Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 MADRID DOMINGO, 19 DE JUNIO DE 2011 abc. es madrid ABC Asfixia con una almohada a su hijo de cuatro años BLa presunta parricida, de 38 años, trató de suicidarse cortándose las muñecas y el cuello TATIANA G. RIVAS MADRID La monótona normalidad que impera en la urbanización cerrada ubicada en los números 2 y 4 de la avenida de los Descubrimientos de Torrejón de Ardoz se rompió ayer con el suceso que sobrecogió a todos sus moradores. En la puerta 4 del primer piso, Milagros S. G. de 38 años y nacionalidad española, acabó presuntamente con la vida de su hijo, Rubén F. S. de 4 años, asfixiándole. Así lo indicaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Nadie escuchó nada, y es que la parricida utilizó una almohada para llevárselo por delante. De forma inminente, el pequeño entró en parada cardiorrespiratoria; fue entonces cuando alguien que se hallaba en la vivienda- -se desconoce si la autora de los hechos, la progenitora de ésta o incluso su ex marido- -alertó al 112 indicando que el niño no respiraba y echaba sangre por la nariz informó el Summa, quien dio el aviso a la sala del 091. Eran las 12.30 del mediodía. Antes de que llegaran los sanitarios y la Policía, la progenitora de Rubén intentó quitarse la vida cortándose cuello y venas de las muñecas, indicaron fuentes policiales. Una UVI municipal se desplazó hasta el lugar, pero no pudo reanimar al niño. La mujer tuvo que ser trasladada en estado muy grave al Hospital Príncipe de Asturias, en Alcalá de Henares, custodiada por la Policía Nacional. La herida incisa del cuello era profunda y, al cierre de esta edición, permanecía muy grave. Cuando el Summa- 112 llegó al piso tuvo que atender cuatro crisis de ansiedad de familiares. Algunos vecinos vieron cómo los agentes sacaban a la sospechosa en una silla de ruedas, esposada según los testigos, en bata blanca y totalmente zombi Iba hacia mi casa y la he visto salir así. Se me ha quedado mirando. Estaba asustada y tenía la mirada perdida revelaba Juan José, un vecino de la segunda planta. El móvil del crimen se desconoce, pero podría estar relacionado con la relación sentimental que los padres del pequeño mantenían, divorciados recientemente. De hecho, nadie en el vecindario sabía que estaba separada. Al conocer la noticia incluso ponían en tela de juicio que el hombre con la que la veían feliz hacía unos meses fuera su ex marido. Es que se les veía una pareja normal, feliz y muy volcados con su hijo. Él era muy niñero sostenía uno de los residentes que, al término de su frase, era interrumpido por otro vecino: Yo no me lo creo. Al niño le teníamos mucho cariño manifestaba éste con la voz entrecortada. El recinto donde vivía Rubén es habitado por matrimonios jóvenes con hijos, donde las relaciones entre unos y otros fluyen por los más pequeños. Coincidíamos casi todos los días con los niños. Mis hijos siempre estaban con Rubén en la boca. El jueves, sin ir más lejos, el niño estaba jugando en los columpios explicaba la vecina que más trato tenía con Mila- -como la conocían- -mientras observaba desde su ventana el balancín vacío. La misma, aturdida, añadía: Ella me había contado que su padre había muerto recientemente y tenía problemas con la herencia, pero ningún otro inconveniente. Y con su pareja estaba bien. Si en las Navidades pasadas él le regaló a ella un Fiat 500 El grupo V de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial investiga el caso. Muerte paterna La vivienda fue precintada tras la tragedia JOSE ALFONSO Obsesionada con el colegio del niño Los vecinos de la urbanización de la parricida destacaban que últimamente estaba obsesionada con el colegio donde Rubén comenzaría la educación infantil en el próximo curso. Quería una escuela bilingüe para el niño. Estaba preocupada por llevarle a la mejor. Había días que se tiraba horas recorriendo con el carro del niño de arriba a abajo todos los centros comentaba una de las vecinas de la segunda planta con la que mantenía mayor relación. Esa misma versión la corroboró el inquilino que tiene ubicada su plaza de garaje junto a Mila: Me había preguntado por el colegio de mis hijos. Estaba buscando uno para el suyo Todos destacaban su atención con el pequeño: Siempre lo llevaban con ropa de marca. Lo cuidaban mucho B Emoción ante la tragedia Las 154 víctimas que murieron en el accidente aéreo de Spanair tienen un monumento en su memoria en la Rosaleda del Parque Juan Carlos I. Ayer fue inaugurado por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y por la presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo que se estrelló, Pilar Vera (ambos, en la imagen) EFE