerosdeljuradoseleshapresentado esa idea bondadosa de hacer de la capitalidad unactomásdelprocesodepaz. ¿Quiénsepuedenegara propuestatanbeatífica? ElaustriacoGauhoferysuscolegas habrían quedado como villanos de haber sugerido dejaralmargenlapolítica y, portanto, lapaz AhíestánahoraBilduyETAparaconvertirSanSebastián en plataforma internacional de lanzamiento de su proyecto independentista totalitario. Y disfrazarlo de convivencia con el aval del Gobierno de España. Ya tienen el mejor altavoz imaginable para sus mentirosas construcciones históricas. Que presentarán una ciudad feliz que no existe surgida de una patria vasca inventada. Negaránelcarácterespañoldelaciudad, suhistoriay sucultura. Elasedionacionalista esallíconstante desde hace décadas. Con su cultura rural, tan propia del Veinte años de cursilería de idilio vasquista de Odón Elorzahanidoenestesentido. Llegaráelgolpedegracia conelrodillo etarra. poruna fuerzatotalitaria? ¿Culturaylibertad bajo el hacha y la serpiente? Probablemente la ciudaddondemásmiedohayhoyenEuropa. Enunambiente de mentira y falta de libertad. En unas calles en las que muchos, también quienes tenemos hondas raícesfamiliaresallí, difícilmentenospodremosmoversin escolta. La decisión es equivocada. Y que sólo la explica la angustia del Gobierno por fortalecer su hoja de ruta acordada con ETA. Habría sido inaceptable castigar a SanSebastiánporconsideracionespolíticas. Másaunlo escastigaralasdemásciudades, privilegios para no volver a hacerlo. Este Gobierno convierte así en insoportable el agravio comparativo. Abre heridas viejas y crea otras nuevas. Una maldición añadida.