Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 SOCIEDAD Se trata de un vehículo eléctrico que emplea hidrógeno como combustible y no emite CO 2. Es la alternativa sostenible más viable a los automóviles de gasolina. DOMINGO, 19 DE JUNIO DE 2011 abc. es sociedad ABC El coche de pila de hidrógeno La reducción del tamaño del motor, la pila de células de combustible y el depósito de hidrógeno repercuten en las dimensiones del vehículo 1 ró Hid Pila o gen motor eléctrico 2 256 Nm n de espacio Optimizació s s pila de célula mbustible de co tud mayor longi Habitáculo de Agua Ánodo Capó corto Oxígeno Cátodo Baja altura total (1,470 m) Membrana electrolítica Protones Funcionamiento 6 100 KW a tandem Mayor distanci Autonomía Electrones 460 Km. +40 Mejora con respecto a modelos anteriores de la misma marca s (2,8 m) cia entre eje Larga distan Hidrógeno: futuro a medio gas BAl volante de un coche de pila de hidrógeno, la alternativa sostenible más viable aunque aún debe salvar obstáculos A MANUEL TRILLO MADRID l descender del coche, queda en el aire la inevitable pregunta: ¿es éste el vehículo del futuro? La humanidad lleva décadas dando vueltas al agotamiento de las fuentes de energía fósiles y la necesidad de reemplazarlas por otras sostenibles, pero no acaba de dar con la fórmula que sustituya a un modelo que forma parte de nuestras vidas, del que participan fabricantes, productores de petróleo, estaciones de servicio, talleres... El hidrógeno es, en estos momentos, la opción más viable, aunque le quedan obstáculos por salvar. La cita era a las 11 horas en el vanguardista hotel Puerta de América de Madrid. Tras una breve introducción por el ingeniero Thomas Brachman y un rato de espera, llega el momento de subir al coche del futuro. Al sentarme al volante del FCX Clarity de Honda, el primer vehículo de pila de hidrógeno que se comercializa, no son muchas las diferencias con cualquier vehículo automático bien equipado. La más llamativa está en el salpicadero: puesto que no tiene motor de explosión, sino uno eléctrico, no hay cuentarrevoluciones; en su lugar, un luminoso indicador azul mide la potencia en kilovatios y enmarco además los indicadores de la HONDA eléctrico. No se siente el motor y al acelerar no hay tirones ni ruidos. Lo único que se escucha es un ligero silbido, muy parecido al de los modernos tranvías o metros ligeros. Tras callejear unos minutos, nos incorporamos a la autovía A- 2. Sin prisa pero sin pausa, va cogiendo velocidad y casi sin querer se pone a más de 120 por hora, aunque sin llegar a los 160 que puede alcanzar. Espero que si salta el radar podamos explicar que es una prueba pienso. De vez en cuando, echo una ojeada a los indicadores. Niveles de batería e hidrógeno en orden, la potencia sin dispararse y la pelotita azul se vuelve, como mucho, amarilla. Nos desviamos a la M- 11, que nos llevará a las instalaciones de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Sanchinarro, donde se ha improvisado una estación para recargar combustible. Es entonces cuando noto que algo falla. Sigo pisando el acelerador, pero el cuentakilómetros empieza a descender. En plena autovía y vamos a menos de 60. La pelotita se ha convertido en un balón de color naranja que me alerta de que el coche no da más de sí. S. O. S. Cuando parece que se va a acabar parando del todo, una ligera pendiente hacia abajo le permite coger velocidad de nuevo y retomar los 100 por hora. Al final, llegamos a Sanchinarro sin que haga falta llamar a la grúa. Según el ingeniero Brachman, es la primera vez que sucede después de 20.000 kilómetros, por lo que apunta a que la pureza del hidrógeno suministrado no es la adecuada y no permite generar la electricidad que debiera. Una portavoz de la suministra- Arriba, la instalación del depósito de hidrógeno en la fábrica de Tochigi, en Japón. A la izquierda, el periodista de ABC comprueba cómo se recarga el vehículo FOTOMOBIL Fallo en la autovía batería y del nivel de hidrógeno. En el centro, una pelotita azul irá aumentando de tamaño y pasará al amarillo y de éste al naranja a medida que el consumo sea mayor. La pila de hidrógeno utiliza como combustible este gas, que se combina con el oxígeno ambiental para generar electricidad. Una de las grandes ventajas que le hace ganar puntos como relevo al coche de gasolina es que no emite CO 2 ni otras sustancias contaminantes, solo agua. Una batería de ion- litio almacena, además, la electricidad que se genera al frenar. Nos ponemos en marcha. La primera sensación es una suavidad desusada. Todo es tranquilo con el coche